MGMEQKL2T5DQFGS7X5LAW3O3I4Los servicios fúnebres se realizaron en la iglesia St Mary the Great de la Universidad de Cambridge.

Londres. Cientos de familiares, amigos y colegas se reunieron este sábado para asistir al funeral en Cambridge del astrofísico británico Stephen Hawking, cuyo genio científico y discapacidad física lo convirtieron en una personalidad mundial.

Las exequias de este ateo convencido se celebraron en la intimidad en la iglesia St Mary the Great de la Universidad de Cambridge, al este de Inglaterra, cerca del Gonville and Caius College donde trabajó durante más de 50 años.

“La vida y el trabajo de nuestro padre significó muchas cosas para mucha gente, religiosa y no religiosa. Por eso, la ceremonia será inclusiva y tradicional, reflejando la amplitud y diversidad de su vida”, indicaron sus hijos, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado.

Nuestro padre vivió y trabajó en Cambridge durante más de 50 años. Por eso decidimos organizar el funeral en la ciudad que tanto amaba y que lo amaba a su vez”, explicaron los hijos del astrofísico.

Alrededor de 500 personas asistieron a la actividad, entre ellas el astrofísico Martin Rees, un colega de Hawking , y el actor Eddie Redmayne, que ganó un Oscar por haber encarnado al famoso científico en la película Una maravillosa historia del tiempo en 2014.

Ambos debían participar en la lectura de un texto durante el servicio, mientras que su hijo mayor Robert y la profesora Fay Dowker, una de sus exestudiantes, debían pronunciar los elogios fúnebres.

La familia pidió al personal de la Universidad de Cambridge llevar su ataúd, vestidos con el uniforme tradicional y bombín. El ataúd de roble estaba cubierto de lirios blancos y rosas blancas que representan el universo y la estrella polar. A su llegada, la campana de la iglesia sonó 76 veces, uno por cada año de vida de Hawking .

Hawking, famoso por sus estudios sobre el universo, falleció mientras dormía en su domicilio de Cambridge el 14 de marzo, a los 76 años de edad, suscitando homenajes poco frecuentes para un científico, entre ellos los de la reina Isabel II de Inglaterra y del expresidente estadounidense Barack Obama.

Miles de personas se acercaron a la facultad de Gonville and Caius para firmar el libro de condolencias del científico, que supo llegar a muchos lectores con su obra de divulgación Breve historia del tiempo, publicada en 1988.

Su fama lo llevó a aparecer en la serie de ciencia ficción Star Trek y tenía incluso su personaje en “Los Simpson”.

Hawking desafió las predicciones de los médicos que, en 1964, le dieron solo un par de años de vida después de diagnosticarle una forma atípica de esclerosis lateral amiotrófica (ELA), una enfermedad que ataca las neuronas motoras encargadas de controlar los movimientos voluntarios y que lo condenó durante décadas a una silla de ruedas.

La enfermedad le fue dejando progresivamente paralizado, hasta el punto de que solo podía comunicarse a través de un ordenador que interpretaba sus gestos faciales gracias al único músculo que controlaba, el de la mejilla.

Tras el funeral privado, Stephen Hawking recibirá un homenaje más amplio el 15 de junio, cuando sus cenizas serán enterradas en la abadía londinense de Westminster junto a otro gigante de las ciencias, Isaac Newton.