La Filmoteca proyectará ‘El clavo’ como homenaje a Amparo Rivelles

Este jueves, 16 de enero a las 19:00 horas, en la sala Luis G. Berlanga de la Filmoteca, se proyectará ‘El clavo’ (1944) de Rafael Gil, con la que se quiere rendir homenaje a la actriz de origen valenciano Amparo Rivelles, fallecida el pasado 7 de noviembre de 2013.

Amparo Rivelles
image-3924
La presentación de la película y el posterior coloquio correrá a cargo de Juan Miguel Company, crítico de cine y profesor de la Universitat de Valencia. Enmarcada dentro del ciclo Básicos Filmoteca, que en su cuarta edición está dedicado a la historia del cine español, ‘El Clavo’ también podrá verse el viernes 17 de enero a las 18 horas. Además de los dos pases de ‘El clavo’, dentro del homenaje de CulturArts a Amparo Rivelles, la Filmoteca ya ha proyectado ‘La duquesa de Benamejí’ (1949), protagonizada también por la actriz y dirigida por otro valenciano, el cineasta Luis Lucia.

Amparo Rivelles nació en Madrid el 11 de febrero de 1925, era hija del actor valenciano Rafael Rivelles y de la actriz María Fernanda Ladrón de Guevara y pertenecía a una familia de larga trayectoria artística. Con catorce años, en 1939 se incorporó profesionalmente a la compañía teatral de su madre y un año después debutó en el cine con ‘Mary Juana’, de Armando Vidal. Al comienzo de la década de 1940, firmó un contrato en exclusiva con la productora Cifesa, interpretando papeles protagonistas en ‘Alma de Dios’, de Ignacio Farrés Iquino; ‘Malvaloca’, de Luis Marquina; ‘Eloísa está debajo de un almendro’, ‘El Clavo’ y ‘La fe’, de Rafael Gil; ‘Eugenia de Montijo’, de José López Rubio o ‘Alba de América’, de Juan de Orduña, que la condujeron rápidamente al éxito y el reconocimiento. Rodó a las órdenes de Orson Welles en la versión española de ‘Mister Arkadin’ y de Tulio Demicheli en ‘La herida luminosa’.

A finales de los cincuenta, se trasladó a América para trabajar en la televisión cubana y estableció su residencia durante veinte años en México, donde hizo teatro y rodó muchas películas y telenovelas. Su regreso a España se produjo en 1979 con la obra ‘Salvar a los delfines’, de Santiago Moncada, siendo ya considerada una de las actrices más prestigiosas del panorama español.

Cartel de un film con Amparo Rivelles
image-3925

Aunque se centró en su carrera teatral, en 1986 consiguió el Premio Goya a la Mejor Actriz, por la película ‘Hay que deshacer la casa’, de José Luis García Sánchez. Con ‘Esquilache’, de Josefina Molina, obtuvo una segunda nominación, esta vez como actriz de reparto. Para televisión destacó su trabajo en las adaptaciones de dos clásicos literarios: ‘Los gozos y las sombras’ (1982) y ‘La Regenta’ (1995). Dijo adiós al teatro en enero de 2006 tras una representación de ‘La duda’ en Santander, donde había debutado. Sus últimas intervenciones en el cine fueron en ‘Mar de luna’ (1996) de Manolo Matji, y en el cortometraje ‘El olor de las manzanas’ (1999) de Juan Cruz.

Amparo Rivelles representa un punto de referencia en la escena española de la segunda mitad del siglo XX. Su presencia en los escenarios teatrales y en las pantallas cinematográficas y televisivas durante más de medio siglo, tanto en España como en América, han sido sinónimo de excelencia en la interpretación de los papeles más diversos, una actividad que fue reconocida con diferentes galardones, entre los que destaca el Premio Goya a la Mejor Actriz en 1986, la Medalla de Oro a las Bellas Artes en 1989 y el Premio Nacional de Teatro, concedido en 1996. En octubre de 2003, se le concedió la Distinción de la Generalitat Valenciana al Mérito Cultural.

El Péndulo de VLCNoticias

 

 

Valencia Noticias , noticias de Valencia, Periódico digital con las noticias de Valencia, Alicante, Castellón, última hora, deportes, ocio, política, economía y blogs.

Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderloTe necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo  libre e independiente. Haz un donativo Contacto vlc @ valencianoticias.com

Leave a Reply

Your email address will not be published.