Monseñor Carlos Osoro en el Cottolengo del padre Alegre de Valencia