728x90 MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

Una joya bibliográfica de 1865 impresa en Ruzafa. Las Ordenanzas de la Cofradía Virgen del Carmen

Ordenanzas Cofradía del Carmen. Ruzafa, 1865. A. P. R. S.

Ordenanzas Cofradía del Carmen. Ruzafa, 1865. A. P. R. S.

Uno de los ejemplares que más aprecio de mi biblioteca es el que contiene las Ordenanzas de la Cofradía del Carmen que, desde principios del siglo XVII, se constituyó en una de las instituciones religiosas más importantes de mi querido barrio.

El libro es de extremada rareza y de por sí una auténtica maravilla bibliográfica por todos los elementos que lo rodean.

El libro es de extremada rareza y de por sí una auténtica maravilla bibliográfica por todos los elementos que lo rodean. Se halla encuadernado en piel de tafilete del siglo XIX, con adornos gofrados de fina estampación y grecas doradas en los planos. Su tamaño es de 21,5 centímetros que recogen 40 páginas.

Examinando la portada vemos como auténtica curiosidad que está impreso en Ruzafa, cuando aún la población era independiente.

Encuadernación con gofrados.  Siglo XIX. A. P. R. S.Examinando la portada vemos como auténtica curiosidad que está impreso en Ruzafa, cuando aún la población era independiente. Allí se hallaba la imprenta de Manuel Quiles, un tipógrafo que con el tiempo se establecería en la ciudad. También llama la atención que la sede de la citada Cofradía se hallaba en la parroquia de la Santa Cruz que, como se sabe, a mediados del siglo XIX fue adscrita al suprimido convento del Carmen situado entre la plaza de su nombre y la calle del Museo, en el área del actual complejo cultural y expositivo Centre del Carme y frente el Palacio de Pineda donde actualmente se alberga la Universidad Menéndez Pelayo.

Las ordenanzas contienen 46 artículos que regulan temas como de los Cofrades, Juntas, Clavarios, Mayorales, Contadores, Capilleros, Camareras, Obreras… todo un conjunto nominal encargado del buen funcionamiento de la Cofradía. Muy significativo es el artículo 44 que trata sobre las fiestas a la Verge del Carme, su celebración y la omnipresente procesión. Al Capillero se le entregaban anualmente tres arrobas de aceite para la lámpara de la capilla y una cierta cantidad de maravedíes de vellón para la celebración de las misas a los difuntos de la Cofradía.

Pero hay un detalle que ofrece aún más brillo al ejemplar: perteneció a la excelsa biblioteca del bibliófilo e historiador Nicolau Primitiu Gómez Serrano

Ex libris Nicolau Primitiu. A. P. R. S.

Ex libris Nicolau Primitiu. A. P. R. S.

Pero hay un detalle que ofrece aún más brillo al ejemplar: perteneció a la excelsa biblioteca del bibliófilo e historiador Nicolau Primitiu Gómez Serrano (Nicolau de Sueca), tal como se puede apreciar en el ex libris que se adjunta. Quizá se trate de una de las muchas obras que Nicolau tenía repetidas (hay anotaciones del propio bibliófilo).

Vaya pues este artículo destinado a la memoria de los amigos de la Cofradía del Carme, al anónimo encuadernador y al inolvidable prohombre Nicolau Primitiu. Letras de oro y lujosa encuadernación en su recuerdo.

A. P. R. S. = Archivo Privado de Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

4 Responses to "Una joya bibliográfica de 1865 impresa en Ruzafa. Las Ordenanzas de la Cofradía Virgen del Carmen"

  1. Frank Darijo  28 de mayo de 2015 at 11:54

    Soberbio ejemplar, Don Rafael. Enhorabuena y gracias por su difusión.
    Precisamente y en materia de exlibrismo en la que no suelo entrar, sólo he buscado hasta ahora dos piezas. Una la conseguí, pero la búsqueda de la otra (precisamente de Nicolau Primitiu) continúa, de momento de manera infructuosa.
    Aprovecho y le mando un saludo en línea.
    Frank Darijo.

    Responder
  2. Rafael Solaz  28 de mayo de 2015 at 14:41

    Gracias Frank por tus palabras. La verdad es que, como bibliófilo y amante de los libros, estoy encantado de poseer esta obra, por su contenido, su imprenta, anónimo encuadernador y por saber que perteneció a uno de las más ilustres bibliófilos valencianos. Un placer y un abrazo

    Responder
  3. Javier Luna  28 de mayo de 2015 at 21:30

    Rafael Solaz nos muestra su inmenso corazón e infinita generosidad compartiendo con nosotros/as una de las joyas más preciadas de su Archivo Privado. Y lo hace de tal modo y con tanto detalle, en palabras e ilustraciones, que parece que nos permite disfrutar de ella como si la tuviésemos en nuestras propias manos.
    Cuando el sublime gozo terrenal nos invade por completo y, en determinados casos, puede llegar por creencia o por cualquier otro motivo al celestial sólo podemos acertar a comprender que han podido existir razones que lo expliciten.
    Es el caso de la Vigen del Carmen ( “Stella Maris” ), Patrona de los Marineros desde que impulsase su celebración el Almirante Mallorquín Antonio Barceló Pont de la Terra ( 1716 – 1797 ). También nos consta que en Cataluña las chicas se acogían a Ella para encontrar esposo rápidamente ( ” Virgen del Carmen, dame un buen marido sea pobre, sea rico, mientras venga enseguida” ).
    Que el ejemplar mencionado perteneciese a la Biblioteca de Nicolau Primitiu, con cerca de 40.000 volúmenes donados por su viuda a la Biblioteca Valenciana , puede ser motivo de inmenso orgullo para quien actualmente es poseedor y custodio de un tesoro de incalculable valor.
    ¡ Enhorabuena amigo Rafael y por muchos años !.

    Responder
  4. Julio Cob  29 de mayo de 2015 at 00:15

    Puedo imaginar y así lo creo que el presente libro que Rafael Solaz nos muestra, representa para él su “joya de la corona”. O casi.

    Y por distintas razones: una rareza bibliográfica, alusiva a “su barrio del Carmen”, impresa en Ruzafa y la anterior pertenencia a un ilustre personaje.

    Y digo casi, porque su extenso archivo es como una ramificación más de su familia, en la que cualquier lomo que descansa en su biblioteca tiene grabado a fuego la condición de como si uno de sus hijos se tratase. O casi.

    En los libros está la pasión de Rafael Solaz, y en esta ocasión nos muestra uno de sus tesoros. Saber de su existencia es todo un regalo para los entusiastas de nuestra ciudad. Y por ello se lo agradecemos.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.