MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

El Barça arrolla a Unicaja y gana la Supercopa Endesa

El FC Barcelona recupera su corona. El equipo más laureado de la Supercopa Endesa suma su sexto título tras tres finales seguidas perdidas después de ganar a un Unicaja que se quedó sin fuerzas en el tercer cuarto por 62-80.

Pau Ribas, con 15 puntos y 25 de valoración, fue el mejor de un conjunto que actuó como una máquina perfecta, agresivo en el rebote, feroz en la defensa, coherente a más no poder en su ataque. Un 0-13 en el primer cuarto le dio la primera ventaja del choque a un Barça Lassa que ya jamás perdió el control, pese a los intentos del Unicaja en el segundo cuarto (31-37, D). El sprint final visitante en la recta final del tercero, con Perperoglou y Vezenkov en estado de gracia, acabaron convirtiendo el triunfo en exhibición.

Con el 62-80 final, el Barça Lassa le gana su 15ª eliminatoria de 15 posibles al Unicaja desde aquella final liguera disputada por ambos en 1995. Mas su mayor tradición, la de los títulos, vuelve a cumplirse tras el año en blanco de las finales perdidas. El Barça Lassa es campeón. El Barça Lassa ha vuelto.

Un 0-13 para tomar el control

En Málaga, los niños que nacieron a comienzos de los 90, aprendieron antes de pronunciar en perfecto americano de Alabama el nombre de Ansley que el de mamá o papá. Toda una generación nació, creció, vivió, sufrió y soñó con un triple en la cabeza, el de Ansley, tan mítico para la ciudad y para la ACB que nadie osa a llamarle “no-triple” con todo lo que supuso, pese a que jamás besase la red.

Allí, cuando el Barça llega, es día grande. Eterno verdugo desde aquel 95, sempiterna bestia negra cajista, en el aficionado malacitano hay una extraña sensación de rabia y admiración, con la impotencia de los precedentes, con el orgullo del que siempre cayó de pie, con el recuerdo de series apoteósicas, aunque siempre cayeran del mismo lado. “Hoy es el día”, decían los unos. “Hoy lo hacemos otra vez”, pensaban los otros mientras el balón volaba en el salto inicial.

El FC Barcelona Lassa acumuló méritos de inicio, con una defensa más agresiva que la madridista 24 horas antes, cortando siempre la línea de pase rival, con Lawal oliendo cada rechace del aro y el ritmo del encuentro en su mano. Sin embargo, con los puntos de Jackson, Thomas y el extramotivado Kuzmiskas, el Unicaja se adelantó con un 7-0 de parcial e incluso llegó a ponerse con 6 de ventaja (15-9, m.8) antes del primer gran golpe en la mesa barcelonista.

De tres en tres se suma mejor. No hay nada más matemático que lo empírico y el Barça Lassa lo había comprabado un día antes al despegar frente al Herbalife Gran Canaria a base de triples. Con otros tres le dio la vuelta al partido en minuto y medio. Pero hubo mucho más que dos aciertos exteriores de Oleson y uno de Doellman. La segunda unidad barcelonista funcionaba con más lucidez que la cajista, la presión defensiva resultada asfixiante, el rebote le pertenecía y el Unicaja, con las ideas nubladas en la pintura, no anotaba ni los tiros libres. Por eso el 0-9 se transformó en 0-13 (15-22 al término del periodo). Por eso el equipo barcelonés no perdió ya más el mando en todo el partido.

 

ACB Photo

 

La Ley de Ribas

El Unicaja rompió pronto la tela de araña de su oponente, con canasta de Smith, gancho deThomas y triple de Díez para que el Barça Lassa sintiera su aliento cada vez más cerca (22-24, m.14). Sin embargo, entre Abrines y Ribas respondieron con un 0-6 para establecer la máxima (22-28, m.15) frente a un equipo que se preguntaba cómo diablos parar a Ribas.

Una vez más, la estrella vestida de antiestrella, ese jugador que parece de equipo y sin embargo te gana partidos sin llevarse titulares o elogios acordes a su importancia, como demostró en Valencia y hasta en la Selección, dio un paso al frente. Y todos les siguieron. Minutos brillantes atrás y de inteligencia en el ataque, con asistencias, rebotes, faltas forzadas y una buena dosis de puntos cuando más se le necesitaba.

Porque tras un minuto explosivo de Vázquez para otro 6-0 como respuesta, él aparecía para acallar el Carpena con un triple. Porque si la grada volvía a recuperar la voz con un triple deJackson, que hacía gestos desde el centro de la pista, pidiendo más y más, Ribas (17 de valoración en la primera mitad) surgía de la nada para mantener la ventaja de su equipo, que fue de 6 al descanso (31-37) tras el acierto final de Perperoglou. La Ley de Ribas dictaba el guion de la final. La ley del Drama estaba a punto de romper el partido.

 

ACB Photo

 

El Drama era él

Hace más de 2000 años, alguien tuvo la idea de unir las colonias romanas desde Bizancio hasta el Adriático, de Albania a Turquía. El camino, llamado la Vía Ignatia, pasaba por Drama, cuna del comercio, tierra de militares, tierra de agua. Y ciudad de un Stratos Perperoglou que, comoRibas, simboliza qué es y qué quiere ser este nuevo Barça Lassa. Compromiso, trabajo generoso, solidez defensiva, versatilidad, coherencia. Qué rápido se dice. Qué difícil se construye.

