Cesky Krumlov, la ciudad medieval protegida por la UNESCO

Cristina DoménechCristina Doménech | Valencia noticias A poco más de dos horas en coche de Praga y rozando la frontera con Austria se encuentra una de las joyas paisajísticas de la República Checa: Cesky Krumlov. Las compañías turísticas la presentan como uno de los destinos más visitados por los miles de turistas que cada año aterrizan en tierras checas. Y no es para menos. El casco antiguo y la zona del castillo son, desde 1992, Patrimonio de la Humanidad de la UNESCO.

Cesky Krumlov es una ciudad medieval envuelta por el río Moldava que data del siglo XIII. Esta pequeña urbe sumergida en un valle repleto de verde en la época estival y llena de subidas y bajadas está conformada por casitas de colores con tejados anaranjados que la hacen parecer una villa de cuento. Con la única excepción de que Cesky Krumlov nunca cierra el telón. Según cuenta la leyenda, el nombre de la ciudad proviene del alemán “Krumme Aue”, que se traduce como “pradera torcida”, en referencia a la forma delimitada por el río. Por su parte, “Cesky” significa “checo”. La primera mención de la urbe de la que se tiene constancia data de 1253.

Cesky Krumlov (2)Nada más pisar alguna de sus sinuosas calles empedradas, llama la atención el mirador hacinado de turistas desde el que se puede comprobar la majestuosidad del pueblo. El castillo, considerado una de las fortalezas más grandes de Europa, se encuentra enlazado por varios puentes y pasadizos que permitían a sus habitantes pasar de un lado a otro sin ser vistos y sin mezclarse con el pueblo llano. Alberga también unos grandes jardines en los que, a día de hoy, yace una osa llamada María Teresa, que solo los más afortunados consiguen atisbar, pues únicamente abandona su refugio a la hora de comer.

Esta fortaleza renacentista fue habitada por las familias Rosemberg, Eggenberg y Schwarzenberg, quienes durante siglos gobernaron las tierras de Bohemia. Oficialmente, hoy en día está deshabitada. Sin embargo, extraoficialmente, el fantasma de la aristócrata Perchta de Rozemberk deambula por el patio del castillo. Cuenta la leyenda que fue obligada a casarse con Juan de Lichtenstein en 1449 y que este no la hizo feliz. En su lecho de muerte se disculpó, pero la mujer no le perdonó. Por ello, su marido la condenó a vagar vestida de blanco por las murallas de los castillos que poseía en aquel momento la familia, entre los que se encuentra el de Cesky Krumlov. En el retrato de Perchta, que reposa en la Sala de los Caballeros del castillo, hay un rompecabezas que oculta la ubicación de un tesoro. Según la leyenda, quien consiga descifrarlo liberará a la aristócrata de la maldición y, a cambio, ella le revelará el lugar dónde está guardado el tesoro.

La presencia de Perchta ha sido documentada en diversas ocasiones. La última se remonta a la Segunda Guerra Mundial, cuando el castillo fue ocupado por la sección femenina de la Alemania nazi.

Cesky Krumlov (1)Otros lugares destacados de la villa son: la Calle Latrán, cuyas casas hoy en día albergan cervecerías, tiendas y restaurantes o el museo del pintor Egon Schiele. Además, Cesky Krumlov es un lugar excepcional para probar la típica comida checa, como el codillo o el trdlenik (dulce típico checo). También hay turistas que se atreven a practicar piragüismo o kayak por el Moldava, que nace en las montañas cercanas a la ciudad.

Por su parte, los más cinéfilos también quedarán encantados con Cesky Krumlov, ya que por las calles de la ciudad deambularon los personajes de El Ilusionista, de Eduard Norton y Hostel, de Eli Roth, en algunas escenas.

En definitiva, si quieres sentirte como un personaje más de un cuento de marionetas, Cesky Krumlov se trata de una de tus paradas imprescindibles si pasas unos días en la República Checa.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.