Alejandro Font de Mora, elegido nuevo Presidente de Les Corts Valencianes

El diputado popular ha sido elegido en segunda votación Presidente del parlamento autonómico. En su primer discurso ha hablado de ejemplareidad y trasparencia. El otro tema destacado en la Comunitat han sido las reacciones al nuevo informe de la UDEF sobre el caso Gurtel. El president de la Generalitat, Alberto Fabra, asegura que las cuentas del PP están auditadas y que tiene la conciencia muy tranquila.

Alejandro Font de Mora como Presidente de las Cortes Valencianas

Discurso de toma de posesión de Alejandro Font de Mora como Presidente de las Cortes Valencianas:

“Muy Honorable Presidente Y honorables miembros del Consejo; Excelente Vicepresidenta de la Mesa; Espectables Secretarios; Ilustres señorías diputados y diputadas; Dignísimas autoridades; Señoras y señores:

Creo firmemente que la Democracia Parlamentaria es, a pesar de sus defectos, la forma más eficaz y eficiente de organización de la vida en una sociedad en libertad y plenitud de derechos, y estas Cortes Valencianas son la sede de la democracia valenciana y la primera institución de la Generalidad.

Los que aquí nos reunimos representamos la voluntad libremente expresada del pueblo valenciano y tenemos que hacer siempre honor a tan alta representación.

Siendo esto así, cabría preguntarse por el descrédito que pesa actualmente sobre las instituciones políticas y sobre los que en ellas ejercemos.

Vaya por delante que, en toda democracia, la crítica hacia los aspectos negativos del sistema forma parte consustancial del mismo. Esto, que es positivo porque permite operar los mecanismos correctores que procedan, tiene no obstante la consecuencia inevitable de subrayar con preferencia sus rasgos negativos.

Precisamente, ante esta omnipresente visión peyorativa del sistema de Democracia parlamentaria reaccionó Winston Churchill con la conocida afirmación de que “este es el peor sistema, si excluimos todos los demás”; sofisticada y británica manera de decir que este es el mejor sistema de todos los ensayados para articular la convivencia en sociedad.

Coyunturas desfavorables, como la crisis económica, acentúan la disposición crítica del pueblo al no ver satisfechas sus expectativas de bienestar y mejora o al constatar situaciones de abuso o de corrupción, que precisamente los mecanismos de transparencia del propio sistema ponen de manifiesto y, en definitiva, al no apreciar en los políticos actitudes adecuadas a la situación actual.

Así por ejemplo, si hacemos el saludable ejercicio de alejarnos de los ámbitos partidistas y militantes, encontramos que es mucha la gente que no entiende la actitud maniquea en los comportamientos parlamentarios. Que no puede entender cómo es posible que ninguna de las medidas del gobierno de turno sea aceptada por la oposición y que ninguna de las iniciativas de la oposición sea apoyada por las mayorías que sustentan el gobierno. Y no es suficiente que nos apresuramos a poner ejemplos de algunas cuestiones acordadas por todos: La gente intuye, sabe, que hay muchas cuestiones esenciales, vitales para su futuro, sobre las que debería imperativamente haber acuerdo pero no n ‘ hay. Y no es generalmente por tácticas coyunturales y actitudes que pretenden una ventaja a corto plazo. No nos extrañe, por tanto, que la gente nos considere y nos califique, más a la luz de “El Príncipe” de Maquiavelo que de la “Política” de Aristóteles.

Señorías, a veces tengo la impresión, y esta es una imagen que se ha utilizada alguna vez en la Cámara -y miedo Tanto es compartida por otros-, de que estamos aquí como en el infierno de Dante, (ya saben ustedes: “Lasciate ogni esperanza “), asistiendo a una estéril y pugnaz confrontaciones Donde Unos y Otros se empeñan en ahondar las diferencias, cercenando todo ASOM de ACUERDO.