El de Drama se presentó en Liga Endesa –si es que acaso alguien no conocía a un tricampeón de Euroliga- con una Supercopa perfecta, tan sobria como su juego, tan seria como el mismo Drama. Un triple para responder a Hendrix, que había puesto a 4 a su equipo. Y, tras el intercambio exterior entre Markovic y Oleson, otra canasta desde el 6,75 cuando la grada verde más rugía seguida por un contraataque (42-50, m.26) que hizo un daño enorme a su rival, incapaz de reponerse del golpe.

El Unicaja, que hasta el momento había compensado sus bajísimos porcentajes a base de fuerza mental, como el Herbalife Gran Canaria un día antes, acabó por bajar los brazos desquiciado por un rodillo de trabajo bien hecho, de decisiones acertadas, contundente cuando toca, guerrero cuando se le pide, genial cuando se gusta. Como un Lawal capaz de oler absolutamente todos los rechaces del aro. Y como un Vezenkov poderoso, que puso con un canastón tras reverso por primera vez al Martín Carpena en silencio desde que empezó la Supercopa Endesa. Su triple para cerrar el cuarto (43-57) no fue puntilla sino guinda. El título ya se olía.

 

ACB Photo

 

Instantes de campeón

Con una afición tan metida de lleno en el torneo y un conjunto tan identificado con su hinchada, hablar de sentencia con un mundo por jugar parecía una temeridad. Empero, la sensación era de que cada canasta era la definitiva. De que cada acierto era el final del partido. ¿Fue el triple deArroyo para abrir el periodo? ¿O el vuelo de Abrines para colgarse del aro? ¿Acaso no sonó a epílogo ver a Lawal dándose golpes en el pecho tras culminar un alley oop con el propio Arroyo? (45-64, m.32)

Quizá, más bien, fue un cúmulo de todo, una suma de méritos, un arsenal infinito de una plantilla infinita que te puede ganar a talento o a físico, a guerra o guerrilla, y que deseaba volver a sentirse campeón. Cada gesto, cada acción, cada jugada fue un grito para la liga, fue un grito para los rivales. “Hemos vuelto, hemos vuelto, hemos vuelto”. Y bien lo notó un Unicaja que llevó a verse hasta con 24 de ventaja en el último periodo (53-77, m.37) antes de la reacción de dignidad de un Unicaja que, si bien no ha roto su leyenda negra –más y más grande-, sí se siente capaz de ser ese Coyote del que hablaba Plaza, capaz de coger al Correcaminos y superarle al fin.

Entre gritos de “Málaga, Málaga” de una afición que supo aplaudir a su rival murió el partido, en manos de un Diagné que puso con mate el 62-80 final, con más simbolismo del que parece para el cuadro barcelonista. La sonrisa del MVP Orange Pau Ribas. El puño cerrado de Pascual. Los abrazos en un banquillo que vuelve a asustar. Adiós a las preguntas por el año en blanco, adiós al dominio de su archienemigo blanco, adiós a las dudas y hola a un año que puede ser tan grande como el Barça Lassa quiera.

Pau Ribas: “Estamos orgullosos de este título”

Tanto ayer como hoy hemos jugado a un nivel muy alto, estamos orgullosos de este título y del trabajo hecho. Hemos jugado fuerte en ataque y en defensa. Defendimos fuerte y nos dio confianza para jugar bien en ataque.

Desde siempre he intentado reivindicarme con cada entrenador con el que juego, intento dar lo máximo posible. Siempre he estado contento con mi trabajo, seguiré estándolo, intento ayudar al equipo. Es cierto que ahora me conoce más gente pero sigo siendo el mismo jugador, ni mejor ni peor que antes.

Tengo responsabilidad, me siento cómodo por la confianza que me han dado el entrenador y los compañeros

Xavi Pascual: “Esto no ha hecho más que empezar”

Estamos felices por esta victoria, por este trabajo en la Supercopa. Pienso que hemos jugado muy buena defensa en los dos partidos dejando a los dos rivales en sesenta puntos, hemos atacado también muy bien, por encima de los 80 puntos.

Estamos contentos por el trabajo, esto no ha hecho más que empezar. La Supercopa Endesa significa mucho para nosotros, nos permite mirar al futuro con más optimismo y ganas de seguir creciendo.

Hemos mejorado mucho en esta semana, después de trabajar una semana entera a muy buen nivel y se ha notado. En Lliga Catalana no estuvimos a buen nivel defensivo, los chicos han aprendido muy rápido, hemos llegado muy preparados a este campeonato.

(Real Madrid) Unicaja se mereció jugar esta final, le ganó de muchos puntos al Real Madrid, no hay nada más. En el pasado ganamos 3 Supercopas seguidas, después 3 ellos y ahora nosotros. No importa contra quien juegas la final sino si consigues la victoria.

(Tomic) Tiene mucho balón. Cada uno va forjando su camino pero lo más importante es que ganemos. Cuando él juega siempre es protagonista. Pensamos que es uno de los mejores en su posición en Europa.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.