728x90

La Diputación restaura la Ermita de Barraix y conserva la memoria de los excursionistas de la Serra Calderona

Valencia Noticias | Redacción.- La restauración de la Ermita de Barraix, propiedad de la Diputación de Valencia, ha desempolvado numerosas historias de excursionistas que la descubrieron por azar al aventurarse en la Serra Calderona. Tras años de abandono, los vecinos de la localidad de Estivella celebran la recuperación de este santuario, datado en 1922, por parte del servicio de Proyectos Técnicos de la Corporación provincial.

La ermita de Barraix tras las obras.

La ermita de Barraix tras las obras.

Esta es una reivindicación histórica de la Asociación de Cronistas del Camp de Morvedre, que se dirigieron a la Diputación para que tomara medidas urgentes, sobre todo tras un asalto al inmueble en 2012. “Además de la recuperación de la ermita, la gente celebra la recuperación del camino de acceso. Antes, tenías que ser montañero o senderista para llegar al templo”, cuenta Lluis Mesa, cronista de Estivella.

El Área de Administración General, que gestiona el diputado Pepe Ruiz, se encargó de poner en marcha las actuaciones, con una inversión de 63.216 euros. Las obras empezaron a finales de noviembre de 2016 y, tras una breve interrupción debido a la época de lluvias, finalizaron el pasado mes de marzo. Los detalles del proyecto han consistido en acabar con la inclinación del inmueble y sustituir la cubierta, restaurar la puerta de acceso, recuperar las paredes originales interiores y de la decoración de la mesa del altar, además de trabajos de pintura y la construcción de una senda que dignifica el acceso.

Por otra parte, la ermita se sitúa en el paraje natural de la Serra Calderona, lo que retrasó casi un año la ejecución de las obras aprobadas en diciembre de 2014, por ser un parque protegido. “Ha tardado porque ha sido una obra complicada, pero la Diputación ha atendido de manera sobrada nuestras demandas”, agradece Lluis.

Una obra con sorpresas

Lluis Mesa es cronista de Estivella, cargo oficial que nombra el ayuntamiento de la localidad a “un testigo silencioso del pueblo”, quien investiga su historia, patrimonio y también curiosidades de la región. Como vigilante de la población ha hecho un seguimiento continuo de las obras, y fue testigo del descubrimiento de unos frescos naturistas al restaurar las paredes del inmueble. “En el lugar donde iba la imagen del Corazón de Jesús había un papel pintado, y al retirarlo han descubierto una pintura con decoraciones de montañas… Es una singularidad que no se conocía”.

Además, la Ermita de Barraix tiene una gran significación a nivel simbólico y sentimental tanto para los vecinos de la localidad como para los visitantes de este paraje natural. El santuario ha sido históricamente un punto de encuentro de excursionistas que atraviesan la Serra Calderona, y entrada natural a la comarca del Camp de Morvedre, donde empieza el término de Estivella. “Hay gente que la confunde y piensa que es de Serra”, resalta el cronista. “Tras las obras, hemos descubierto que muchísima gente de Valencia conocía la ermita, porque era un lugar de paso de senderistas, y eso ha despertado numerosas historias personales”.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.