728x90 MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

Todo lo que odio de Podemos

jose-antonio-palaoJosé Antonio Palao Errando
Profesor del Departamento de Ciencias de la Comunicación de la  Universitat Jaume I de Castelló

Llevo ya muchos meses a vueltas con Podemos. Un proyecto que no me sedujo nada cuando lo conocí mediáticamente y que me enganchó en cuanto lo conocí por dentro, en cuanto vi cómo funcionaba allí la gente, al margen de las apariciones televisivas de sus líderes. Yo me involucré en Podemos como crítico y como crítico sigo estando. Evidentemente, como consecuencia directa en el plano de la política representativa de todo lo que significó el 15M, me sigue pareciendo el proyecto más sugestivo. Tanto en sí mismo como por las dinámicas externas que genera. Ni Guanyem Barcelona, ni Ahora Madrid, València en Comú o Castelló en Moviment ni todas las candidaturas municipalistas honestamente horizontales y populares que han surgido en el Estado Español hubieran tenido las mismas posibilidades sin ese hilo conductor que ha sido Podemos como forma partidaria del 15M. El caso es que Podemos me sigue seduciendo como hipótesis, menos por lo visible desde fuera, que son los triunfadores de la “máquina de guerra electoral”, que por lo que sigue habiendo dentro: los excluidos, los que protestan, los que ofrecen alternativas, los que siguen luchando porque el espíritu que se condensó hace cuatro años no muera y espere, con toda su carga de dignidad, a volver a ser evidentemente necesario. Creo firmemente que se puede criticar a los cargos electos de Podemos sin estar atacando a la organización, sino todo lo contrario: buscando que no traicione su destino que es el de ser una auténtica arma del poder popular.

Un proyecto que no me sedujo nada cuando lo conocí mediáticamente y que me enganchó en cuanto lo conocí por dentro

Pero evidentemente hay muchas cosas en el Podemos actual, las directas consecuencias del proceso de Vistalegre, que no me gustan nada y que en el título de esta entrada me he tomado la licencia poética de decir que “odio”. No me gusta nada el modelo de funcionamiento vertical, que reserva toda la iniciativa al núcleo promotor y, a efectos prácticos, ha relegado a una función pasiva a los círculos y de la gente. Parece que hemos caído en una especie de neoelitismo donde todas las iniciativas corresponden a los consejos ciudadanos, formados en su mayoría a partir de listas plancha y exaltadas públicamente por el “comando mediático” desde sus atalayas. Dicen que es que ahora ya pasó aquello del asamblearismo ruidoso, que ahora ya estamos en la “fase instituyente”. Vamos, a efectos prácticos que hay que dejarse de jugar al 15M,  que ahora toca que las personas mayores, maduras y cabales piensen y actúen. Los activistas, a difundir y aplaudir. Y, claro -clarísimo-, que por ese medio en vez de revocar el sistema de representación, que es para lo que se salió a la calle, lo que se está haciendo es intentar conquistarlo, hacerse un hueco en él, con aquello de la “centralidad del tablero”. Y así, sin intervención alguna de las bases, llegan los paracaidistas de las listas, llega el ser absorbido por los lenguajes dominantes, callar ante las preguntas comprometidas, disimular en los medios. Llega el compadreo, el que las listas sean más importantes que la implantación social, llega la fabricación viral de eslóganes y la prohibiciones semánticas, sin darse por enterados de que la cuestión fundamental en lo que se refiere a los “significantes vacíos”, probablemente, sea quién los enuncia, si el pueblo que los proclama o el aparato comunicativo que los declama. Y por ese camino se llega el despachito, al smart phone como nódulo esencial de la cadena de poder, a enfadarme si mis amiguitos no salen votados en el orden que yo he dispuesto -¿qué sabrá la gente?- porque el resto ha decidido que, si hay unas reglas, vamos también a jugar con ellas nosotros también…

Dicen que es que ahora ya pasó aquello del asamblearismo ruidoso, que ahora ya estamos en la “fase instituyente”.

