BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90

Cuatro jóvenes en busca de un sueño en un cómic surgido del talento de un pintor

El Péndulo | Redacción.- Durante las primeras décadas del siglo XX, una considerable cantidad de japoneses emigraron a la costa oeste de los EE.UU. Se afincaron sobre todo en la ciudad de San Francisco, jóvenes que marchaban en busca de trabajo pero también de formación académica. Este fue el caso de Henry Yoshikata Kiyama.

Portada de ' class=
image-176505

Portada de ‘El manga de los 4 inmigrantes’.

Procedente de Tottori, donde nació y murió (1985-1951), con 19 años y acompañado de otros amigos, desembarcó en San Francisco y allí estuvo trabajando en tareas que consideraban ingratas cuando no incomprensibles, estudiando y dibujando durante treinta años. Henry Yoshikata Kiyama, pintor de estilo occidental, hoy es recordado por su osada incursión en el mundo del cómic con su obra pionera, ‘El Manga de los 4 inmigrantes’.

Aparecido en 1931, mucho antes de la eclosión del cómic biográfico y adulto, ‘El manga de los 4 inmigrantes’ de Henry Kiyama constituye una crónica visual de la experiencia de su autor como inmigrante en los Estados Unidos. Publicado originalmente en japonés e inglés y dibujado en un estilo cercano al cartoon, esta sentida historia es una entretenida y fascinante crónica de los primeros forcejeos, coincidencias y desencuentros entre Asia y América. En palabras de Will Eisner: “…un tesoro. Un clásico que demuestra la verdadera capacidad de los cómics para reflejar la vida cotidiana”.

Según el premio Pullitzer, Jules Feiffer, también un laureado dibujante: “Cuarenta años antes del nacimiento del cómic underground y alternativo, Henry Kiyama estaba experimentando con el cómic como autobiografía, como sociología, como antropología, como ciencia política, como comentario social del antagonismo racial y de clase”.

 

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.