El edificio frente a la basílica, en el que están los anclajes de la discordia. Foto: Javier Furió