La Oferta de Empleo Público es el documento en el que las administraciones recogen las necesidades de recursos humanos de nuevo ingreso. Es un requisito previo para lanzar las diferentes convocatorias de los correspondientes procesos selectivos externos.

Para su cuantificación se parte de las bajas por jubilaciones u otras causas producidas en el año anterior, cifra a la que se aplica el porcentaje de reposición autorizado por el Estado a través de la Ley de presupuestos anual. En nuestro caso, el 100% más un 5% adicional que se destina a una plaza de oficial.

En el Consorcio se produjeron un total de 44 bajas en el año 2017:

  • Bomberos: 29
  • Cabos: 7
  • Sargentos: 7
  • Suboficial (JP): 1

De ellas sólo las que afectan a bomberos (29) pueden ser cubiertas por turno libre. Es decir, mediante un proceso público al que puedan optar todas las personas que cumplan los requisitos que se marquen en las bases. Así lo determina la Ley de los SPEIS (Ley 7/2011) que reserva las vacantes de cabos, sargentos y suboficiales a promoción interna y un porcentaje a movilidad desde otros cuerpos de bomberos. De ahí que sólo las de bomberos sean las incluidas en la OEP.

Los representantes de los empleados han manifestado su disconformidad con que no se incluyan de inicio las vacantes que se puedan generar por las necesarias promociones para cubrir las 15 bajas de cabos, sargentos y suboficial, elevándose la OEP de bomberos hasta 44.

Pero no se trata sólo de cumplir con las obligaciones legales sino también de aplicar criterios de prudencia a la hora de ofertar vacantes de bombero que finalmente podrían no ser tales. Por no hablar de las posibilidades de paralización por parte de la Delegación del Gobierno, lo que en último extremo supondría demorar el inicio del nuevo proceso selectivo.

A nadie se le escapa que las funciones de los puestos de mandos vacantes son desempeñadas en el día a día por personal de otras categorías reduciendo, en último extremo, la disponibilidad real de bomberos. La Dirección del Consorcio es consciente de ese problema, entendiendo que debe resolverse en el marco de las posibilidades legales:

• En primer lugar, convocando las promociones para cubrir los puestos de mando vacantes. En la actualidad están en marcha procesos de promoción interna para cubrir vacantes de sargentos y cabos. Una vez resueltos, las vacantes de las categorías de base que efectivamente se generen serán incorporadas a la OEP, ya sea por la modificación de la de 2018 o por su inclusión en la de 2019.
En paralelo y para superar el escollo de la formación académica exigible a los mandos (Grado Superior en FP) el Consorcio promueve ante la Consellería de Educación el inicio de un proceso de reconocimiento de competencias profesionales que facilite la obtención de ese título por parte de los funcionarios interesados y que posibilite un mayor número de aspirantes a futuros procesos de promoción.
• En segundo lugar, contando con bolsas de trabajo que permitan la rápida incorporación al servicio de personas debidamente capacitadas y formadas, como sucede actualmente en el Consorcio, sin que afecte a la calidad del servicio prestado.

Por todo ello, la intención de la Dirección del Consorcio es continuar adelante con la tramitación de la OEP en los términos en los que ha sido presentadaal entender que es la que, ajustándose a la normativa actual, permite convocar el mayor número posible de plazas para superar las carencias motivadas por el envejecimiento de la plantilla y las limitaciones de reposición de efectivos de años anteriores.

Puede consultar aquí el informe completo emitido por el Servicio de Recursos Humanos. PDF

La petición de sustituir dos plazas de bomberos por operadores de comunicaciones está en estudio.