Al respecto, me vienen a la memoria los versos del gran poeta griego alejandrino Constantin Kavafis:

“Ni a los lestrigones ni a los cíclopes,
ni al Malvado Posidón hallarás
si no los levas Dentro de ti alma
si no los yergue tu alma ante ti … “

 

Tal parece, señorías, que los grupos, Unos y Otros, se empeño en proyectar sobre el contrario sume repertorio arquetípico e interiorizada del enemigo, para así justificar el radical desapego político.

Pero en realidad Señorías, la Democracia genuina Exige desterrar del pensamiento político la idea de “enemigo” reemplazándola por la de “adversario”. Porque el adversario se le discute, se pretende desplazarlo, desalojarlo de super posición o impugnar suspen ideas, con energía, con dureza, con radicalidad inclusivo, pero se le respeta; en tanto que del enemigo se busca la exterminación, se le cosifica, se le desprecia, y todo Ello Porque se le odia.

Y señorías el odio es incompatible con la idea de la democracia, Porque el odio nos aparta de la consideraciones de la dignidad que el Otro, como ser humano, Merece. Y la democracia o se Respeto por la dignidad de la persona o nada se.

Nada positivo se ha construido en la historia sobre el odio, Porque el odio quita necesariamente a la violencia primero verbal (las recomiendo aquí la lectura de la obra “Palabras como Puños” editada en 2011 por Fernando del Rey sobre la intransigencia política en la Segunda República), y despés de ser verbal la violencia pasa a ser casi inevitablemente material. Y la violencia, en CUALQUIERA de suspen formas, se la negaciones, el fracaso y la patología de la política.

Si la gente de la calle demanda, pues, del político que discrepo Cuando Deba pero acuerde Cuando Deba, hagámoslo así y hagamos como PRESCRIBIRAN Adolfo Suárez, en una hora també difícil para España, que sea normal en la vida política lo que es normal en la calle. Y no olvidemos tampoco en esta hora, la convicciones y la exigencia de la ciudadanía de que el Comportamiento y la ejecutoria de todos Quienes aquí representamos sea intachable. Y deberia ser intachable Porque no puede ser de otra manera.

Quizá parezca una obviedad, pero en una Democracia Parlamentaria el centro de la vida política debería ser el Parlamento. No obstante, esto no es así, aquí y fuera de aquí. Antes y ahora.

El letrado Fernando Santaolalla, en un trabajo que tiene ya algunos años (es de 1989), señalaba como causas de la pérdida de predicamento de los parlamentos, entre otras, las siguientes: el predominio del Ejecutivo por un lado y, de otro, el desplazamiento del debate público hacia otros ámbitos diferentes del parlamentario, fundamentalmente hacia los medios de comunicación.

Con respecto al primer punto, es lógico que el Gobierno, en cuyo caso el Consejo, al ostentar la capacidad ejecutiva y protagonizó todos los actos administrativos, centro la atención prioritaria de la opinión. La tentación de disfrutar en exclusiva de esa atención es más que evidente, desde siempre y en todos los casos.

Pero si se pretende, y nuestro momento actual así parece reclamarlo, potenciar la participación y el debate público, tal vez sería bueno que los anuncios importantes del Gobierno, más allá de los debates de política general, es decir, la presentación de los planes cardinales de una o de otra conselleria, y de sus iniciativas más banderas, o del balance de dichas actividades, tuviera lugar en sede parlamentaria. La vía reglamentaria faculta al Consejo para comparecer ante Les Corts en cualquier momento.

Asimismo, también centraría un mayor interés sobre la Cámara la posibilidad, hasta ahora remota, que la oposición ponderara sus valoraciones tras los oportunos debates y propiciará un escenario parlamentario de acuerdos ocasionales y bien fundamentados, lo que indudablemente trasladaría a los ciudadanos el convencimiento de auténtica utilidad de esta Cámara.

También puede ser que los grupos de la oposición, informados y debatidos los temas, desde el principio y en profundidad, encontraron innecesario presentar repetidas peticiones de comparecencias y otras iniciativas redundantes hasta que no se produjeron cambios esenciales en las cuestiones debatidas.

