BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90

Condenado un encargado de Mercadona por abusar sexualmente de sus compañeras

IMGP0408bis

Foto picstopin

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Valencia a condenado a J. C. C., por acoso sexual y un delito de agresión sexual a dos años y un mes de prisión y a indemnizar 75.000 euros por daños daños psíquicos y perjuicios morales incluyendo subsidiariamente la entidad Mercadona S.A.

Se declara probado que J.C. C., fue coordinador de planta  del establecimiento de Mercadona de Moncada entre los años 2001 y 2008, y que en dicho centro entraron a trabajar dos compañeras en 1995 y en 2002, las cuales fueron objeto del trato por parte de aquél.

Un día indeterminado del año 2004, una de las empleadas fue llamada por J. C. C. para que se presentase en la sala de reuniones sita en la planta superior de la tienda y, tras decirle que cerrase la puerta y se sentase, él le dijo que qué estaba dispuesta a hacer por Mercadona, respondiéndole ella que lo que fuese necesario, y él le preguntó que qué significaba eso, contestándole ella que cualquier cosa, y entonces él le dijo que ya podía marcharse. Días después volvió a llamarla a la sala de reuniones, recordándole su conversación acerca de lo que ella estaba dispuesta a hacer por Mercadona, y él le dijo que para él su respuesta incluía el hecho de tener relaciones sexuales con él, a lo que le contestó que se lo estaba diciendo a la persona equivocada y que ella no era de esa clase de personas. Este inicial incidente lo mantuvo la víctima en secreto, por proteger su puesto de trabajo. Esta acción hizo que el enjuiciado se enfadara y siguiera días después con vejaciones e insistiendo en la acción. La compañera le pidió que le cambiara de tienda y este contestó que si quería ese cambio ya sabía lo que tenía que hacer, en alusión a las proposiciones que ya le había hecho, de tal manera que ese cambio de tienda no llegó a producirse.

Al cabo de un tiempo la trasladó a la sección de charcutería, no constando con la suficiente claridad las razones por las que se produjo  ese cambio de lugar de trabajo. A los pocos días de producido ese cambio, siendo el día 6 de junio de 2007, J. C. C. siguió insistiendo en el tema. Dado el intenso estado de nerviosismo que alcanzó por razón de lo anterior, ella trató de tomarse varias pastillas de trankimazin, cosa que no llegó a ocurrir gracias a una compañera. Acudió al centro de salud mental de Godella, en donde tras ser examinada psíquicamente fue dada de baja, y al comunicárselo a J. C. C. le indicó que perdería la prima de sueldo, que se suele dar a los trabajadores una vez al año duplicando o triplicando su sueldo por razón de su productividad.

Hallándose de baja por segunda vez, por los mismos motivos, recibió una llamada del acusado para que se presentase en la tienda de Mercadona. Durante esa conversación, él llegó a desnudarla parcialmente poniéndose encima de ella, yéndose luego de allí y dejándola semidesnuda en dicha sala. Al poco tiempo, ocultados los motivos, fue despedida de Mercadona.

En relación a otra compañera, J. C. C. le propuso que se quedase en la tienda de Moncada, para lo que le hizo ver que la consideraba muy amable, guapa y agradable. Y volvió a preguntarle como a su anterior victima qué estaría dispuesta a hacer por Mercadona, y ella le respondió que todo, a lo que aquél le indicó que eso significaba que tuviese relaciones sexuales con él, a lo que ella se negó. Al ser rechazado varias veces, dejó de ser una persona que trataba de ser amable para adoptar una actitud agresiva para con ella. Sintiéndose vejada y con miedo, entró en un estado de ansiedad y se marchó sin más.

Estos actos fueron repetidos por el acusado con algunas empleadas más, llegando incluso a intentar forzar a alguna de ellas.

J. C. C. ha sido declarado culpable por acoso sexual y un delito de agresión sexual, pero absuelto del delito de violación.

VLC Noticias | Redacción

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.