728x90 MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

España, el país de la OCDE con la mayor tasa de jóvenes subempleados a tiempo parcial en 2013

descarga (1)AGENCIAS España fue el país de la Organización para el Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) con la mayor tasa de jóvenes trabajando de forma involuntaria en empleos a tiempo parcial en 2013, el 22% frente al 4% de media de la organización. Así lo pone de manifiesto el último informe del organismo publicado este martes, en el que alerta de que el subempleo puede provocar una autoestima significativamente más baja, una menor productividad y una mayor tasa de pobreza entre los trabajadores.

El informe de la OCDE destaca que el motivo de la elevada tasa de subempleo es la escasez de ofertas de empleo en España es el motivo por el que “muchos jóvenes prefieren aceptar cualquier trabajo disponible si la alternativa es no tener ningún trabajo”. Además, el organismo destaca que son muchos los jóvenes que encuentran empleo en el mercado laboral actual a menudo se ven colocados en empleos que no corresponden con sus competencias, cualificaciones y campos de estudio.

El salario inicial de los jóvenes cae un 35% entre 2008 y 2013
En su Informe diagnóstico sobre la estrategia de competencias en España (.PDF), el organismo explica que “las reformas recientes han hecho que el mercado laboral sea más flexible y los salarios respondan más a las condiciones económicas”, lo que a su vez ha provocado un aumento de la contratación, y que medidas como “la reducción en las cuotas a la Seguridad Social han facilitado la entrada de trabajadores jóvenes y poco cualificados en el mercado laboral”.

Sin embargo, la crisis prolongada ha dado lugar a unos salarios menores en el momento de contratación inicial o de renovación de los contratos temporales. “El salario inicial de los jóvenes ha bajado de 1.210 euros en el año 2008 a 890 euros en 2013 (un descenso real del 35%)”, señala la OCDE.

El organismo indica que a pesar de que unas mayores oportunidades de empleo suponen un desarrollo positivo, “la contrapartida es que algunos jóvenes corren el riesgo de padecer pobreza aunque dispongan de empleo”. En otros países, dice la OCDE, “unos ingresos laborales bajos se compensan en parte mediante apoyo económico de carácter fiscal para los trabajadores con ingresos bajos”.

Siete de cada diez jóvenes tienen un trabajo temporal
Cerca del 71 % de los trabajadores jóvenes (16-24) son contratados de forma temporal y esta proporción ha aumentado durante la crisis, lo que hace que los trabajadores jóvenes sean vulnerables a las fluctuaciones económicas. “Mientras que en los países europeos los contratos temporales son para los jóvenes un paso previo antes del contrato fijo, en España es más probable que los jóvenes permanezcan atrapados en los contratos temporales”, afirma el informe.

Además, el organismo destaca que “alrededor del 16,7% de los jóvenes de entre 15 y 29 años son desempleados de larga duración (llevan más de un año sin empleo), una proporción superior a la de los adultos (14%)”.

“Los jóvenes tardan seis años en lograr un contrato indefinido“

Esto, según el informe, puede “estigmatizar” a los jóvenes: puede aumentar la probabilidad de estar desempleados en el futuro, obtener un salario menor, tener peor salud mental y, en general, reducir las oportunidades en la vida. También hay “peligro”, dice el texto, de que las competencias de los jóvenes licenciados que no hallan trabajo se “atrofien” e, incluso, que se vuelvan “obsoletas” al no poder aplicar lo estudiado tras su graduación.

El texto subraya el hecho de que en España encontrar trabajo (ya sea temporal o fijo) es más difícil que en otros países de la OCDE, sobre todo entre los más jóvenes. Mientras que en España los jóvenes dedican más de 2 años a encontrar empleo, en Alemania y Dinamarca se tarda entre 1 año y 1,5 años, respectivamente.

La diferencia es aún mayor si hablamos de empleo indefinido: los jóvenes españoles tardan hasta seis años en encontrar un trabajo así, frente a los dos años que necesitan los daneses.

El régimen tributario español puede estar fomentando la economía sumergida
La OCDE advierte también que “el régimen tributario español puede estar fomentando la economía sumergida” por las altas cotizaciones a la Seguridad Social y los elevados impuestos sobre la renta. Por eso, el organismo apuesta por reducir las cotizaciones y por rebajar la base imponible del IRPF y reducir su tipo impositivo, sobre todo en la parte inferior de la distribución de ingresos.

En su informe, el organismo explica que “allá donde la carga impositiva es elevada, los trabajadores y los empleadores pueden encontrar económicamente preferible trabajar y contratar en negro para evadir impuestos”. En este sentido, recuerda que la irregularidad laboral tiene repercusiones económicas negativas para la economía general y para las finanzas públicas y subraya que la no inclusión de esos trabajadores dentro del sistema tributario reduce la cantidad recaudada en concepto de impuestos sobre el trabajo.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.