En fin, mediaticismo excesivo que cae inevitablemente en la banalidad, repetición comunicativa en lugar de pensamiento innovador, dependencia de los líderes, nula capacidad de iniciativa ciudadana, verticalismo, viralismo automatizante… Parece que son muchas cosas las que odio de Podemos. ¿Hay alguna palabra, algún concepto, alguna etiqueta que sea capaz de recoger todos estos matices críticos y resumir de un solo golpe verbal todos mis “odios”, para que se capte mejor mi idea? Sí, hay una. Se llama: CIUDADANOS.

En efecto, todo lo que “odio” y he criticado de Podemos se ha sustanciado en un engendro electoral prefabricado llamado  Ciudadanos. Porque llamarlo “partido”, cuando no es más que un aluvión de trepas suficientemente preparados (para trepar) e imponernos su racismo “soft”, su vetusta concepción de la educación, y un neoliberalismo cuya única marca de  honorabilidad radica en que aún no han estado en la cárcel. Porque lo que en Podemos son defectos o indicación de posibles tendencias criticables e indeseables, todo eso, es la mismísima esencia de Ciudadanos. Todo lo que puede provocar un descontento y protesta en las bases de Podemos no lo provoca en la bases de Ciudadanos, simplemente, porque ciudadanos no tiene bases. Si en Podemos la verticalidad, la pasividad ciudadana, la impostación falsaria de los representantes son riesgos o errores, en Ciudadanos son su única razón de ser.

Podemos nació para romper el bipartidismo. Ciudadanos nació para elevar el bipartidismo al cuadrado. Una formación sin ninguna base social real, formada por niñatos que exhiben sus titulitos de ADE en las privadas de relumbrón, sus másteres de elevado pago, que quieren pescar algo más que la herencia de sus papás porque se han avispado de que el río andaba revuelto. ¿Dónde estaban estos muchachos en el 15M? ¿Dónde militaron, dónde actuaron? ¿Dónde estaban sus 20.000 afiliados-candidatos cuando las mareas, las marchas por la dignidad, los desahucios? Ninguna experiencia en movimientos ciudadanos, todo lo más en asociacionismo empresarial .Y no me fastidien y me quieran vender que pagaban cuotas de alguna oenegé, ese invento neoliberal para lavar conciencias, como algo parangonable al compromiso y al activismo social y político vitales y auténticos. Comparar a Ciudadanos con Podemos es indigno pero es un error grave pensar que no es nuestro problema, porque esa maldita centralidad del tablero a la que se ha entrado a jugar, de una forma tal vez excesivamente imprudente, la disputamos directamente con ellos.

¿Dónde estaban estos muchachos en el 15M? ¿Dónde militaron, dónde actuaron?

Por otra parte, nada nuevo bajo el sol. Ciudadanos es un recambio del franquismo neoliberalizado, como otros que ha habido en los últimos cuarenta años, cuando este viejo componente derechista en la sociedad española se ha visto desbordado por su propia inmundicia. Se ha dicho que Podemos corría el riesgo de ser el nuevo PSOE. A mí no me cabe ninguna duda de que con Ciudadanos se está realizando la misma operación que con la UCD de Suárez. Me los imagino intercambiando llamadas y  WhatsApps con aterrados miembros del PP y UPyD de la misma manera que los colegas de Suárez iban a los despachitos y recibían en los suyos a los mandos de Falange que veían la inminencia de su defenestración porque el capitalismo voraz se había cansado de la manera en que ellos lo gestionaban. Las bases ideológicas de Ciudadanos son esas y no otras, recordémoslo: el nacionalismo español (explícitamente anti-catanalista en su caso) y la defensa de “la enseñanza concertada”, que adoran, y que es la forma pragmática que ha tenido siempre el catolicismo de mantener sus privilegios económicos y sus prerrogativas como aparato de reproducción ideológica. No nos olvidemos de que esa enseñanza que el franquismo nos legó es la principal fuente de financiación de la jerarquía católica y no la famosa casilla de la declaración de la renta. Una cosa que necesita urgentemente España es una reforma educativa radicalmente democrática, laica, pública y estable, que es lo que hemos estado pidiendo con fuerza estos últimos años en la calle con manifestaciones, marchas y huelgas. Y una estabilidad laboral y no una homogeneización de los contratos a la baja que los homologa todos a los temporales. ¿Qué vienen estos a vendernos ahora, por favor? ¡Venga ya, hombre!

