La CUP frustra la mayoría absoluta con una abstención decidida ‘in extremis’

4534987Rtve Jordi Turull no ha obtenido la mayoría absoluta necesaria para ser investido president de Cataluña en la primera votación del Parlament celebrada este jueves. La CUP, cuyos cuatro votos eran absolutamente cruciales y necesarios, finalmente se ha decantado por la abstención, tumbando las aspiraciones del exconseller de Presidencia de salir elegido a la primera.

El candidato ha sido apoyado por 64 diputados de Junts per Catalunya y ERC, frente a los 65 votos en contra de Ciudadanos, PSC, Catalunya en Comú y PPC.

Los diputados Carles Puigdemont y Toni Comín, huidos en Bruselas, no han podido votar y tampoco lo podrán hacer en la siguiente votación, prevista para el sábado, en la que Turull necesitaría la mayoría simple para ser investido. Si la CUP no cambia el voto de, por lo menos, dos de sus diputados, la investidura del exconseller de Presidencia será fallida.

No parece que vayan a hacerlo ya que los anticapitalistas han advertido de que su formación da por acabadas las “alianzas” y pasan a la oposición, aunque Turull les ha pedido un esfuerzo para llegar a un acuerdo de cara a esa segunda vuelta.

La CUP ha mantenido la tensión hasta el final y, minutos antes del pleno, ha anunciado que mantenían la abstención, que ha caído como un jarro de agua fría en las filas del resto de fuerzas soberanistas.

Fracasa su primera opción de investidura

Turull no ha conseguido así su objetivo de presentarse este viernes en el Tribunal Supremo como el 131º presidente electo de la Generalitat a una vistilla de la que podría salir procesado y camino de la cárcel, lo que supondría la suspensión de sus funciones como diputado, en virtud de la Ley de Enjuiciamiento Criminal, una vez que el auto de procesamiento sea firme, tras los recursos.

Si Turull es encarcelado vuelve la incertidumbre, siempre presente en el escenario catalán, ante la celebración de la segunda y definitiva sesión del pleno de investidura dentro de las reglamentarias 48 horas. Lo único cierto a esta hora: se mantiene el periodo interregno en Cataluña, sin president, y empieza a correr un tiempo hasta ahora paralizado.

Así, las fuerzas independentistas tienen margen hasta el 22 de mayo para pactar una nueva investidura y evitar así una repetición de las elecciones, que apunta a mediados de julio.

Fue precisamente la citación judicial de Pablo Llarena, conocida este miércoles, la que desencalló de forma abrupta las complicadas negociaciones para la investidura que se han alargado durante meses. Todo apuntaba a que se celebraría durante la Semana Santa, pero el anuncio de procesamiento llegó como un tsunami al Parlament y JxCat y ERC pactaron este pleno en un claro pulso al Estado.

En una sesión plenaria de cinco horas, tranquila y con los ánimos calmados, poco habitual en las últimas citas convulsas del Parlament, se ha vuelto a evidenciar la política de bloques que mantiene dividida en dos a Cataluña. En este caso, la abstención de la CUP ha propiciado la derrota del bando secesionista- que ha vuelto a lucir los lazos amarilos en los escaños de los diputados presos o huidos.

Turull emplaza al Gobierno y al rey a “dialogar” sin mencionar la república

El candidato de JxCat, plan C tras Carles Puigdemont y Jordi Sànchez, ha destacado, en un discurso de cerca una hora, que prefiere “asumir el riesgo de ser víctima de injusticias” que “desentenderse” en un “momento de encrucijada”. “Prefiero asumir el riesgo que agachar la cabeza“, ha dicho nada más arrancar su intervención.

Turull, que estuvo preso un mes en Estremera (Madrid) y fue puesto en libertad bajo fianza de 100.000 euros tras comprometerse con el “marco constitucional”, ha ofrecido diálogo al rey y al Gobierno para tratar de resolver el conflicto político en Cataluña. En este punto, ha dicho que diálogo “no quiere decir debilidad ni renuncia” y ha lamentado que el Estado “hasta ahora no ha querido ni escuchar” y ha respondido con “amenazas”, “represión” y “menosprecio” al independentismo.

Para todos los públicos

En una intervención muy poco apasionada, en la que no ha hecho referencia alguna al proyecto de construcción de la república catalana, sí ha mencionado el referéndum ilegal del 1-O al afirmar que en aquella jornada “los independentistas vencieron en las urnas” y ahora toca “corresponder”.

Podía no haber aceptado teniendo en cuenta cómo las gastan, pero en las responsabilidades hay que estar a las duras y a las maduras”, ha señalado, para resaltar que su máxima es “servir a Cataluña”. Precisamente este mismo jueves, la Guardia Civil ha apuntado en un informe que Turull fue “extraordinariamente relevante” en el ‘procés’.

En un discurso pronunciado casi en su totalidad en catalán- ha utilizado también el castellano y el aranés unos minutos- el presidenciable ha llamado a la unidad del soberanismo para “deshacerse de las garras del 155“. Lo ha hecho sin mencionar a la CUP, en manos de quien está ahora mismo su candidatura, para emplazar a los grupos independentistas a ser “dignos del presente”.