Podría seguir argumentando, pero resumiré mi posición respecto del funcionamiento parlamentario diciendo que, sin detrimento de la necesaria confrontación de ideas y propuestas, núcleo esencial e ineludible del parlamentarismo democrático, el Consejo debe tener consideración con la oposición y el oposición con el Consejo.

La segunda Cuestión, el Desplazamiento del debate público Hacia los mitjans de comunicació, creo Merece també una reflexiones, acequieros sea breve. Se evidente que los mitjans Tienen suspen própias Estrategias de comunicación y suspensión líneas editoriales y que evaluan el potencial interés público de las diferentes informaciones surgidas del medio parlamentario y que puedo legitimamente considerarlas de Escaso interés informativo, pero també se Cierta que el propio interés prestación miedo el medio Reducir texto <br> volver interesante algo que a priori no lo parece.

Se me argüirá inmediátamente que, salvo alguna truculencia, Mucho de lo que aquí ocurría no interesa. Pues, señores, hagamos que interese: Unos y Otros y todos.

He pensadas desde siempre, por Ejemplo, que si se desmenuza para el gran público un proyecto de Ley del Gobierno o una proposición de ley de la oposición, se evaluan suspen pros y suspensión contras, se ponen de manifiesto los aspectos concretos en que Reducir texto <br> verse afectada la vida ciudadana miedo el texto legal en Cuestión, de Ello Nacer un interés en el público. Y además todo ese Proceso acabará matizando positivamente las posiciones de los grupos, Porque entre medios, parlamento y opinión pública existe una más que evidente ósmosis y todos lo Sabemos y lo valoramos.

A mí parecía, El Trabajo de los mitjans de comunicació Reducir texto <br> ejerci en Les Corts una influencia áltamente positiva. Si se alaba el discurso de un parlamentario, el siguiente será mejor; si se critica el de Otro, el siguiente seguro que es menos malo.

Critíquese la abulia y rutina de algunas intervenciones o la desmesura de alguna otra: seguro que se logrará alguna dosis de Enmienda. Censúrense las conductas inapropiadas, las vestimentas estrafalarias o los excesos de Cualquier tipo y de Cualquier grupo y muy probablemente algo se enmendará. Todo menos el vacío o la generalización. Yo veo que los mitjans de comunicación son, respecto a la vida parlamentaria, como una especie de medicos: Si diagnostican y apuntan el remedio, Reducir texto <br> existir cura o al menos alivio. Si hay “omisión de socorro” miedo ausencia total de información o un desahucio generalizada de tipo “ahí nadie Hace nada” o “todo es un desastre” no se hara sino agravar la Enfermedad que nos aflige.

En todo caso quede aquí, inherente a mí comentario, subrayada con rotundidad la importancia trascendental de los mitjans de comunicación para una Democracia saneada y toda mí consideraciones personal e institucional Hacia éllos.

Señorías, el 11 de noviembre de 1903 (Hace casi 111 años), Cuando comenzaba a fraguar la crisis del modelo de la Restauración que diseño la Constitución de 1876, decia en un pleno del Congreso de los Diputados D. Antonio Maura:

“Yo no sé si estaré alguna vez en condiciones de prestar (a mí país) Otro Servicio que el de manifestar públicamente mis anhelante; pero yo procuraré no grabar mi conciencia con el remordimiento de haber Hecho el mal; y uno de los Mayores malas en esta dispersión de las Fuerzas políticas y en esta fermentación de los Partidos se deshacer Núcleos que existen, se deshacer cohesionado que se han formación “.

Nadie hizó caso al ilustre prócer mallorquín, se siguieron deshaciendo Núcleos y cohesionado. El resultado se bien conocido: Poca Décadas más tarde dos dictaduras y en medio una República de vida convulsa y una cruelísima Guerra Civil.

