728x90 MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

La Guardia Civil actúa mal, tarde y con irresponsabilidad ante el presunto caso de acoso sexual sufrido por una agente

Hasta en tres ocasiones manifiestas tuvo ocasión de actuar el director general de la Guardia Civil, Arsenio Fernández de Mesa, en el presunto caso de violación, abusos  y acoso sexual y laboral que durante 4 años ha padecido una guardia civil por parte de su superior jerárquico, y que fue mostrado a la opinión publica en el día de ayer por AUGC. Sin embargo nada hicieron ni la propia Institución, ni su director.

La primera, en abril de 2013 ante el intento de presentar denuncia la víctima, tras derrumbarse delante de la teniente responsable de la unidad, y acudir a Policía Judicial para presentar denuncia. Ella finalmente entre llantos y aterrorizada desecha la posibilidad de denunciar al presunto acosador pues manifiesta que teme las represalias y tiene miedo, incluso por su integridad física. Posteriormente la teniente sería sancionada disciplinariamente por otros hechos.

 

La segunda, en julio de 2013 ante el escrito que emite un guardia civil, destinado en la misma unidad donde ocurrieron los hechos denunciados, y que pone en conocimiento por escrito detallado lo que está observando. Nada cambia, salvo que el guardia civil termina denunciado en el Juzgado Togado Militar por el propio sargento, “aseveraciones falsas”. Nuevamente la Guardia Civil cierra el expediente sin responsabilidad hacía el sargento, y aconseja proceder disciplinariamente contra el agente dador del parte.

 

La tercera, diciembre 2015 cuando AUGC pone en conocimiento por escrito y de manera directa al director de la Guardia Civil los hechos tan graves que están ocurriendo, y que a pesar de todo no se haya abierto un protocolo por acoso laboral y sexual, de hecho nunca se llegó a iniciar. Arsenio ordenó una investigación, pero no tomo responsabilidades ni apartó del servicio al mando.

 

El auto de procesamiento por parte del Juzgado Togado Militar se emitió el 24 de junio, pero la Guardia Civil tenía conocimiento desde 2015 de los hechos, sin embargo hasta que AUGC no ha llamado la atención de la sociedad no se ha procedido a suspender en funciones y cesar en el destino al presunto acosador. Es decir, durante todo este tiempo ha seguido teniendo competencias, ha podido emitir ordenes, ha podido mantenerse en su puesto de trabajo como si nada hubiera ocurrido.

 

Pero, las prisas no son buenas y en su aceleración por tapar una hemorragia tan severa la Guardia Civil emite un comunicado, a los pocos minutos de que AUGC hiciera público el caso, donde el director general ordena la tramitación de la suspensión de funciones y cese en el destino del sargento de la Guardia Civil por haber sido procesado por presuntos delitos de abuso de autoridad y contra la libertad e indemnidad sexual. En ese comunicado, y de manera irresponsable la Guardia Civil hace publico la unidad de destino donde han ocurrido los hechos, algo que la víctima quería preservar en todo momento, pero no se ha respetado su intimidad.

Según refleja el escrito, “la decisión del director general de la Guardia Civil se basa en que los hechos delictivos que se investigan por la Autoridad judicial, además de por su gravedad y afectación individual de la víctima”, pero el escrito continua, y es aquí donde viene lo llamativo de la nota “(…) han provocado una amplia difusión en los medios  y generan un notable desprestigio de la Institución a la que pertenece el procesado.” Es decir, que ante un posible caso de violación, abusos y acoso laboral y sexual a la Benemérita le preocupa el desprestigio de la Institución. Una vez mas, la imagen y el prestigio del Cuerpo es lo que hace actuar a la DGGC, poco parece importar las personas, ya que de ser así se habrían anunciado medidas para mejorar el funcionamiento interno y reducir la brecha en la desigualdad interna que viven a diario miles de guardias civiles.

 

Una nefasta gestión de un director de la Guardia Civil que no solo no hace nada por mejorar los cauces para la erradicación del acoso, sino que predica que no existe, no merece ser director del Cuerpo.

 

Con más de 30.000 afiliados, AUGC es la decana de las asociaciones profesionales y la mayoritaria en el Consejo de la Guardia Civil. Cuenta con representación en todo el territorio español, en cada una de las unidades y especialidades del Cuerpo y viene liderando el movimiento asociativo desde la llegada de la democracia, cuando nació como un sindicato clandestino. Su lucha por la democratización de la institución le valió en 2010 el Premio Nacional de Derechos Humanos que concede la Asociación Pro Derechos Humanos de España (apdhe).

 

 

 

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.