EL Ayuntamiento comienza los trabajos de limpieza de alcorques en el barrio de Morvedre

1207 Escocells MorvedreLos trabajos de limpieza han empezado en la calle Guadalaviar

 El Ayuntamiento ha llevado a cabo hoy los pertinentes trabajos de desbrozado en los alcorques de la calle Guadalaviar, en el borde del río. Como es conocido, València forma parte de la «Red de ciudades libres de glifosato», lo que supone que el consistorio no utiliza herbicidas que contengan este componente cancerígeno.

 De este modo, el Ayuntamiento utiliza métodos no contaminantes en el entorno de escuelas, colegios, parques públicos y viales, con el objetivo de no dañar la salud de las personas ni del medio ambiente. Por este motivo, se han intensificado las tareas de desbrozado de los alcorques con un equipo específico que se dedicará a esta labor. Los trabajos han comenzado en la calle Guadalaviar, que recorre la orilla del río entre la zona de Pont de Fusta y la Saïdia.

 «Desde que la OMS clasificó el glifosato como probable cancerígeno para los seres humanos en marzo de 2015, el número de municipios que ha vetado el uso del herbicida se ha disparado. Pleno a pleno, los ayuntamientos han ido poniendo barreras a la aplicación del producto, usado de forma extendida para eliminar las malas hierbas en el mantenimiento de espacios públicos como parques, jardines o colegios», ha asegurado la concejala de Parques y Jardines, Pilar Soriano.

 Así, València forma parte junto a ciudades como Madrid, Barcelona, Tarragona o Zaragoza de la «Red de ciudades libres de glifosato». Del mismo modo, varias ciudades de la Comunitat Valenciana también utilizan alternativas más saludables en el mantenimiento de la jardinería, como Alzira, Xirivella, Onda y Castelló. En el año 2023, estará prohibida la utilización del glifosato en toda Europa.

 «Desde el Ayuntamiento apostamos por un modelo de jardinería respetuoso con el medio ambiente. Varios estudios han señalado que el glifosato puede resultar tóxico para los polinizadores, un motivo más para evitar su uso. Desde el consistorio estamos haciendo políticas activas en favor de las abejas urbanas y esto va en esa dirección también», ha añadido la concejala Pilar Soriano.

 

UNA VALENCIA MÁS VERDE

 Por otra parte, ya está en marcha la licitación para ejecutar las obras del proyecto «Una València más verde, reposición de arbolado en alcorques vacíos en el término municipal de la ciudad de València», a través del que se repondrán 3.274 alcorques vacíos que existen en el viario urbano, mediante la plantación de 86 especies diferentes. La obra cuenta con un presupuesto final de 2.082.352,89 €.

 

«Plantaremos árboles por toda la ciudad tal como demandaba la ciudadanía a través de la iniciativa de los presupuestos participativos», ha asegurado Soriano. Además, ha afirmado que «la ejecución del proyecto está dividido en cinco lotes, agrupados por distritos y con un presupuesto equilibrado, debido al tamaño de la obra y de la necesidad de ajustarla al periodo de parada vegetativa de la mayoría de los ejemplares».

AFIRMACIONES Y ACLARACIONES DE AEPLA SOBRE LA NOTICIA

 afirmaciones que debemos aclarar: “València forma parte de la «Red de ciudades libres de glifosato», lo que supone que el consistorio no utiliza herbicidas que contengan este componente cancerígeno”.

