Un subinspector del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional murió  al ser acuchillado por el principal sospechoso de un crimen

Un subinspector del Grupo de Homicidios de la Policía Nacional murió  al ser acuchillado por el principal sospechoso de un crimen, un hombre de 34 años muy corpulento, que fue abatido a tiros en el portal de un edificio de la calle Sueca en Valencia. Los hechos están relacionados con las investigaciones que lleva a cabo la Policía Nacional tras el hallazgo de una maleta que contenía parte del cadáver de un hombre. La primera víctima es un peluquero de Xeraco que fue acuchillado y posteriormente descuartizado en una vivienda del barrio de Ruzafa. Los restos humanos de Alberto E. F. V. fueron localizados por la policía sobre la medianoche del lunes dentro de una maleta que el asesino abandonó junto a unos contenedores de basura en la avenida de Peris y Valero.

Tras una rápida investigación, los agentes del Grupo de Homicidios localizaron un domicilio en el barrio de Ruzafa, concretamente en el número 77 de la calle Sueca, donde residía un sospechoso que podría estar relacionado con el crimen y el descuartizamiento del cadáver. El goteo de sangre en las aceras que dejó el asesino al arrastrar la maleta, desde su vivienda hasta el número 107 de la avenida de Peris y Valero, llevó a los investigadores hasta el piso donde supuestamente habían descuartizado el cadáver pocas horas antes.

Además, un vecino había visto la noche anterior cómo un individuo arrastraba una pesada maleta, por lo que la policía trataba de identificar a este hombre. El acuchillamiento mortal tuvo lugar sobre las 14 horas de ayer, cuando el subinspector y otro policía del Grupo de Homicidios entraron en el portal del edificio y se toparon con el principal sospechoso: un hombre corpulento de nacionalidad sueca y de 34 años de edad. El individuo bajaba por las escaleras en ese preciso instante con dos mochilas donde llevaba su ropa recién lavada y la documentación del hombre que había descuartizado, presuntamente, en la bañera de su vivienda. Quería deshacerse de las pruebas que le incriminaban y reaccionó de forma muy violenta cuando los policías lo identificaron.

El individuo bajaba por las escaleras en ese preciso instante con dos mochilas donde llevaba su ropa recién lavada y la documentación del hombre que había descuartizado

El sospechoso sacó un cuchillo de cocina que llevaba oculto entre sus ropas y atacó por sorpresa y sin mediar palabra al subinspector Blas Gámez Ortiz, de 51 años, que fue el primero en entrar en el patio de la finca. Blas recibió varias cuchilladas en pocos segundos y apenas tuvo tiempo para reaccionar y cubrirse. Su brazo izquierdo paró alguna de las puñaladas pero no pudo impedir que el agresor le clavara el cuchillo en el tórax. El compañero del policía herido repelió la agresión con su arma reglamentaria y abatió a tiros al individuo armado, que murió instantes después.

El subinspector también falleció pese a las maniobras de reanimación cardiopulmonar que la practicaron los sanitarios del Servicio de Ayuda Médica Urgente (SAMU). Fueron momentos de gran tristeza e impotencia. La calle Sueca se llenó en pocos minutos de coches patrulla de la Policía Nacional. Un gran número de agentes acudieron al barrio de Ruzafa para auxiliar a sus compañeros. Sus rostros cariacontecidos anunciaban la tragedia. Varios de ellos derramaron lágrimas cuando el médico del SAMU confirmó la muerte de Blas, un subinspector experto en investigación criminal con 83 felicitaciones y tres condecoraciones por méritos policiales.

Durante cerca de media hora, los sanitarios practicaron maniobras de reanimación cardiopulmonar a la víctima pero no lograron recuperar sus constantes vitales. La muerte del subinspector trascendió en pocos minutos al difundirse la trágica noticia a través de grupos de WhatsApp de policías, muchos de ellos compañeros y amigos de Blas.

Dos equipos de la Policía Científica se desplazaron al lugar para realizar sendas inspecciones en el portal del edificio, antes del levantamiento de los cadáveres, y en la vivienda donde residía el homicida. Los agentes encontraron en varios puntos de la casa restos de sangre del cadáver descuartizado que había sido hallado dentro de una maleta junto al carril bici de la avenida de Peris y Valero.

Tras ser informados de los graves hechos, el jefe superior de Policía de Valencia, José Javier Cuasante, y el delegado del Gobierno en la Comunitat Valenciana, Juan Carlos Moragues, acudieron también a la calle Sueca, así como otros mandos policiales que conocían al subinspector asesinado. Fueron momentos de mucha tristeza, tensión y nerviosismo. Los dos cadáveres fueron trasladados al Instituto de Medicina Legal de Valencia para practicarles las autopsias.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.