Cuatro operarios fijaron los tres cables de la grúa al camión. Cuando vieron que el vehículo estaba asegurado, hicieron una señal para que el que manejaba la grúa levantara al vehículo. Tenía que dejaron sobre una plataforma.

Los trabajadores lo fueron llevando, sin darse cuenta de que estaban poniendo en riesgo su vida. Hasta que uno de los cables se cortó.

El camión se dio vuelta y se desplomó, aplastando a uno de los operarios. Los otros tres se salvaron por centímetros.

El afectado murió en el acto. Las autoridades chinas están investigando el incidente, para determinar si hubo negligencia por parte de la empresa constructora que estaba a cargo del trabajo.