Kelati y San Miguel, en un partido del Valencia Basket. Foto: M. A. Polo