728x90 MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

Con el destino de 200 nuevos guardias civiles a la seguridad de las centrales nucleares, la falta de personal se hará aún más acuciante

Bélgica incrementa su vigilancia al descubrir el asesinato de un guardia de seguridad en una central nuclear.
image-348606
Ante la información publicada hoy por un medio de comunicación en la que anuncia que el Gobierno en funciones destinará 200 guardias civiles más, procedentes de la promoción de 2016, a la seguridad de las centrales nucleares en España, AUGC quiere recordar una vez más la carencia de medios y de personal que padece la Guardia Civil.

Tras el anuncio del Gobierno hace dos semanas de la convocatoria de 1.799 nuevas plazas para ingresar a la Guardia Civil, AUGC ya expresó su decepción por su escaso número, muy inferior al de las convocadas para la Policía Nacional (2.740).

Al restarse esos dos centenares de guardias civiles a otros cometidos nos encontramos con que la carencia de personal en los cuarteles por la falta de reposición continuará agravándose. En la actualidad son numerosos los cuarteles inoperativos, con horarios reducidos o directamente cerrados. O patrullas que deben completarse con guardias civiles destinados en distintas localidades.

A esta grave falta de medios humanos se une la deficiente y obsoleta organización territorial de la Guardia Civil, más propia del siglo XIX que del XXI, articulada en torno a cuarteles sin apenas medios materiales ni humanos situados en pequeñas localidades. AUGC lleva años proponiendo una reorganización de la Guardia Civil en torno a instalaciones centralizadas con un potencial adecuado para dar servicio a todo un territorio. Sin embargo, la esclerótica mirada de la institución sigue apostando por un modelo absolutamente caduco e ineficaz en el que prima más la “presencialidad” que la eficacia.

En este sentido, AUGC debe reiterar una vez más la falta de medios materiales para que los guardias civiles puedan desarrollar su trabajo. La falta de chalecos antibalas individuales y coches oficiales con más de 400.000 kilómetros son sólo dos ejemplos de esta precariedad. Y esto en una situación de alerta antiterrorista de nivel 4. Mientras tanto, la Guardia Civil sigue derrochando el dinero en fastos, como el celebrado recientemente en Logroño con motivo de la entrega de una bandera por parte del Ayuntamiento de esta ciudad

Con más de 30.000 afiliados, AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.