banner-728x90 (1)

El informe final del accidente del Bell 407 en Teruel ratifica que la causa fue un fallo mecánico

fotografa-del6 fallecidos y un herido grave fue el resultado del siniestro del Bell cuando iban a sofocar un incendio forestal. El Diario de Teruel informa ampliamente….

sobre el resultado de la causa abierta en la vía judicial.

“El Juzgado nº 2 considera que revalida el provisional y que no hay motivo para reabrir la causa. El informe técnico final sobre el accidente del helicóptero Bell 407 que se estrelló en marzo de 2011 en Villastar, con el resultado de seis muertos y un herido grave de la brigada forestal de Alcorisa que se dirigía a sofocar un incendio, ratifica que la causa fue un fallo mecánico por el bloqueo de uno de los servoactuadores de la aeronave.

El informe técnico final sobre el accidente del helicóptero Bell 407 que se estrelló en marzo de 2011 en Villastar, con el resultado de seis muertos y un herido grave de la brigada forestal de Alcorisa que se dirigía a sofocar un incendio, ratifica que la causa fue un fallo mecánico por el bloqueo de uno de los servoactuadores de la aeronave. Este documento estaba pendiente de publicación desde que la comisión investigadora emitiera una declaración provisional en la que ya apuntaba ese motivo como la causa del siniestro, lo que llevó al Juzgado de Instrucción número 2 de Teruel a archivar provisionalmente la causa abierta en su día.

El informe técnico, que acaba de ser publicado en la página web de la Comisión de Investigación de Accidentes e Incidentes de Aviación Civil (CIAIC) del Ministerio de Fomento, ratifica los argumentos que había esgrimido en los anteriores documentos provisionales publicados, aunque detalla todo el proceso que se ha llevado a cabo durante la investigación y hace unas recomendaciones a las empresas fabricantes para evitar que vuelva a producirse un siniestro similar.

El Juzgado de Primera Instancia e Instrucción número 2 de Teruel, que ordenó el sobreseimiento de la causa a principios del año pasado y que fue ratificado por la Audiencia Provincial, considera que el informe final se ratifica en los emitidos hasta la fecha. El titular del juzgado indicó ayer que no hay motivo para reabrir la causa.

En los autos de sobreseimiento se indicó que las muertes de seis de los siete ocupantes del helicóptero fueron accidentales, que aun siendo trágicas, no había indicios de un delito penal, ya que el informe apuntaba a un fallo mecánico como el causante del siniestro.

El archivo de estas diligencias está recurrido ante el Tribunal Constitucional, si bien el mismo todavía no se ha pronunciado sobre si lo acepta a trámite. Quien presentó el recurso fue José Vicente Gracia, abogado de los familiares de una de las víctimas.

El letrado indicó ayer que tiene que estudiar en profundidad el informe técnico de la CIAIAC y hacer una serie de consultas, puesto que el documento de la comisión es de gran complejidad técnica, antes de pronunciarse sobre si piensa solicitar la reapertura del caso en el juzgado o no. La reapertura de un caso archivado provisionalmente puede hacerse de oficio o a petición de alguna de las partes.

El informe técnico final del accidente concluye, tal como se había indicado ya en su día, que la causa fue el fallo de un servoactuador cuyo mecanismo no se encontraba correctamente ajustado cuando se sustituyó por el original de la aeronave.

Servoactuadores

Los servoactuadores son un mecanismo que facilita la maniobrabilidad del helicóptero. Son los que permiten la navegabilidad de la aeronave. El modelo accidentado contaba con cuatro mecanismos de este tipo, uno para el control de las palas del rotor principal, dos para los movimientos laterales y longitudinales, y un cuarto, en la cola, que permite girar sobre el eje vertical.

Los tres primeros son idénticos, según explica el informe, y del análisis de las piezas realizado por la comisión, tal como había apuntado en los anteriores documentos emitidos, dos funcionaban correctamente pero el tercero, el encargado del movimiento lateral de la aeronave, estaba bloqueado y tenía su mecanismo interior desajustado.

