MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

Mediterráneo: Otro fin de semana trágico

© ACNUR/ I.Prickett.- Una mujer siria llora aliviada mientras abraza a sus tres hijos después de una dura travesía en el Egeo, desde Turquía a la isla griega de Lesbos

© ACNUR/ I.Prickett.- Una mujer siria llora aliviada mientras abraza a sus tres hijos después de una dura travesía en el Egeo, desde Turquía a la isla griega de Lesbos

(ACNUR/UNHCR) – Una nueva tragedia ocurrió en el Mediterráneo el fin de semana pasado, cuando dos barcos zozobraron en aguas griegas dejando 39 fallecidos, entre ellos, 15 niños y cuatro bebés.

En los barcos, que volcaron el sábado y el domingo en la costa de Farmakonisi y Samos, viajaban sirios, iraquíes y otras personas que huían de la guerra y los conflictos buscando la seguridad en Europa.

Además, ACNUR ha recibido informes –todavía no confirmados- de otra tragedia acaecida el martes 15 de septiembre en la que se estima que otras 22 personas, entre ellas cuatro niños, se ahogaron cuando un barco proveniente de la costa del distrito de Datça (sudoeste de Turquía) con destino a la isla griega de Kos naufragó en el mar Egeo. Al menos 22 personas, entre ellos cuatro niños, se ahogaron mientras que otras 211 fueron rescatadas después de que se hundiera la embarcación.

La patera, de madera y de 20 metros, que era utilizado para paseos en bote, se hundió a las 6 de la mañana. Cinco barcos de guardacostas fueron enviados al lugar del accidente y 211 refugiados e inmigrantes fueron rescatados.

Se considera que el naufragio del domingo, con 34 víctimas, es el mayor accidente registrado en aguas griegas desde que comenzó la crisis de refugiados en Europa. Hasta ahora, casi 300.000 personas han emprendido el corto pero peligroso viaje desde Turquía a Grecia en embarcaciones atestadas de personas y en endebles botes inflables.

Estas muertes tienen lugar en el mismo momento en que los países europeos están endureciendo los controles y considerando tomar medidas cada vez más severas para detener a las personas que intentan cruzar sus fronteras. Hungría ha terminado la construcción de una valla de alambre de púas en su frontera con Serbia, mientras que Alemania, Austria y Eslovaquia -después de dos décadas de fronteras abiertas- han restablecido temporalmente los controles fronterizos. Los Países Bajos también han comenzado a llevar a cabo controles puntuales en sus fronteras.

La Agencia de la ONU para los Refugiados (ACNUR) ha advertido de que los refugiados podrían “encontrarse vagando en un limbo legal” y que el anuncio de las diferentes medidas de controles fronterizos adoptadas por los Estados europeos “sólo pone de relieve la urgencia de establecer una respuesta europea integral”.

Entre los muertos en el naufragio del sábado había tres niños iraquíes -tres hermanos-. Su madre, que se encuentra en un estado de shock profundo, está siendo atendida en la isla de Samos.

El personal de ACNUR está en el terreno proporcionando ayuda inmediata con orientación, intérpretes, alojamiento y otras necesidades básicas. Aquellos que no sobrevivieron al viaje han sido enviados a la isla de Rodas, donde sus familiares viajarán para brindar su último adiós a sus seres queridos.

Por Marjanna Bergman, Ginebra.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.