728x90 MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

El antiguo bazar Giner. Apuntes para un pasaje  

Este establecimiento fue fundado hacia los años 30 del siglo XIX (en 1919 decían que ya tenía una antigüedad de más de 90 años). Siempre estuvo ubicado en los números impares de la desaparecida y comercial calle de Zaragoza, vía tradicional de antiguos bazares y establecimientos similares. A finales del siglo XIX lo regentaba Vicente Giner, quizá sería una pequeña tienda ubicada en el número 11 de la calle. Cuando fallecido éste, a principios del siglo XX, se hizo cargo del negocio su viuda quien la vemos como propietaria de la tienda que giraba con el nombre de “Bazar Giner. Viuda de Vicente Giner”.

Gramófonos del Bazar Giner. 1919

En el registro comercial de España, de 1867, ya vemos anunciado el negocio como “tienda de quincallería”

En el registro comercial de España, de 1867, ya vemos anunciado el negocio como “tienda de quincallería”, o sea, un típico comercio donde se vendía de todo. Y ya entonces figuraba como propietario Vicente Giner, quizá el padre del anterior.

Como gran bazar, su especialidad era la juguetería y también otros objetos de regalo, perfumería, artículos de piel para viaje, zapatería, objetos de cristalería, menaje del hogar, ferretería, cuchillería, sanitarios… hasta las que anunciaban como “máquinas parlantes”, o sea, los gramófonos con gran bocina y sus discos. Precisamente en la imagen que adjuntamos se pueden ver estos gramófonos con su precio (en 1919 costaban entre 125 pesetas y 400 si al aparato se le añadía el mueble).Pasaje de Giner. Plano de Tosca. S. XVIII

…hasta las que anunciaban como “máquinas parlantes”, o sea, los gramófonos con gran bocina y sus discos.

Las muñecas procedían de fabricantes nacionales pero también se ofrecían algunas más caras importadas de Francia y Alemania, especialmente las de porcelana de movimiento autómata, una exquisitez que tan solo estaba al alcance de las familias con mayor poder adquisitivo. El bazar cerró y dio paso a otro popular establecimiento: “Almacenes España”, de triste memoria por su incendio a mediados del siglo XX.

Pasaje Giner. Foto Rafael Solaz

Vicente Giner y su bazar dieron nombre a uno de los pasajes que todavía existen en la ciudad: El Pasaje de Giner, que va desde la plaza de la Reina (la calle de Zaragoza desapareció ya) hasta la plaza Miracle del Mocadoret. Quizá esta estrecha vía fuera antiguamente un atzucac o callejón de paso particular. En el plano de Tosca tenemos dudas sobre su exacta localización, barajando la posibilidad en dos puntos posibles. Orellana no lo cita.

Lo bien cierto es que el pasaje ahí está, forrado de fincas, en pleno centro de Valencia. Un paso a dos plazas entre muñecas y “máquinas que hablan”, cantando regalos para el recuerdo.

 

 

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

One Response to "El antiguo bazar Giner. Apuntes para un pasaje  "

  1. Julio Cob  16 de agosto de 2015 at 13:01

    Cuando desde la plaza de la Reina, con su acera repleta por un gentío que se abre camino en estrecho pasillo, residuo de las terrazas cubiertas con aromas de paellas valencianas, refrescadas por la alegría de las sangrías en jarras que sacian al gastronómico visitante, se alcanza la entrada al pasaje Giner, con sus puertas de hierro, de repente, cambia el ambiente y través de sus escaparates, el caminante, accede de inmediato a la plaza del Miracle del Mocaoret, de calma sosegada, que ya nada tiene que ver con la bulliciosa plaza nacida tras la desaparición de la calle Zaragoza, en la que rivalizaban tiendas y comercios de afamado renombre.

    El Bazar Giner era uno de ellos y en la actualidad el pasaje de su nombre representa el legado de una época; allí donde, flanqueado por las torres del Micalet y Santa Catalina, se concentraba lo más selecto y a su vez popular del comercio valenciano.

    Rafael Solaz, con su rigurosidad habitual, cruza su puerta y entra en el Bazar Giner. Y como en su día lo hiciera Vicente Giner, nos habla de objetos de regalo, de menajes, de bocinas y discos, de perfumes y sanitarios. Todo un regalo para hacernos más llevadero el verano que nos asola mediante su Valencia Rescatada y con el “calor” de su periódica crónica, que en este caso agradecemos.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.