Los niños que participan pasan una mañana en la playa del Cabanyal