ERC: “La república es la única opción”

Por su parte, el portavoz de ERC, Sergi Sabrià, ha arrancado su defensa a la investidura de Turull diciendo: “Hoy aquí no debería hablar yo, sino Oriol Junqueras”. A continuación, ha lamentado que Cataluña esté en “estado de excepción” y que se haya retrocedido en términos “democráticos”.

Sabrià ha intervenido en lugar de la presidenta del grupo, Marta Rovira– citada también este viernes en el Supremo- y que junto con las diputadas Carme Forcadell y Dolors Bassa, han anunciado que renuncian al escaño.

El republicano sí se ha referido a la hoja de ruta independentista para señalar que “la república es la única opción” para tener un “país mejor para todos” y, acto seguido, ha añadido que ERC “jamás renunciará a hacer un país mejor”.

Ha urgido a formar un Govern que permita acabar con la aplicación del artículo 155 para avanzar en un camino para el que ha pedido “luces largas” e “inteligencia colectiva” con el fin de ensanchar la base independentista y “superar los bloques”. Y ha calificado como “sincero” el apoyo ofrecido a Turull.

La CUP lo deja claro: “Nuestro candidato es Puigdemont”

Han sido los protagonistas de la jornada, casi más que el propio candidato. En la mano de la CUP estaba acabar, de momento, con el periodo sin presidente, pero su prioridad sigue siendo la independencia y lo han dejado claro: “Nuestro candidato es Puigdemont“.

En su intervención, el diputado Carles Riera ha criticado el “autonomismo de Convergència”- partido embrionario del actual PDeCAT- y ha cargado contra JxCat y ERC por “abandonar la república ganada en la calle” tras el 1-O. “No nos pidan unidad. Ya hemos hecho muchas hojas de ruta y hemos sufrido muchas demoras”, ha contestado directamente a las llamadas realizadas por ambos partidos.

“Invistamos a Puigdemont”, ha reiterado, para destacar que no coinciden con el proyecto político presentado por el bloque soberanista. Riera ha acabado su discurso llamando, como hace habitualmente, a la “unilateralidad” y a la “desobediencia”.

Arrimadas: “Donde han puesto ficción, vamos a poner realismo”

Liderando el bando constitucionalista, la presidenta de Ciutadans y vencedora de las elecciones del 21-D, Inés Arrimadas, ha vuelto a insistir en que la única intención de los independentistas es “seguir enredando” con el ‘procés’ y ha lanzado a Turull: “Usted no puede ser la solución porque es parte del problema”.

No estamos ante un pleno de investidura, es un capítulo más de la novela del procés‘”, ha afirmado la líder naranja, que ha criticado que los independentistas no tienen un proyecto de futuro y que solo ofrecen “incertidumbre, confrontación, lío y más problemas”.

“Si no fuera por su cita de mañana con la justicia por sus graves delitos, usted no estaría hoy aquí”, se ha mostrado convencida. “Donde ustedes han puesto ficción, nosotros vamos a poner realismo; donde ustedes han puesto rupturas, nosotros vamos a poner puentes”, ha espetado Arrimadas a Turull, al que ha llamado varias veces, por error, Puigdemont.

Iceta “tiende la mano” a los independentistas si abandonan la desobediencia

El líder del PSC, Miquel Iceta, ha “tendido la mano” a los independentistas para explorar una “mayoría transversal” si abandonan la “desobediencia” y ha ironizado sobre la “contradicción” de que Turull “quiera el apoyo de la CUP para ser presidente de la Generalitat, pero haga una propuesta de tipo autonomista”.

“Si de verdad hay disposición a hablar en términos diferentes a la anterior legislatura, rehacer el consenso social, pactar políticas públicas e intentar que el país no se rompa, con nosotros pueden contar a cambio de nada, como siempre”, ha dicho directamente al candidato.

Domènech rechaza a la “Convergència de la peor etapa”

Rechazo también el de los ‘comunes’ cuyo líder, Xavier Domènech, cree que Turull “representa a la Convergència de la peor etapa”, “la del 3 por ciento” y “la de los recortes”.

Es evidente que usted no es nuestro candidato“, le ha dicho a Turull, para añadir que la estrategia independentista está “subordinada a una sola realidad: un juez y una sala”, en alusión a la celeridad con la que se ha convocado el pleno.

Albiol cree que ha terminado la “etapa independentista”

El líder del PP catalán, Xavier Albiol, cree que el discurso de Turull ha demostrado que se termina la “etapa independentista”, en relación a la ausencia de referencias a la hoja de ruta independentista por parte del candidato, aunque ha matizado que no termina de creérselo.

“No sé a que Turull he de creer, si al del discurso de investidura de este jueves o al que defendió en los últimos años el proceso secesionista”, se ha preguntado.

Tras las intervenciones de todos los grupos, Turull ha contestado y ha habido contraréplicas de todos los intervinientes, antes de una votación sin ninguna emoción con resultado conocido.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.