Existen ahora també Núcleos y cohesionado, y també quien se empeño en deshacerlos. Nuestros Núcleos y cohesionado actuales son la Constitución y el Estatuto. Ni España ni Europa son, desde luego, las de 1903 y no son de esperar semejantes Consecuencias catastróficas, pero los impulsos disgregadores son intemporales, siempre están ahí al acecha de Ocasión y siempre serán, como la historia demuestró, nocivos para el conjunto de la sociedad. Para que no Triunfo se precisa lealtad a las leyes, voluntad clarísima de reformas y Colaboración para llevarlas a quepo.

Reformas digo y en Nuestro ámbito concreto la del Estatuto desde luego, y Porque no, la del Reglamento de Les Corts. Y de todo aquel que vaya a favor de la participación y la transparencia; y de todo lo que suspen señorías consideran, Tanto desde el Grupo que sustenta al Gobierno como desde los grupos que conforman la oposición. Pero Reformas púas, y CUANTO tas mejor. No hay tiempo que perder señorías, ni tan acequieros siete mesas, estos siete meses que le quedan en la presente Legislatura. Ese es mi anhelo, y como Maura lo manifiesto públicamente, y parafraseándole “poco más puedo acero miedo mí país” desde esta mi actual posición institucional de neutralidad.

Desde ahora mismo me pongo a disposición de todas sus señorías. Mi despacho estará siempre abierto a diputados y diputadas, a los grupos, letrados y personal de la Cámara y los medios de comunicación. A todos.

Cumpliré, como siempre he hecho, las Leyes y los Reglamentos, y especialmente el de esta Cámara que es la norma que la rige con fuerza de ley. Y, si me lo permiten, trataré en todos los casos de defender el uso y el ejercicio de la palabra, de unos y otros. Porque Parlamento es palabra y palabra es idea, intel • inteligencia, capacidad de progreso. El ruido es simplemente cacofonía estéril.

Y me permitirán acabar con los obligados y además sentidos agradecimientos.

En primer lugar al Presidente de la Generalidad y de mi partido, Alberto Fabra, que con su confianza ha propiciado mi elección, ya todos mis compañeros del Grupo Popular que la han hecho efectiva.

A los diputados de la oposición que han reforzado la legitimidad de este acto parlamentario participando en él. Muchas gracias.

Un recuerdo agradecido para todos los que han col • laborat conmigo en las diferentes etapas de mi vida pública.

También mi agradecimiento y un recuerdo especial a mis paisanos de Villarreal, hoy aquí tan bien representados.

Gracias a todos los que en la vida política me han dado su apoyo y me han permitido llegar hasta este lugar de gran responsabilidad:

– En el añorado presidente del Gobierno de España, Adolfo Suárez, que posibilitó personalmente 1991 mi candidatura a la Presidencia de la Generalitat Valenciana por el CDS que, aunque no tuvo éxito, resultó muy aleccionadora para mí.

– Al Presidente Eduardo Zaplana que me llamó Síndic del Grupo Popular y reforzó con ello mi vocación parlamentaria.

– Al Presidente Francisco Camps que confió en mí, reiteradamente, como Consejero en sus sucesivos gobiernos, sosteniendo me contra viento y marea.

– Al ex presidente de Les Corts, Juan Cotino, que me ha enseñado cómo se pueden administrar estas Cortes con prudencia y austeridad.

Y en fin, a mí familia. A mis padres, A quien todo veras. A mí esposa, hijos y NIETOS que me acompanan. Sobre todo, y si me lo permito, a estos Últimos. Se decia en la pomposa literatura de Otros tiempos que LOS NIETOS son para un abuelo báculo de super vejez. Sólo deseo que ese báculo se asiente para Ellos y toda sume generación en una tierra mejor, en una Comunidad Valenciana mejor y en una España mejor que se, en definitiva para lo que todos, señoras y señores, estoy seguro, trabajamos.

 

Muchas gracias. Muchas gracias. “

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.