¡Iguales para hoy…! ‘Los ciegos’, cupones para sorteos en los años 50

Sorteo ciegos Iguales. 1957. A. P. R. S.

Sorteo ciegos Iguales. 1957. A. P. R. S.

En 1957 la sede de la Organización Nacional de Ciegos, de Valencia y provincia, se hallaba en la calle de Juan de Villarrasa, 10, en el desaparecido palacio de Parcent. El delegado provincial era José Ballester Dolz. La institución se encargaba de resolver temas relativos con los invidentes de la provincia de Valencia, ayudas económicas, sociales y ofreciendo clases relacionadas con cultura general ofrecidas por el profesor Fernando Berenguer, posterior a Bautista Chambó.

Pero el departamento más participativo era el de los ‘Cupones’, aquél que organizaba los sorteos de los popularmente llamados ‘ciegos’

Pero el departamento más participativo era el de los ‘Cupones’, aquél que organizaba los sorteos de los popularmente llamados ‘ciegos’. El responsable para la capital era Facundo Aranda Pallarés y el delegado provincial, Vicente Baixauli. Desde allí se emitían las tiras con cupones de un número con tres cifras que servía para el sorteo.

Cada cupón costaba 50 céntimos (en 1959 una peseta). El primer premio se pagaba a 125 pesetas el cupón y 12,50 para los que las últimas dos cifras coincidentes. Los sorteos tenían lugar en la propia Organización los días laborables, a las 20,30 horas. Los premios, que tenían una caducidad de 30 días, se pagaban en las mismas oficinas.

Señalar que los años 50 era una época de dureza económica y social -no tanto como la década anterior ahondada en la posguerra- donde la proliferación de ‘cupones’ de todo tipo hacía concebir esperanzas de conseguir un premio, una ayuda a las precarias economías domésticas. El Cupón Regalo Comercial, los cupones de racionamiento… acciones encaminadas a mitigar parte de la necesidad.

Los vendedores de los ‘iguales’ (se llamaban así porque en cada tira habían números iguales) se solían instalar o recorrer puntos céntricos y de aglomeración, como las esquinas próximas a un mercado.

Con la compra de los cupones también se ayudaba a los invidentes.

Llegamos a conocer a Pepica ‘La Curra’, a Evaristo, a Tonet ‘El Carabinero’, a un tal Miguel que había sido empleado de un cine o a Vicent ‘el de les aigües’, antiguo trabajador de Aguas Potables, todos vendiendo y deambulando por puntos del centro histórico.

Cuando la Organización Provincial fue absorbida por la administración nacional se creo la ONCE general para toda España…

Cuando la Organización Provincial fue absorbida por la administración nacional se creo la ONCE general para toda España y desapareció ese carácter de rifa popular  valenciana que tenía lugar en una de las estancias de aquel vetusto palacio. También desapareció el cántico de ojos cerrados y corazón abierto: ¡Iguales para hoy..!

Vendedor de lotería y cupones, 2013. Foto: Rafael Solaz

Vendedor de lotería y cupones, 2013. Foto: Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

2 Responses to "¡Iguales para hoy…! ‘Los ciegos’, cupones para sorteos en los años 50"

  1. Javier Luna  4 de marzo de 2015 at 12:30

    Voy a permitirme la licencia de oponer la última frase del artículo de Rafael Solaz a la primera mía en el sentido de : ¡ Con los ojos abiertos y el corazón solidario también nosotros debemos seguir apoyando y, cada día más si es posible, a nuestra familia de la “ONCE” !. Forman parte ya de nuestro universo cotidiano y su calidez, cercanía, su amistad en definitiva se nos hace ya imprescindible en nuestras vidas.

    Adquirir el “Cupón”, en sus muchas y muy diversas variantes actuales, tiene una repercusión clara y directa en todo tipo de beneficios para personas con ceguera o deficiencia visual y ello les permite, sin duda alguna lo más importante, su plena autonomía e integración en la social.

    ¡ Nuestra solidaridad es sobradamente recompensada por la cariñosa sonrisa, la palabra amable y el gesto entrañable de cada Vendedor/a de la “ONCE” !. ¿ Seremos capaces de corresponder, en la medida de las posibilidades de cada uno/a, con nuestro apoyo económico adquiriendo el “Cupón”?. Y si el anterior ya era un premio importante , el azar puede seguir siendo tu aliado y sonreirte para seguir mostrando que lo verdaderamente importante es realizar un continuado e incansable Esfuerzo Solidario.

    Responder
  2. Julio Cob  4 de marzo de 2015 at 14:28

    Creo recordar que correspondía a Radio Valencia y por la noche y en conexión directa ofrecía el resultado del sorteo de “los iguales” desde el caserón de una calle, próxima al mercado, en el que desde su apertura, la musiquilla del vendedor ofreciendo sus cupones era un canto a la esperanza. Mercados y esquinas concurridos con sus ristra enganchada a la chaqueta eran la estampa diaria del vendedor junto al comprador habitual, quien muchas de las veces tenía su número preferido. -¡El siete, dame el siete!

    Y no es que fuera mucho el premio, pero 125 pesetas en aquellos años de los cincuenta eran muchas pesetas, cuando con unas monedas de diez céntimos podías satisfacer algún que otro capricho.

    Y se trataba de coger el premio integro que salía del bombo, porque si sólo acertabas las dos últimas cifras, te conformabas con “el rabo”, que tampoco estaba nada mal.

    Y es que el rabo en aquellos cincuenta no justificaba el salir triunfal en hombros, pero como si lo fuese.

    Y como siempre, Rafael Solaz y con sus zoom particular, nos alegra y acerca un pasado no ajeno a las anécdotas tan populares como entrañables, regalándonos sonrisas.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.