Desde AEPLA nos gustaría aclarar que querer calificar a glifosato como un producto cancerígeno se fundamenta en la clasificación realizada por la IARC, una agencia de la OMS que no es una Autoridad reguladora y no realizó estudios independientes. La IARC no es además la voz de la OMS. Esta agencia califica peligros, no riesgos basados en la exposición o consumo, de todo tipo de productos y actividades. Así, el glifosato está clasificado según la IARC en la misma categoría 2A que la carne no procesada, ser peluquero, el café o ser cocinero de frituras. Es importante resaltar que el grupo de expertos independientes en evaluación de residuos para alimentación y medio ambiente, JMPR (por sus siglas en inglés), e integrado por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y la OMS, publicó la conclusión de que el glifosato presenta una toxicidad aguda muy baja, no está asociado con efectos genotóxicos y es improbable que suponga un riesgo carcinogénico para los seres humanos. Además, los informes de investigación de Reuters (aquí y aquí) y el Times (aquí) han descubierto que, en relación a la clasificación del glifosato, los miembros de la IARC ocultaron evidencias científicas importantes, eliminaron las conclusiones de estudios clave y se alinearon estrechamente con abogados litigantes en los EE. UU. Queremos recalcar que todas las Autoridades reguladoras mencionadas en esta carta han determinado que el glifosato es seguro si se emplea conforme a las indicaciones de uso. Ninguna Autoridad reguladora en el mundo, que son quienes tienen las competencias para evaluar el riesgo de los productos fitosanitarios, ha clasificado a glifosato como cancerígeno.

Además, es importante destacar que la Comisión Europea aprobó la renovación de la autorización del herbicida por un periodo de cinco años a partir de diciembre de 2017, y que se fundamenta en la clasificación y evaluación favorable de las Autoridades y Agencias competentes europeas (EFSA y ECHA), junto con otros organismos, tanto reguladores como científicos. Entre ellas destacan también las autoridades reguladoras de Estados UnidosCanadáJapónAustralia y Nueva Zelanda. Todos ellos coinciden en señalar que no hay evidencia de toxicidad ni tampoco riesgo para la salud humana y animal. Las autoridades reguladoras tienen en consideración todos los estudios disponibles, esto, es lo que les lleva a realizar sus evaluaciones científicas.

De igual modo cabe añadir que el glifosato es un herbicida empleado con seguridad y de forma sostenible desde hace más de 40 años para controlar las malas hierbas no deseadas en los cultivos o en las vías e infraestructuras públicas y de transporte. Se trata de un producto inocuo si se utiliza conforme a las indicaciones de las etiquetas de los productos formulados a base de esta sustancia activa, etiquetas que han sido aprobadas por las Autoridades competentes.

Concluyendo, nos gustaría resaltar que la eficacia y eficiencia en costes del uso de glifosato, frente a métodos alternativos (químicos y mecánicos o manuales), para el control de las malas hierbas en las infraestructuras urbanas y de transporte, está quedando de manifiesto en localidades donde ha dejado de ser utilizado sin seguir un criterio científico. Ejemplos de ello son los casos de Galicia,  Gavá (Barcelona) o Lugo.

En este sentido, un reciente estudio realizado por Oxford Economics sobre el impacto económico de la prohibición de glifosato puso de manifiesto que aplicar métodos alternativos al uso de glifosato en el ámbito de los usos no agrícolas -por ejemplo, el uso de métodos térmicos- tendría un coste diez veces mayor que el uso de glifosato y, además, el equipamiento necesario supondría un incremento del combustible necesario, de manera que tendría un mayor impacto medioambiental y sería más contaminante.

La opción de no eliminar las malas hierbas también es una alternativa con consecuencias muy negativas. Así, el inadecuado control de las malas hierbas de las ciudades y carreteras puede generar plagas, suciedad, insalubridad, riesgo de incendios o peligro en las vías de tránsito. Encontramos ejemplos en ciudades como Madrid, Sevilla o Talavera de la Reina que restringieron el uso del herbicida glifosato y ahora sufren las consecuencias de las malas hierbas.

 
 

 

Valencia Noticias , noticias de Valencia, Periódico digital con las noticias de Valencia, Alicante, Castellón, última hora, deportes, ocio, política, economía y blogs.

Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderloTe necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo  libre e independiente. Haz un donativo Contacto vlc @ valencianoticias.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.