Vivir en tiempos revueltos

2474_Foto-Pregonero-murgui1José Salvador Murgui 
Cronista Oficial de Casinos
Académico de Número de la RACV
Ex-Alcalde de Casinos

Ya tenemos la sentencia, y Don Carlos  ha sido condenado a cuatro años.  Una sentencia pensada, meditada  y comunicada a todo el mundo, tras varios años de lios, denuncias y demás condimentos para aderezar esta salsa.

¿Y qué va a pasar ahora? ¿Dónde vamos a ir a parar? ¿Lo saben Vds. Queridos lectores donde vamos a parar? A ningún sitio,  estamos en el mismo sitio que estábamos hace unos meses, quizás unos años.

Solo queremos lavar la cara, solo queremos que esto marche bien, solo queremos que se acabe la crisis, lo deseamos, lo necesitamos… pero Vds.  se han parado a pensar ¿Cuánto mar de fondo hay? ¿Alguien puede calibrar el daño irreparable  que se ha hecho a nuestra sociedad y al sistema?

Nadie… tendrán que pasar generaciones para que todos sepamos y podamos afrontar como entre todos hemos deteriorado la sociedad, hemos derrotado el sistema. Los parches en caliente, las heridas no cicatrizadas, las noches en vela para salvar situaciones dolorosas de nada servirán mientras no estemos convencidos de que quien nos dirige los hace con mano firme, voluntad férrea, capacidad ejemplar y sobre todo integridad absoluta.

No podemos seguir viviendo de amiguismos, no podemos seguir consintiendo una sociedad basada en los círculos sociales de la amistad, de la colocación sin oposición, no podemos ver como se derrumban los pilares de la ética, no podemos consentir que la corrupción y el desencanto se adueñen de nuestras vidas, no podemos ser cómplices de tantas historias nefastas que empobrecen nuestro existir.

Ante tanto bombardeo mediático solo nos queda una alarma que es “despertar”, ya está bien de  mentiras, ya está bien de que “todos sean uno”, para lo que todos sabemos, y sobre todo ya está bien de andar sin rumbo o rumbo hacia lo desconocido, sabiendo que nos vamos a encontrar con un futuro sin esperanza.

Ayer una señora alzo la voz al ver a la Princesa consorte Dª Letizia, “¡Tengo tres hijos en el paro”!  y yo le respondo a esta señora con mucha tristeza, y los va a seguir teniendo, lamentablemente, porque en una sociedad mercantilista donde nadie importa a nadie y donde todo se compra y se vende, queda muy poco espacio para la gente honrada, para la gente que solo aspira a trabajar honradamente y que su meta únicamente es trabajar para vivir.

Mientras nuestros gloriosos representantes no aprendan esta lección, difícilmente saldremos adelante, las sentencias son sentencias, los amigos son amigos, y el desencanto se adueño de nuestras vidas. ¿Cuándo acabará todo esto? Muy sencillo: cuando el pueblo reaccione  y cuando quien nos gobierne, sea del color que sea tenga las manos limpias, y la mente ocupada en atender los problemas del pueblo, porque entonces tus problemas, serán mis problemas. Hasta ese momento, seguiremos con corruptelas y sentencias.

Buenos días.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

Leave a Reply

Your email address will not be published.