banner-728x90 (1)

El Consell cumple con el Periodo Medio de Pago pese a la infrafinanciación de la Comunitat y la negativa del Gobierno a periodificar las transferencias de fondos

SAMSUNG CSC

SAMSUNG CSC

El Consell ha logrado bajar el Período Medio de Pago hasta situarlo en el mes de diciembre pasado en 28,51 días (PMP global, que incluye a la Administración valenciana y su sector público), cumpliendo así, por primera vez desde que se implantó este registro, en septiembre de 2014, con el plazo legal de 30 días fijado en la Ley de Morosidad.

El dato, que corresponde al Primer Avance del PMP Global de diciembre, lo ha hecho público la secretaria autonómica de Hacienda, Clara Ferrando, dependiente de la Conselleria d’Hisenda i Model Econòmic que dirige Vicent Soler. Ferrando ha aseverado: “El Consell está demostrando que se pueden hacer políticas sociales, mejorar los servicios públicos y cumplir con nuestras obligaciones de pago a pesar de las estrecheces presupuestarias a las que nos somete el Ministerio de Hacienda”.

La reducción del PMP por debajo de los 30 días ha sido posible a pesar de la grave infrafinanciación que padece la Comunitat Valenciana y que se mantiene en el tiempo, perjudicando especialmente a los valencianos, porque el Gobierno central sigue incumpliendo su compromiso y sigue sin aprobar un nuevo modelo de financiación que ponga fin a la discriminación financiera.

La falta de un nuevo modelo de financiación provoca que, hoy por hoy, la única vía de liquidez al margen de las entregas a cuenta que tiene la Comunitat Valenciana sean la liquidación del sistema de financiación y el FLA. En el caso de la liquidación, el grueso se recibió en el mes de julio, cuando las arcas de la Generalitat ingresaron 1.186 millones por la liquidación del año 2015.

En relación a la liquidación, cabe apuntar que en los meses de febrero, marzo y abril se recibieron pequeños anticipos que fueron compensados con ingresos del FLA ordinario en el mes de mayo, dejando el contador a cero. En junio de 2017 se recibió un anticipo de 494,10 millones que, sumado a los 1.186,26 millones de la liquidación transferida en julio, deja el total ingresado por la liquidación de 2015 en 1.680 millones.

La doble penalización de estar infrafinanciados

El ritmo de estas transferencias comportó que la Tesorería no pudiera efectuar determinados pagos hasta junio-julio, atendiendo así muchos compromisos que durante el primer semestre se habían pospuesto por falta de recursos. Sin embargo, los abonos de Sanidad no pueden realizarse hasta que no llega el FLA extraordinario y pueden aplicarse a presupuesto estas facturas, pero la activación del extraFLA por parte del Gobierno central no se produjo hasta los meses de octubre y noviembre, cuando la Generalitat ingresó 651,35 y 180,65 millones, respectivamente, con cargo a este fondo, que se crea para cubrir el déficit no financiado del ejercicio anterior (en este caso, 2016).

De este modo, la Comunitat Valenciana resulta doblemente penalizada: De un lado, no recibe del modelo de financiación los recursos que le corresponden, al ser la peor financiada por habitante de todas las autonomías y situarse muy lejos de la media. Esta insuficiencia le genera una desviación del déficit autorizado, que debe financiarse al año siguiente con el FLA extraordinario. Pero como el Gobierno central -que ha incumplido su promesa de reformar el modelo- no activa el extraFLA hasta bien avanzado el ejercicio o incluso a finales de éste, la Comunitat padece problemas de liquidez. Los proveedores son los damnificados por esta situación, ya que los pagos se demoran.

El Consell ha reclamado insistentemente al Gobierno central que calendarice en el primer semestre la transferencia de la liquidación del modelo que se suele abonar -salvo anticipos de concesión discrecional del ministerio- de una vez en julio (en 2017, por ejemplo, se pagó la liquidación de 2015, y habrá que esperar a julio para recibir la de 2016). También se ha hecho la misma reclamación respecto al FLA extraordinario. Todo ello para poder asegurar una gestión ordenada y planificada de los pagos. El ministerio, sin embargo, ha hecho caso omiso.

Ante este situación y tras el anuncio de reducción de las entregas a cuenta para este ejercicio mientras no haya Presupuestos Generales del Estado, la Generalitat exigió al ministerio la transferencia de toda la liquidación de 2016, ya que son recursos de la propia Generalitat de hace dos años.

Pagos a diario en los últimos meses

La concentración de las aportaciones en el segundo semestre del año generó que durante los últimos meses de 2017, por disponer de liquidez y por la seguridad de la llegada del Fla extraordinario, desde la Tesorería se pudieran incrementar los pagos. De hecho, los últimos meses del ejercicio se realizaron pagos diarios, a diferencia de lo que ocurrió el resto del año, en el que los abonos se materializaron siempre a final de mes.

Esto permitió que el PMP global de la Administración valenciana y su sector público se situara en diciembre de 2017 en 28,51 días. Cabe recordar que el pico más alto se alcanzó en marzo de 2015, con el anterior Gobierno valenciano, cuando el PMP ascendió hasta los 99,07 días.

Por otra parte, el actual Consell ha introducido la priorización de los pagos realizados por la Tesorería, ejecutando primero aquellos destinados a las personas y los proveedores, y dejando la fórmula del confirming para los pagos de subvenciones (antes se abonaba a proveedores también a través de esta fórmula).

La deuda comercial baja un 46% respecto a 2014

Con todo ello, se ha logrado que la deuda comercial, a noviembre 2017, se sitúe en 786 millones, lo que supone una reducción del 46% respecto a la que existía al cierre de 2014 (1.446,4 millones). La minoración es también importante en relación al 31 de diciembre de 2016, de un 18%, ya que a la finalización de 2016 las facturas por saldar con los proveedores valencianos, debido a la insuficiencia financiera de la Comunitat, se elevaban a 957,8 millones. Esta última cifra ya supuso una reducción respecto a la deuda comercial al término de 2015, cuando se situó en los 1.262 millones.

“Cumplimos a pesar de las estrecheces presupuestarias”

A la vista de todos estos datos, la secretaria autonómica de Hacienda, Clara Ferrando, ha resaltado que “en la Comunitat Valenciana, que es víctima de un sistema de financiación injusto, con unos recursos muy por debajo de la media de las comunidades autónomas y muy dependiente de las transferencias de los fondos de liquidez, es realmente difícil rebajar el PMP, pero lo estamos haciendo y en esta misma línea de trabajo vamos a seguir”.

“La solvencia de la Generalitat, en manos del Govern del Botànic, es sólida. Ahora los proveedores saben que la Generalitat es un cliente seguro. Hemos demostrado que otra política es posible a base de trabajo, honestidad y eficacia. Hemos sido capaces de mejorar la gestión con una situación de infrafinanciación sangrante porque con una financiación justa podríamos hacer mucho más”, ha concluido la secretaria autonómica.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.