MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

Nueva luz sobre la tumba del rey Filipo II de Macedonia, padre de Alejandro Magno

Un equipo del que forma parte Juan Luis Arsuaga, director científico del Museo de la Evolución Humana, identifica a Filipo II de Macedonia, a su joven esposa Cleopatra y al hijo de ambos

MEH/DICYT En los años 1977 y 1978 se excavaron en el Gran Túmulo de la ciudad griega de Vergina tres tumbas monumentales que habían sido construidas para el último descanso de miembros de la realeza macedonia. Hasta hoy se ha mantenido generalmente que la Tumba 2, conocida como la ‘Tumba de Filipo’, guardaba los restos del rey Filipo II (382-336 antes de Cristo), padre de Alejandro Magno. Filipo II fue un gran rey por méritos propios y transformó Macedonia en la potencia hegemónica del mundo griego. Cuando murió preparaba un ataque a gran escala al Imperio Persa, que poco después llevó a cabo su hijo Alejandro Magno.

Sin embargo, en un artículo publicado ayer en la revista PNAS se propone otra interpretación de las tumbas reales de Vergina. Un equipo formado por Antonis Bartsiokas (Democritus University of Thrace, Komotini, Grecia), Juan Luis Arsuaga, Milagros Algaba, Elena Santos (los tres del Centro Mixto de Evolución y Comportamiento Humanos de la Universidad Complutense de Madrid y el Instituto de Salud Carlos III) y Asier Gómez-Olivencia (Ikerbasque, Fundación Vasca para la Ciencia) analizaron los restos humanos de la Tumba 1, que pertenecen a tres individuos, los cuales fueron inhumados y no incinerados como los de la Tumba II.

Uno de los esqueletos pertenece a un hombre de unos 45 años de edad, sorprendentemente alto para su época (unos 180 cm de altura) y, lo que es más significativo, con los huesos que se articulan en la rodilla izquierda (fémur y tibia) mostrando fusión ósea completa de la articulación, en un ángulo de 79º, así como un orificio provocado por una herida penetrante que atraviesa la rodilla.

Además hay signos en uno de los cóndilos occipitales que sugieren tortícolis, un posible efecto compensatorio debido a la marcha irregular del sujeto. Es evidente que el individuo padecía en vida una ostensible cojera. La Tumba 1 también contenía los restos de una mujer, de unos 18 años de edad, y un bebé recién nacido.

Ilustración del rey Filipo II en sus últimos tres años, después de haber sido herido en su pierna izquierda por una lanza. Autor de la ilustración: Arturo Asensio.
image-205966

Ilustración del rey Filipo II en sus últimos tres años, después de haber sido herido en su pierna izquierda por una lanza. Autor de la ilustración: Arturo Asensio.

Los autores sugieren que la Tumba 1 de Vergina contiene los restos mortales de Filipo II de Macedonia, de quien se sabe por las fuentes históricas que recibió un lanzazo en una pierna durante una batalla tres años antes de su muerte, y que quedó cojo, así como de su esposa Cleopatra y su hijo recién nacido. Las edades estimadas para los tres esqueletos coinciden con las edades de muerte de los tres personajes.

Mandíbula y maxilar del rey Filipo II de Macedonia. Autor de la fotografía: Antonis Bartsiokas.
image-205967

Mandíbula y maxilar del rey Filipo II de Macedonia. Autor de la fotografía: Antonis Bartsiokas.

Filipo II fue asesinado en el teatro de Aigai o Egas (cerca de la actual Vergina) en el 336 a.C. y su trono fue inmediatamente heredado por el joven Alejandro. Poco después de la muerte de Filipo II, fueron también asesinados su esposa Cleopatra y el hijo de ambos.

Piernas de la reina Cleopatra, esposa de Filipo II de Macedonia. Autor de la fotografía: Antonis Bartsiokas.
image-205968

Piernas de la reina Cleopatra, esposa de Filipo II de Macedonia. Autor de la fotografía: Antonis Bartsiokas.

Los autores del trabajo argumentan que si la Tumba 1 contiene los restos mortales de Filipo II, la Tumba 2 podría contener los restos del rey Filipo III Arrideo y de su esposa Eurídice, como había sugerido en el año 2000 A. Bartsiokas. Esto implica que algunos elementos del lujoso equipo militar que formaba parte del ajuar de la Tumba 2 pudieron en realidad pertenecer a Alejandro Magno, de quien los habría heredado su hermanastro Filipo III Arrideo, hijo también de Filipo II de Macedonia.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.