¿El azúcar hace los niños hiperactivos? Mitos de la medicina

44688_interes-general
image-863
Fiestas de cumpleaños y el pavor a causa de los pasteles y las bebidas, que efecto tendran en su hijo? La evidencia demuestra esta realidad afecta el comportamiento de los padres, no a los niños.

Muchos de nosotros hemos visto que los niños llegan a una fiesta como razonables los seres humanos, educados, comen grandes cantidades de tortas y dulces y luego se transforman en sobreexcitados diablillos y sobre-energéticos – Entonces, ¿cómo explicar esto?

Si alguna vez has estado en la fiesta de cumpleaños de niños y se dio cuenta cómo se desgarran por la sala, cada vez más y más excitados al largo del tiempo, usted probablemente ha oído hablar también de una observación de adultos que el comportamiento cada vez más ruidoso se debe a la cantidad de azúcar que han consumido. En un intento de responsabilizar a las partes más tranquilas, más relajantes, algunos padres la celebración de eventos sin azúcar, el intercambio de hadas tortas y bebidas gaseosas para hummus, sándwiches y agua.

La idea de que el azúcar afecta el comportamiento general se cree y hay varias hipótesis que intentan explicar cómo, incluyendo algunos niños pueden tener una reacción alérgica al azúcar refinado, o tienen patrones anormales de los niveles de glucosa en la sangre.

Sin embargo, la evidencia de un vínculo entre el consumo de azúcar y la hiperactividad es sorprendentemente baja. El estudio más completo es un meta-análisis llevado a cabo en 1995, donde los autores buscaron los estudios mejor diseñados sobre el tema, combinar los datos y re-analizaron. Hay dos tipos principales de investigación: algunos estudios dieron a los niños ya sea sacarosa o un edulcorante artificial, tales como aspartame, y luego vigilaran su comportamiento posterior, sin que los hijos o padres sabian si comían azúcar real, mientras que otros se centran en los niños con diagnóstico de déficit de atención hiperactividad (TDAH), o alguna otra condición para ver si el azúcar les afecta particularmente.

Entre ellos, los estudios cubren los rangos de edad de dos a treinta y estaban bien diseñados, aunque bastante pequeño. Todos menos uno de los estudios dieciséis tenían menos de cincuenta participantes y uno tenía sólo cinco años. Sin embargo, los resultados del meta-análisis fueron claros: el azúcar no se pudo demostrar en afectar el comportamiento o el rendimiento cognitivo.

El consumo de azúcar es malo incluso en cantidades ‘seguras’

El azúcar añadido se encuentra en innumerables productos alimenticios. Si echa un vistazo a la etiqueta nutricional de los alimentos procesados, detectará un nivel nada despreciable de esta sustancia: zumos artificiales, bebidas carbonatadas, batidos, cereales, pan industrial, caldo de verduras…

Por este motivo, tal vez seamos poco conscientes de la cantidad de azúcares refinados que tomamos a lo largo del día y del daño que esto puede causar en nuestra salud. Según los datos de un estudio realizado en ratones, el consumo moderado de azúcar, como el que se da al tomar tres latas de refrescos azucarados al día, se relaciona con una mayor mortalidad y una menor fecundidad.

No es la primera vez que se habla de los daños del azúcar sobre la salud. Sin embargo, hasta ahora los estudios que se habían realizado en animales habían evaluado la ingesta de niveles muy altos de esta sustancia y su impacto sobre el organismo. La novedad que presenta ahora la revista ‘Nature Communications’, lugar donde se ha publicado este trabajo, es que no hace falta consumir cantidades excesivas de azúcares añadidos para que se empiecen a notar daños en la salud, por lo menos así lo han constatado en ratones.

“Nuestros resultados ofrecen evidencia de que consumir azúcar a niveles actualmente considerados seguros ejerce un impacto espectacular en la salud de los mamíferos”, explican los investigadores del estudio de varias universidades estadounidenses.

Tal y como asegura Wayne Potts, profesor de Biología de la Universidad de Utah (EEUU) y uno de los autores de esta investigación, “el trabajo demuestra los efectos adversos del azúcar añadido en niveles relevantes para el humano”. Y reconoce que él mismo ha reducido “la ingesta de azúcar refinado y he animado a mi familia a que haga lo mismo”. Porque, según explica, los nuevos test han mostrado que una dieta con un 25% de azúcar añadida (un 12,5% de dextrosa -el nombre industrial de la glucosa- y un 12,5% de fructosa) es tan perjudicial para la salud de los ratones como ser descendiente de primos hermanos.

Incluso los ratones que no llegaban a estar obesos y mostraban pocas alteraciones metabólicas “murieron con más frecuencia y tendían a tener menos descendencia”, explica el primer autor de este trabajo, James Ruff, quien recientemente ha terminado su doctorado en la Universidad de Utah. “Hemos demostrado que unos niveles de azúcar consumidos habitualmente por la población -y que son considerados seguros por las agencias reguladoras- deterioran la salud de los ratones”.

El experimento

El estudio, financiado por los Institutos Nacionales de Salud y la Fundación Nacional de la Ciencia de EEUU, se llevó a cabo en recintos denominados ‘graneros’ con una superficie de 377 metros cuadrados y muros de tres metros de altura que simulaban las situaciones que se dan en el hábital real de los roedores en cuanto a competición con otros por el territorio o por los sitios de anidación.

A partir de la semana 26 de vida de los ratones, se les ofreció una dieta (una mezcla de trigo, maíz y soja) en la que el 25% de las calorías procedía de azúcares añadidos, lo que equivale a la cantidad que puede consumir una persona con una dieta normal si toma diariamente tres latas de refrescos azucarados. Un grupo control recibió una comida a base de almidón de maíz. “Es una prueba sensible para conocer la disminución de la salud y el vigor”, señala en una nota de prensa Potts.

Lo que comprobaron estos investigadores fue que 32 semanas después, el 35% de las hembras alimentadas con una cantidad extra de azúcar había muerto, el doble de las que fallecieron en el grupo control. Sin embargo, no encontraron ninguna variación en la mortalidad de los machos. En cambio, se comprobó que los ratones que habían tomado una dieta rica en azúcares eran menos competitivos y tuvieron una tasa de descendencia un 25% menor.

“Te puedes preguntar por qué no se ha descubierto esto hace 20 años. La respuesta es que hasta ahora, no teníamos un test funcional, amplio y sensible para escanear las potenciales sustancias tóxicas que están siendo puestas en el entorno o en nuestros fármacos o alimentos”, concluye Potts quien asegura que el método utilizado en este estudio puede ser útil para evaluar el efecto de otras sustancias en el organismo.

El consumo de azúcar se ha triplicado en los últimos 50 años en EEUU, sobre todo el que procede del jarabe de maíz, utilizado para endulzar bebidas, salsas y otros productos industriales. Aunque en España la ingesta de esta sustancia es mucho menor, en los últimos años su consumo ha aumentado un 20%, según datos de un estudio de la Universidad Autónoma de Barcelona. Un dato preocupante para muchos expertos ya que tanto la obesidad como las enfermedades relacionadas con el sobrepeso están aumentando en nuestro país, sobre todo entre la población infantil donde el 26% tiene exceso de peso y un 19% está obeso. De hecho, los pediatras ya advierten de un futuro aumento de la diabetes tipo 2 en niños.

 

Articulo de medicalpress.es

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.