728x90 MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

CulturArts IVC+R recupera la policromía original de las esculturas de Raimundo Capuz de Llíria

El templo fue construido en el siglo XVII, concretamente entre 1627 y 1676.
image-328272

El templo fue construido en el siglo XVII, concretamente entre 1627 y 1676.

El Péndulo | Redacción.- CulturArts IVC+R recupera la policromía original de las esculturas de Raimundo Capuz, de la fachada de la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora de Llíria. Los trabajos de restauración de las esculturas que decoran la fachada retablo de la iglesia parroquial de la Asunción de Nuestra Señora de Llíria, que está realizando CulturArts IVC+R, siguen dando gratificantes sorpresas, como la recuperación de la policromía original en tonos terrosos para conseguir efectos ópticos de tensión y volumen dentro de un marco arquitectónico.

El templo fue construido en el siglo XVII, concretamente entre 1627 y 1676, según el proyecto arquitectónico del jesuita P. Albiniano de Rojas, pero el ejecutor material de dichas trazas fue el maestro de obras Martín de Orinda. Sin embargo, la fachada, que está restaurando la dirección general de Patrimonio, fue diseñada por Tomás Leonardo Esteve y la decoración escultórica fue realizada en 1700, como se lee en una cartela de la fachada, por el escultor barroco Raimundo Capuz (ca. 1665-1743), hermano de Leonardo Julio Capuz, pertenecientes a una familia de escultores genoveses afincados en Valencia.

Se trata de un grandioso imafronte, levantado sobre una escalinata de doble tramo, que consta de tres cuerpos superpuestos a modo de grandioso retablo en piedra. En el primer cuerpo cuatro columnas de orden toscano flanquean unas hornacinas aveneradas con las monumentales imágenes de san Pedro y san Pablo, y unos nichos con los bustos de san Sebastián y santa Bárbara, además de una alegoría eucarística con ángeles sobre el dintel de la puerta. El segundo cuerpo, ordenado por cuatro columnas de orden corintio, alberga también hornacinas aveneradas, en este caso con las imágenes de san Vicente Ferrer y san Vicente Mártir, a los lados, y de la Asunción de la Virgen en el centro. El tercer cuerpo o ático está ordenado por columnas salomónicas con la escultura de san Miguel, que recuerda a la del Monasterio de San Miguel de los Reyes de Valencia, pues no hay que olvidar que tanto en una como en otra fachada intervinieron Juan y Pedro Ambuesa, arquitectos de Llíria.

Muy posiblemente esta es la obra maestra de este escultor, cuya pericia y dominio de la técnica escultórica en piedra empieza a vislumbrarse tras el proceso de limpieza, en el que se han eliminado suciedad y polvo acumulado por el paso de los años, así como concreciones de gran espesor que cubrían toda la superficie de las esculturas. Detalles como el perfecto estudio anatómico del torso desnudo de san Sebastián, la calidad de los ropajes de la imagen de santa Bárbara, que viste a la moda del siglo XVII con unas mangas virago (abullonadas con acuchillados atados a intervalos regulares que dejan ver el tejido que hay debajo) y corsé ricamente adornado, los detalles tan elaborados de la palma que lleva la santa martirizada o las flechas y sogas del santo “lo hacen merecedor de todos los elogios escultóricos” ha declarado la subdirectora de CulturArts IVC+R, Gemma Contreras.

La limpieza de estas esculturas se ha realizado con medios mecánicos y químicos. Los primeros por medio de microaspiración, wishab y brochas suaves; y los segundos, mediante empacos de sepiolita y arbocel, que han permitido eliminar la suciedad y sacar a la luz los tonos terrosos que policroman la piedra. También se ha realizado una eliminación de las sales y la consolidación de las partes que lo necesitaban. En la actualidad se está realizando la reintegración cromática de las zonas perdidas.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.