BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90

El primer reglamento del foot-ball editado en Valencia. Un árbitro llamado referce

Ya es bastante sabido que con motivo de la Exposición Regional Valenciana de 1909 se organizó un “Concurso de Juegos Atléticos” que incluía un nuevo deporte: el foot-ball.

Es sin duda la primera vez que apareció un reglamento de este tipo en nuestra ciudad, así como la perfecta delineación de un terreno de juego.

Lo que no es tan conocido es que para la ocasión se imprimieron unos pequeños folletos de la práctica del juego y las reglas que debían acogerse los jugadores. Este reglamento iría destinado a jugadores, árbitros y jueces que formaban la comisión de los Juegos Atléticos, por lo que se debieron imprimir muy pocos ejemplares. Se trataba de una publicación, de seis páginas sin numerar, impresa en el taller “Artes Gráficas” de Valencia. Entre el texto se incluía un pequeño croquis de un campo de foot-ball. Es sin duda la primera vez que apareció un reglamento de este tipo en nuestra ciudad, así como la perfecta delineación de un terreno de juego.

Construcción de la Gran pista y campo de fútbol. Exposición Regional de 1909

Construcción de la Gran pista y campo de fútbol. Exposición Regional de 1909. A. P. R. S.

Reglamento del foot-ball. 1909

Reglamento del foot-ball. 1909. A. P. R. S.

Han pasado más de cien años y las principales reglas continúan vigentes: en el juego tomarían parte 22 jugadores divididos en dos bandos. La duración del encuentro -salvo mutuo convenio- era de 90 minutos dividido en dos tiempos y un descanso entre ambos de dos a tres minutos a juicio del árbitro. Los penaltis se debían de lanzar desde los once metros estando todos los jugadores detrás del que tira el castigo.

Este reglamento contemplaba la táctica a seguir; se debían de situar los jugadores de la siguiente forma: un portero, dos defensas, tres medios y cinco delanteros, lo que resultaba un 2-3-5, composición hecha para marcar cuantos más goles posibles, pero muy alejada de la táctica del fútbol actual.

Este reglamento contemplaba la táctica a seguir; se debían de situar los jugadores de la siguiente forma: un portero, dos defensas, tres medios y cinco delanteros

Se empleaban títulos ingleses: goal, penalty, off-side… tan vigentes hoy en día. Nos llama la atención que al juez o árbitro del encuentro se le denominase referce, al que se le daba la máxima autoridad diciendo que su fallo era inapelable.

 …al juez o árbitro del encuentro se le denominase referce, al que se le daba la máxima autoridad diciendo que su fallo era inapelable.

Muy escueto este reglamento pero bastante claro en las reglas principales del juego, si tenemos en cuenta que se trataba de las primeras prácticas de un foot-ball que aún no despertaba entusiasmo.

El Club Valenciano de 1909. A. P. R. S.

El Club Valenciano de 1909. A. P. R. S.

La Gran Pista de la Exposición fue testigo de estos encuentros. La representación valenciana estaba compuesta de varios jugadores que militaban en equipos de aficionados. A este “once” llamado “Club Valenciano”, vestía con camisetas y pantalones blancos. Fútbol como sport atlético sin el actual poder económico de los clubes que marcan las diferencias y las victorias.

A. P. R. S. = Archivo Privado de Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

4 Responses to "El primer reglamento del foot-ball editado en Valencia. Un árbitro llamado referce"

  1. Julio Cob  18 de noviembre de 2014 at 20:36

    Es sorprendente que superado un siglo, las reglas básicas del fútbol sean prácticamente las mismas: tiempo de juego, número de jugadores, pena máxima a los once metros y el uso de unos barbarismos que con su pulido a la española siguen siendo los mismos. Las ciencias adelantan que es una barbaridad, pero en esta ocasión el tiempo se detiene, salvo que con la llegada del AVE quienes tienen la fortuna de auparse a su lujo, compiten en una especia de galaxia que parece ser de otro mundo. Bueno, ahora les llamamos árbitros y antes referce, en algo sí que hemos cambiado.

    Rafael Solaz, enriqueciéndonos, nos habla de aquellos reglamentos que contribuyeron con su presencia a que el darle patadas de polvo al balón, haya llegado a practicarse en alfombras de terciopelo. Y nos traslada una vez más a 1909, año de magias, donde la industria junto al comercio enfrentados al ocio, iniciaron gran partido que por lo visto es interminable.

    Responder
  2. Juan Antonio  19 de noviembre de 2014 at 09:05

    Interesante artículo, aunque el nombre del arbitro es Referee, el portero era goalkeeper y el fuera de juego off-side (que de pequeño deciamos orsay).

    Responder
  3. Rafael Solaz  19 de noviembre de 2014 at 15:38

    En el reglamento pone “referce” para referirse al árbitro. Tal vez un error en la traducción

    Responder
  4. Javier Luna  19 de noviembre de 2014 at 23:40

    Pasión, entusiasmo, un punto o más de locura y todo ello por el fútbol. Aficionados/as o no al mismo, difícil es sustraerse al grado de influencia que ha ido adquieriendo a lo largo de los años y su transcendencia en los diferentes ámbitos de la sociedad de entonces y de ahora, pero también debe ser reconocido el hecho de una imprescindible actualización de las reglas que rigen el juego para mantenerlo en el nivel de un deporte competitivo, apasionante y apasionado, pero sobre todo justo.
    Y Rafael Solaz nos lo hace ver, jugando limpio como siempre, de manera que seamos capaces de aplicar las reglas que nos ayudan a ser respetuosos y honestos en el deporte en particular y en la vida en general. ¡ Casi nada y, en realidad, casi todo !.

    Responder

Leave a Reply to Juan Antonio Cancel Reply

Your email address will not be published.