Diez mil muertos, cadáveres aplastados por los blindados y manifestantes rematados con bayonetas por el ejército chino, es el relato macabro revelado veintiocho años después por un archivo británico sobre la represión de Tiananmen en junio de 1989 en Pekín.

“La estimación mínima de los civiles muertos es de 10.000”, concluye un telegrama secretoenviado el 5 de junio de 1989 por Alan Donald, embajador de Reino Unido en Pekín, a su gobierno al día siguiente de la sangrienta represión de siete semanas de manifestaciones por la democracia en China.

Este documento de los Archivos Nacionales británicos, publicado más de 28 años después de los hechos, pudo ser consultado por la AFP.