El informe, cuyo contenido es muy técnico, explica todas las verificaciones en laboratorio y las pruebas que se han realizado con los servoactuadores en diferentes instalaciones. En las mismas se comprobó que al ajustar correctamente las piezas (tuerca y eje) del servoactuador que estaba bloqueado, el mismo funcionaba adecuadamente.

El servoactuador fue suministrado por la empesa HR Textron a la fabricante del helicóptero, Bell Helicopter, que a su vez envió la pieza a Inaer, la empresa que gestionaba el helicóptero, para su instalación.

Las recomendaciones sobre seguridad operacional que hace el informe están dirigidas a HR Textron y Bell Helicopter, así como a Transport Canadá, organismo oficial en dicho país encargado de las políticas de transporte aéreo y su regulación.

Cuando uno de estos servoactuadores se agarrota, el mismo permanece sin posibilidad de movimiento alguno, que es lo que provocó el accidente cuando el helicóptero se aproximaba a la zona donde la brigada forestal acudía a extinguir un incendio.

La comisión de investigación concluye en su informe que el helicóptero se encontraba realizando una maniobra de emergencia por fallo del sistema hidráulico, ajustándose a las instrucciones indicadas en el manual de operaciones.

Maniobra de emergencia

De acuerdo con el análisis realizado por los técnicos que han investigado el accidente, el piloto realizaba esa maniobra de emergencia al detectar la avería por la dureza de los mandos, pero tranquilizó a la tripulación. Argumentan los expertos que en el último tramo que realizó la aeronave, de aproximadamente 70 metros, sobrevino un cambio brusco, prácticamente perpendicular de su trayectoria hacia la izquierda.

Indica el informe que “la posición extendida y agarrotada en que se encontraba el pistón del servoactuador lateral izquierdo, implicó la modificación de la situación del plano del rotor principal inclinándolo hacia la izquierda y como consecuencia el desplazamiento lateral hacia ese mismo lado del helicóptero. Esto explicaría el desplazamiento brusco experimentado por la aeronave en el tramo final de su trayectoria justo antes del impacto”.

Como causa del accidente, la CIAIAC establece en sus conclusiones que “el accidente sobrevino como consecuencia de la pérdida de control de la aeronave, al quedarse inmovilizado en posición extendido, el pistón correspondiente del servoactuador hidráulico que controla el paso cíclico situado en el lado izquierdo en el sentido del avance”.

Añade el documento que “ello fue debido al progresivo desajuste del mecanismo de control de actuación del servoactuador motivado por un inadecuado blocaje de sus componentes, como consecuencia de la no cumplimentación del Boletín de Servicio ABS 407-05-70”.

Ese boletín señalaba que existía la posibilidad de que en el servoactuador fabricado por HR Textron, el eje de sistema de ajuste del servo estuviese suelto, por lo que se tenía que ajustar y al hacerlo dejar constancia de ello en una placa de este componente, lo que no figuraba en el helicóptero siniestrado, indicativo de que no se hizo así.

Recomendaciones a los fabricantes

La CIAIAC hace cuatro recomendaciones sobre seguridad operacional al final de su informe. Están dirigidas al fabricante del servoactuador cuyo fallo mecánico causó el accidente, la americana HR Textron, a la que recomienda que revise y refuerce sus sistemas de producción y control de manera que garantice la calidad de sus productos.

También lo hace al fabricante del helicóptero, Bell Helicopter, de la misma nacionalidad, para que refuerce su sistema de calidad y adapte convenientemente sus sistemas de control de manera que garanticen la calidad de los productos suministrados por sus proveedores.

Por último se recomienda a Transport Canada, organismo responsable de la aeronavegabilidad en dicho país, a que establezca las medidas necesarias orientadas a conseguir que los procedimientos de Bell Helicopter garanticen un control total de la calidad de sus equipos, y a que revise sus criterios de evaluación y valoración para la determinación de emisión de directivas de aeronavegabilidad. La recomendación se hace a este organismo porque el diseño de esta aeronave se hizo en Canadá.

Fuente: Diario de Teruel

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.