Una cosa que necesita urgentemente España es una reforma educativa radicalmente democrática, laica, pública y estable…

En efecto, Ciudadanos es la repetición de la operación de UCD: salvarle la cara al componente social franquista. Y su base ideológica no es otra que un nacional-catolicismo, ahora maquillado, sonriente y pizpireto. Y no me vengan tampoco con que son ateos o aconfesionales algunos de ellos. Jiménez Losantos o Sostres han sido buen ejemplo del cinismo neoliberal que permite defender a Dios y a la Patria como arma contra el progreso sin comprometerse personalmente con ellos ni tener que andar en procesión, ni bajo palio. La ideología del Ciudadanos, y es algo obvio y evidente en su historia y sus propuestas, es la misma que la del PP: imposición no negociada de la unidad del Estado y absoluto servilismo con los intereses económicos de la jerarquía católica, la gran empresa, la banca y el capitalismo global.

El río revuelto en el que esta gente ha venido a ver si pesca tenía como una componente esencial la defensa de lo público, de los derechos como derechos y no como servicios clientelares. Y ya han dejado muy claro que esa no es su apuesta. Lo que nos venden a cambio es la cosita de la corrupción, como almas bellas e incorruptas. La corrupción es un falso objeto, una realidad que se pretende utilizar como argucia para sustituir a un partido quemado por el neoliberalismo -la detención espectacularizada de Rato, es un buen síntoma de esa operación-por unos muchachuelos y muchachuelas risueños y vivarachos. Pero no seamos ingenuos: no hay más modo de acabar con la corrupción que el control efectivo de los políticos por parte de los ciudadanos. No es un problema de honestidad personal ni de transparencia, ni de regeneración moral. Es un problema sistémico de modelo de sociedad del que lo político es reflejo, de un modelo social de la economía, de una concepción empresarial que implica un mercado al servicio de la explotación y no un mercado al servicio de la gente. La corrupción es un síntoma, muy grave, pero sólo un síntoma. Y los muchachos y muchachas de Albert Rivera han acometido el gran fraude: autodenominarse “ciudadanos” cuando no tienen otra vocación ni otra vertiente que la de políticos profesionales. Son, sin duda, lo peor de las nuevas generaciones (en minúscula o en mayúscula, si se prefiere). Y lo peor de la vieja. Por favor, si alguien en su inocencia se  siente seducido por el angelical semblante y el dulce verbo de Albert Rivera, que no deje de recordar que, como un Dorian Grey del virtuosisimo postfordista, mantiene en su sótano los semblantes agriados de lo más amargo del panorama político español: Espada, Boadella, Nart o Azúa. Explícita o implícitamente. Ciudadanos no es más que otro intento de reactivación, otro pequeño partido transitorio de trepas (UCD, PDP, CDS, UV, UPyD, UPN…), si es que alguien se acuerda todavía de ellos, cuyo destino está trazado: ser reabsorbidos por el PP a medio plazo, como el único heredero legítimo del nacionalcatolicismo, se disfrace unas veces de falangista,  otras de liberal-parlamentario.

Miren, a partir del 15M, si lo tomamos en su acepción más auténticamente radical, si lo aceptamos con todas su paradojas y contradicciones –qué más natural que la aparición de lo paradójico cuando en el seno del sistema representativo se ha mostrado un vacío irresoluble– los españoles nos encontramos con una oportunidad histórica única: arrinconar y derrotar de una maldita vez al franquismo cuya antorcha recogió Fraga apoyado por un Felipe González que prefirió siempre sostenerlo como tapón  para la posible aparición un contrincante con más posibilidades y con menos techo electoral. De todas las trapacerías de este señor miembro de consejos de administración diversos, y ahora parece que con intención de ejercer de abogado en Venezuela, probablemente la más execrable sea no haber derrotado democráticamente al franquismo cuando lo tuvo en su mano.

