Mario Eduardo N. —así lo identificaron las autoridades— siempre había sido respetado por su trabajo. Por eso, cuando los videos empezaron a circular por grupos de WhatsApp, a muchos les costó creer que era él quien protagonizaba las escenas de sexo explícito junto a una adolescente. El escándalo fue mayúsculo cuando se confirmó que efectivamente era él y que su acompañante era una alumna.

En total fueron cuatro los videos que se conocieron y que llegaron a la dirección de la escuela. Tras analizarlos con el asesoramiento del departamento jurídico, la institución resolvió despedir al docente.

Dolores Gutiérrez Saveedra, directora regional del Conalep, dio una conferencia de prensa en la que confirmó la autenticidad de las imágenes y la decisión de desplazar a Mario Eduardo N.. Además, contó que, desde que se hizo público lo sucedido, la alumna —cuya edad no fue revelada— dejó de ir a clases.