Consuelo Císcar y Mª José Catalá ojean el libro junto a la viuda y la autora del mismo.