El vicepresidente de Disney, Thomas O. Staggs, anunció que la empresa presentará en 2018 su primera película con una princesa homosexual.

Es la primera vez en la historia de la empresa cinematográfica que se incluye a un personaje gay, desde siempre se ha caracterizado por representar modelos de familia que promueven una visión conservadora de los géneros, visión que hoy está más obsoleta que nunca y que deja afuera a toda una comunidad que no se identifica con los roles heterosexuales de sociedad y de modelo familiar.

Desde hace unos años, los colectivos LGTBI han ejercido presión contra los productores de la factoría Disney, instándoles a representar en sus películas modelos de familia alternativos y las diferentes orientaciones sexuales e identidades de género que conforman la sociedad.

Pero hoy las peticiones parecen haber sido escuchadas y la compañía del ratón Mickey anuncia que su un nuevo largometraje, en el que su “princesa” protagonista, no se enamorará de un príncipe azul, sino que de otra mujer.

La libre elección de la orientación sexual y la identidad de género es una de las banderas por las que lucha la comunidad homosexual en todo el mundo, a pesar de que, inclusive en el 2017, existen culturas y naciones que condenan este tipo vínculos.No hay confirmación de cuál será el personaje en cuestión, si bien existen rumores de que la secuela de Frozen descubrirá el lado amoroso de Elsa. Disney por primera vez contará en sus historias infantiles que el amor no tiene una única forma.