trabajofelizcEl sexo es bueno, eso todos lo sabemos, pero un nuevo estudio ha revelado, además, que practicarlo con regularidad puede contribuir a mejorar el rendimiento laboral.

Keith Leavitt, profesor adjunto de la Escuela de Negocios de la Oregon State University, realizó una encuesta de dos semanas de duración a 159 personas casadas y con empleo, en la que les preguntaba acerca de su trabajo y su vida sexual. El estudio reveló que los individuos que llevaban una vida sexual activa, no solo rendían más en el trabajo al día siguiente de haber mantenido relaciones, sino que disfrutaban más la actividad que desempeñaban.

El sexo libera oxitocina y dopamina. La primera es una hormona relacionada con las experiencias sociales agradables y el vínculo emocional y provoca una especie de subidón carnal que mejora los estados de ánimo y reduce el estrés y la presión sanguínea. La dopamina, por su parte, es un neurotransmisor asociado con el sistema de recompensas del cerebro. La combinación de ambas sustancias convierte la práctica del sexo en un rápido y efectivo remedio natural para elevar el ánimo, según señalaba Leavitt en una rueda de prensa sobre el estudio.

Incluso aunque sea algo rápido de diez minutos, las propiedades beneficiosas del sexo pueden prolongarse hasta 24 horas. El estudio también confirmó que, considerando el resto de factores clásicos que favorecen el buen humor, el sexo producía un notable efecto beneficioso en la disposición de quienes lo practicaran.

Sin embargo, esta misma investigación establecía que el estrés laboral que la gente se lleva a casa influye negativamente en su vida sexual. Los participantes del estudio que enviaban y recibían emails de trabajo fuera del horario laboral a menudo lo hacían en detrimento de otras actividades de ocio, como el sexo.

En Europa parecemos ser bastante conscientes de las bondades del sexo. El político sueco Per-Erik Muskos propuso la implantación de pausas diarias de una hora para que la gente se fuera a casa y practicara sexo. La idea es mejorar el rendimiento y el estado de ánimo de los trabajadores y animarles a procrear en una ciudad cuya población va en descenso. No voy a negar que me parece una iniciativa fantástica.

Leavitt coincide con Muskos en que es momento de que abordemos el sexo desde otra perspectiva y le demos más prioridad. Para él, mantener una vida sexual saludable debería ser “un tema de sostenibilidad humana” y, por extensión, “una posible ventaja laboral”.