Todos los que mantuvieron la llama viva, todos los que despertaron el 15M, todos que aman a su país intentando no excluir de su amor a la verdad no se merecen algo tan ramplón como Ciudadanos. ¿Somos capaces de imaginarnos lo que sucedería en esta ciudad de Valencia y en el País Valenciano en general si el recambio del PP fuera Ciudadanos, como ya se está encargando de propagar la prensa del régimen? Si han sido capaces de lo que han sido, de representar el españolismo más reaccionario en un territorio tan hostil a él como Catalunya, ¿cuánto daño podrían hacerle a un pueblo como el valenciano y a su cultura herida de muerte tras dos decenios de PP?

Tenemos una oportunidad única de no alimentar más a la bestia, de enfrentarnos a ella de una vez por todas.

Tenemos una oportunidad única de no alimentar más a la bestia, de enfrentarnos a ella de una vez por todas. No perdamos la ocasión. Necesitamos hacer un ruptura radical en lo político que permita transformaciones muy profundas en los social sin lo efectos secundarios de las revoluciones históricas. Una radicalización democrática no puede ser otra cosa. Y Ciudadanos ha nacido con el único propósito de ser la contraofensiva del nacional-catolicismo más casposo que arrastramos ocho décadas. El 15M, las masas salieron a la calle. Salieron a pensar, a ocupar el lugar de la representación, a ser agentes de su destino. Pensar no es sino hacer presente lo real, hacer actuar al lenguaje para atraer a la presencia lo que acude como invasión del ser. Seámonos fieles. Es lo único que nos hace falta: seguir teniendo el coraje de querer lo que deseamos.

Y, por cierto, si alguien se ha sentido engañado por el título de esta columna, creyendo que iba a leer una diatriba contra Podemos, al encontrarse una invectiva contra Ciudadanos, mis más sinceras disculpas. Era mi intención. Otros pretenden engañar con mucha menos sinceridad.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

15 Responses to "Todo lo que odio de Podemos"

  1. Pingback: SOCIEDAD DEL PLAGIO, II | Leonardo Moncada (Textos desviados, ideas pervertidas y otras anormalidades en resistencia)

  2. Vicente Ponce  27 de abril de 2015 at 03:02

    Querido José Antonio, como bien sabes, algunos filósofos (o algún filósofo más que otros) decían que “el odio es una forma de intimidad”, de tal suerte que sobra el odio aunque sea a una nebulosa llamada Ciudadanos. Guárdalo para empresas más potentes…

    Responder
  3. Palao  27 de abril de 2015 at 08:07

    Otro título engañoso 😀 Al leerlo creía que me acusabas de plagio a mí, hasta que he leído el texto. Magnífico tu post y muchas gracias por la referencia. Lo comparto (¡Qué susto! así de entrada…)

    Responder
  4. Palao  27 de abril de 2015 at 08:11

    Pura retórica mi “odio” Vicente. Es un poco el lenguaje quinceañero (teodioteodioteodioteodio!!!) de aquellos que pueden haberse sentido atraídos por la falacia de Ciudadanos y con los que pretendo conectar. Odiar de verdad es un currazo y ya no estoy para tantos trotes 😉

    Responder
  5. celtiber  27 de abril de 2015 at 15:41

    Comparto tu análisis, querido Palao, pero me temo que la oleada de alegre muchachada orange (me resisto a llamarles por un nombre sacralizado en la Revolution) se va hacer con la mayoría de un electorado que no quiere realmente el cambio democrácitco (de verdad) que tú y yo compartimos. La lógica despótica de “faro de masas indignadas” que sigue el núcleo creador y tutelador de Podemos también contribuye a ello. Ojalá me equivoque.

