Berlín: de escenario de la Guerra Fría a paraíso de las start-ups tecnológicas

Valencia Noticias | Redacción.- Pocas ciudades del mundo han experimentado una evolución tan profunda y sorprendente en las últimas décadas como Berlín. Para nuestros padres y abuelos, la capital alemana ha quedado en el recuerdo como escenario de los más intrigantes episodios de la Guerra Fría. A los que tuvimos la suerte de visitarla en los años inmediatamente posteriores a la caída del Muro –y ahora pasamos de los cuarenta- lo que se nos viene a la mente al pensar en Berlín son imágenes de artistas alternativos, músicos callejeros, okupas y gente estrafalaria de la escena techno. Pero para los millennials, la capital alemana significa algo bien diferente: la meca de las empresas tecnológicas de nueva creación, el hábitat ideal para poner en marcha una start-up, o dicho de una forma algo pretenciosa pero bastante atinada: el nuevo Silicon Valley a esta orilla del Atlántico.

Berlin

La receta del éxito

Berlín no es una ciudad bonita. No en el sentido en el que lo son París, Viena o Florencia. Pero es una ciudad fascinante en la que se mezclan la solemne arquitectura imperial con bloques de hormigón soviético y los ultramodernos edificios de acero y vidrio que han brotado desde la reunificación de Alemania. La afluencia de artistas tras la disolución de la RDA, los bajos alquileres y el asequible coste de la vida, así como ese carácter algo canalla y libertino que Berlín siempre ha conservado pese a sus múltiples avatares, han convertido a la capital germana en la tercera ciudad más visitada de Europa. Y muchos de sus visitantes llegan para quedarse, pues parece gozar de los ingredientes perfectos para convertirse en un auténtico hub de las nuevas tecnologías: creatividad, atmósfera multicultural, precios muy atractivos para los jóvenes emprendedores y programas públicos para el fomento de iniciativas empresariales envidiablemente bien gestionados. El resultado es esta nueva Berlín, base de operaciones para miles de negocios emergentes que florecen en los fértiles campos aún vírgenes de la World Wide Web.

Zal3

Modelos consolidados

El caldo de cultivo de la capital alemana ha dado como resultado algunos de los modelos de negocio más exitosos del panorama digital actual. Zalando es uno de los mejores ejemplos. Fundada en 2008 por Robert Gentz y David Schneider con financiación de una célebre “aceleradora de start-ups” berlinesa (Rocket Internet, la sociedad inversora de los hermanos Samwer), en sólo 9 años se ha convertido en uno de los principales portales de comercio electrónico del continente. En la actualidad cuenta con 12.000 empleados y factura más de 3.600 millones de euros. Tal es su proyección, que desde 2014 cotiza en la bolsa de Frankfurt. Otra firma berlinesa sólidamente establecida es Affinitas, la empresa detrás de eDarling, el portal de búsqueda de pareja más visitado en España y uno de los principales en Europa. Los ejemplos abundan en los más diversos sectores de la economía digital: la plataforma de música SoundCloud, la red social para investigadores ResearchGate, EyeEm, centrada en la distribución y edición fotográficas, la innovadora banca móvil de N26, y un sinfín de otras empresas que basan su negocio en plataformas online.

Zal4

Rebosante de historia y cultura, cosmopolita como pocas e insólitamente barata para tratarse de una gran capital europea, Berlín está logrando atraer enormes cantidades de talento. Su objetivo, cercano a cumplirse si no ya consumado, es convertirse en referencia mundial como granero de innovación y plataforma de despegue para nuevos negocios.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.