Alberto Fabra junto a los ministros de interior iberoamericanos