    Responder
  6. Ana Mari Martínez  28 de abril de 2015 at 22:42

    retórica o no, bien largo sí es tu artículo, y muy reiterativo amigo Palao
    a mi modo de ver, C(s) no merece tantas palabras ni saliba, ellos solitos se delatan
    en cambio, en cuanto a Podemos, estoy muy de acuerdo con tu análisis
    y no quisiera tener que desmoralizarme en exceso, ni tampoco animarme
    para o como contrapunto a los niñatos neoliberales de C(s)
    finalmente, sólo me queda recordar aquello de caminante no hay camino
    se hace camino al andar y al… bss versos como balas al Viento 😉

    Responder
  7. Pingback: Todo lo que odio de Podemos

  8. Name  29 de abril de 2015 at 18:05

    Resumiendo: pataleta del autor porque los niñatos con titulitos de ADE están desbancando a niñatos con titulitos de ‘ciencia’ política, o porque necesariamente haya que pensar que la verdad absoluta la poseen en Pablemos y no en Riveranos…

    Responder
  9. Posicionando  29 de abril de 2015 at 19:37

    Bastante de acuerdo con la ideas que has expuesto en éste artículo, estimado Palao, pero creo que deberíamos ir posicionado los argumentos es su justo lugar.
    Yo odio las mismas acciones que se están produciendo en Podemos y que son realidades, no simples ideas críticas. Creo que Cs son la nueva regeneración del nacional-catolicismo más casposo. Pero hay que posicionar en su justo lugar que Cs no son unos jovenzuelos que presumen de carrera y máster. Más bien al contrario, su media de edad es bastante más avanzada. Dónde si se presume de la carrerita y si que hay un exceso de jovenzuelos sin experiencia ni curriculum vital es en la ejecutiva-directiva-cúpula-vertical de Podemos. Donde la supuesta “meritocracia” se quedó en “amigocracia”; donde el supuesto empoderamiento ciudadano, se quedó en el “entronamiento de los amiguetes”; donde las soluciones a los problemas reales de la ciudadanía, se quedó en “jugar a los tronos” con estrategias teóricas de tesis universitarias maquiavélicamente fantasiosas, que tan sólo han generado decepción y un total y absoluto engaño a las bases. A esas gentes que se creyeron que Podemos era la evolución del 15M. Me niego a creer que sea así. Porque si lo es: apaga y vámonos… y sea como sea, lo más probable es que tengamos que “apagar e irnos” igualmente, porque la mayoría de los españoles, ni tenemos veintitantos, ni carrerita universitaria con el curriculum vacío, como parece que se exige para militar en Podemos.

    Responder
    • Pepa  30 de abril de 2015 at 16:56

      Posicionando: Estoy totalmente de acuerdo con todo lo que dices sobre Podemos y sobre cómo se han posicionado las personas que lo lideran, y también estoy completamente de acuerdo en que es el partido que mejor representa mis ideales y con el único que podrían llegar a materializarse algunos de mis deseos. Por lo que opto por votar a las iniciativas municipales en primer lugar y apuesto fuerte por Podemos como alternativa de cambio, en la cual habrá que seguir trabajando duro.

      Responder
  10. paco  29 de abril de 2015 at 19:59

    alguien quiere un puesto en podemos…

    Responder
  11. Pol  30 de abril de 2015 at 00:06

    Cada día sé de más gente que apuesta por Podemos, me da, que este artículo es uno más, de esos que se suman a la corriente de que podemos va a menos, pero que ni vosotros os lo creéis.

    Responder
  12. Jesus  30 de abril de 2015 at 10:34

    Me siento en el misno estado que tu y comparto tus inquitudes totalmente esto es lo que hay, ya tenemos nuestros sillones ocupados. Estas definiciones “si” entonan con el espiritu del 15 M, aceptable por los militantes de base (Poder popular) evitando el funcinamiento que ya existe y motivo de nuestras desavenencias. que incluso se practican en esta organiazacion sociopolitica para algunos, o partido para otros llamado Podemos y que todos queremos. Saludos cordiales

    Responder
  13. Palao  5 de mayo de 2015 at 16:16

    Unas “apostillas” a este artículo en mi blog.

    Apostillas a “Todo lo que odio de Podemos”

    http://lasuficienciadeloobvio.blogspot.com/2015/05/apostillas-todo-lo-que-odio-de-podemos.html

    Responder
  14. Pingback: Algunos apuntes sobre la democracia y sus representaciones (Crítica del Electoralismo Puro, 3) » Valencia Noticias

Leave a Reply

Your email address will not be published.