728x90 MMVTA_Hortanoticies_concienciacio¦ün_728x90px

¿Verdad o falso? El ajo es bueno para reducir la presión alta

AJOS 20170114_200526 (1)
image-443760
La presión arterial es resultado de la relación entre el sodio y el potasio, pero si ya padeces hipetensión, no basta con sustituir la sal con versiones más saludables, también debes tomar más líquidos, cuidar la salud de tus riñones, evitar el estés y procurar comer alimentos que te ayuden a controlar tu presión arterial.

Algunos de ellos pueden ayudarte para bajar la presión rápidamente, pero todos son recomendables en una dieta diaria.

La investigación en torno al ajo como remedio para la presión alta ha dado resultados moderados. Al parecer, el ajo puede ayudar al ensanchamiento de las paredes de los vasos sanguíneos, y en consecuencia, a reducir la presión arterial. También se sabe que mejora la circulación de la sangre y es un tónico cardíaco.

Sin embargo, el ajo es un excelente alimento, pues mejora el sistema inmunológico y es un poderoso antibiótico, que lo ubica entre los mejores alimentos del mundo.

Apio

El apio es un extraordinario y rápido hipotensor. El jugo de apio ha sido utilizado ampliamente en la Medicina China con este fin. Ya sea que comas el apio (adicionalmente como fuente de fibra) o que bebas su jugo, o incluso puedes preparar una infusión con las semillas.

En cualquiera de estas variedades, el apio es un diurético que ayudará a drenar la sal de tu cuerpo y a reducir el volumen de sangre, reduciendo así la presión sanguínea.

Hibiscos

Los hibiscos son una variedad de flores con varias especies, y todas ellas son benéficas para combatir la presión arterial alta. Debes tener cuidado de utilizar hibiscos aptos para consumo humano, pues las flores de una florería suelen tener tóxicos altamente nocivos para la salud.

Los hibiscos tienen varias propiedades. Son diuréticos, son ricos en minerales como hierro, cobre y manganeso (ideal para asistir como remedio en un caso de anemia), reducen la hipertensión y son ricos en antioxidantes. Los puedes tomar en un té o comer en una fresca ensalada.

Betabel

Pese a que se cultiva mucho, el consumo de betabel es más bien infrecuente. De él se producen variedades de azúcar (sobre todo en Europa), pero eso no lo convierte en una raíz dañina; por el contrario, es muy buena para la salud.

El betabel tiene unas sustancias llamadas betalainas, que reducen el estrés oxidativo y la inflamación. También son populares protectores del corazón, aliviando padecimientos como la presión arterial alta.

Moras

Las moras azules (a veces también llamadas arándanos) son populares por su alto contenido de antioxidantes. Influyen en la salud general, y en el caso de la hipertensión, específicamente en la salud de los vasos sanguíneos.

Con propiedades similares, todas las bayas son benéficas para la salud del corazón, y son la única fruta que la macrobiótica recomienda comer en abundancia.

Salmón

Debido a su contenido de Omega 3, el salmón es una rica alternativa natural para recuperar el balance de tus ácidos grasos. Desde hace 70 años, la dieta mundial ha perdido el consumo de Omega 3 por la industrialización de la alimentación.

El Omega 3 ayuda a la producción de “colesterol bueno”, a mejorar la elasticidad de las arterias (mejorando en consecuencia la presión arterial), y a la salud de nuestra memoria. Otras fuentes de Omega 3 son la linaza, la chía, y pescados y mariscos de zonas frías.

Salvia

Su nombre deriva de la palabra sabiduría, y es que la salvia promueve la relajación y el estado meditativo. Es un extraordinario complemento de terapias de ayuno y desintoxicación, ya que calma la ansiedad que nos induce a comer. La salvia es un relajante general con incontables beneficios para el cuerpo.

Soya

En estudios, la soya ha ayudado a reducir levemente los niveles de presión sanguínea en personas con riesgo de padecer hipertensión. La soya tiene además otros beneficios. Es una fuente de proteína importante para vegetarianos y un sustituto común de la leche en personas intolerantes a la lactosa.

Uvas

Las uvas, por los taninos que contienen, son popularmente conocidas como un remedio para afecciones cardíacas. De ahí se deriva la noción, verdadera, de que un vaso de vino tinto al día promueve la buena salud del corazón.

Una de las razones del vínculo entre el corazón sano y las uvas es el resveratrol, un polifenol que evita la formación de placa en las arterias, reduce la inflamación y previene la oxidación del colesterol.

Curiosamente, hay una relación entre el precio del vino y sus beneficios al cuerpo. Los vinos más exquisitos suelen tener mayor concentración de taninos. Esto no es un pretexto para tomar más. De hecho, la uva fresca y no alcoholizada es tan buena para el corazón como el mejor de los vinos.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.