BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90

Duras decisiones para los refugiados afganos que vuelven tras años de exilio

Mohammed-Jan, de 51 años, junto a sus hijos, frente a su casa en Pahjman. Retornaron hace poco a la capital afgana, Kabul, desde el campamento de refugiados en el que vivían en Pakistán. (© ACNUR/UNHCR/ Sebastian Rich)
image-447384

Mohammed-Jan, de 51 años, junto a sus hijos, frente a su casa en Pahjman. Retornaron hace poco a la capital afgana, Kabul, desde el campamento de refugiados en el que vivían en Pakistán. (© ACNUR/UNHCR/ Sebastian Rich)

El número de refugiados afganos retornados desde Afganistán, país que ha estado acogiendo a gran número de ellos desde hace cuatro décadas, aumentó en 2016.

GINEBRA, Suiza, 6 febrero de 2017 (ACNUR/UNHCR).- Más de 370.000 refugiados afganos registrados regresaron a su hogar desde Pakistán en 2016 -el máximo en doce años- comparado con los algo más de 58.000 del año anterior. Pakistán continúa siendo país de acogida para alrededor de 1,3 millones de refugiados registrados.

ACNUR acaba de completar el análisis de la monitorización de los datos de retorno para entender mejor el trasfondo y la situación actual de los refugiados retornados a Afganistán. El estudio está basado en las entrevistas cara a cara con 4.285 personas en el punto de llegada y en entrevistas telefónicas con alrededor de 1.300 retornados. Se basó en un muestreo aleatorio entre personas que habían regresado hace más de tres meses.

De acuerdo con los datos, los refugiados valoran múltiples factores interrelacionados que influyen en su decisión de retornar. Éstas incluyen dificultades económicas, hostigamiento, y el miedo a la detención y deportación en Pakistán – con importantes diferencias entre la primera y la segunda parte de 2016. Durante los primeros 6 meses de 2016 el 73% de los refugiados retornados citaron las dificultades económicas como una razón clave de su regreso, mientras que solo el 41% lo mencionaron en noviembre.

En el segundo semestre del año, la presión de las autoridades figuró como factor más predominante en la toma de la decisión de retorno, particularmente en Khyber Pakhtunkhwa, así como el miedo a ser detenidos y deportados. Por ejemplo, sólo el 8% citaron el miedo al arresto y la deportación como un factor en la primera mitad de 2016, mientras que en noviembre lo mencionó el 37%. Los refugiados citaron además como los factores que influenciaron sus decisiones la percepción de mejora en la seguridad en algunas zonas de Afganistán, menor miedo a la persecución, las promesas del gobierno de ofrecer tierras y cobijo a su llegada, el paquete de asistencia de ACNUR y el deseo de reunirse con sus familias.

El incremento de los retornos comenzó a mediados de año y alcanzó su pico más alto en octubre de 2016, en medio de un empeoramiento del ambiente para los afganos en Pakistán a finales del verano. Otros factores fueron identificados a través de las entrevistas con afganos antes de que retornaran a casa. Estos incluyen:

-La introducción de controles formales de gestión de fronteras en Torkham, los cuales requerían a afganos y pakistaníes el pasaporte y visa para entrar al otro país por primera vez, separando a las familias y afectando a los negocios entre ambos países.

-Una mayor ansiedad por la validez de las tarjetas de registro, su extensión y la futura estancia de los afganos registrados en Pakistán.

-El refuerzo a la implementación del Plan de Acción Nacional de Pakistán contra el Terrorismo afectó tanto a nacionales paquistaníes como afganos. Como el grupo más grande de ciudadanos indocumentados en el país lo componen afganos, dichas operaciones de seguridad tuvieron un impacto directo en muchos de ellos.

-La campaña del gobierno afgano en Pakistán “Khpal Watan, Gul Watan” (hogar dulce hogar), pidiendo a los afganos que retornaran a su casa.

Las decisiones que los afganos han tenido que tomar al respecto de su retorno o su estancia, en función de las opciones abiertas para ellos, han sido duras, y los refugiados se han visto afectados por las cambiantes dinámicas en materia de política y de seguridad regionales. A lo largo de 2016, ACNUR informó a los afganos en Pakistán de sus derechos, intervino en casos de arrestos y detención ilegales, y, cuando se recibieron denuncias por acoso, trabajó junto a autoridades de todos los niveles.

Junto a organizaciones aliadas, ACNUR intervino en 5.895 casos de arresto y detención de afganos registrados en Pakistán, la mayoría de los cuales se resolvieron con la puesta en libertad de la persona. El número de arrestos conocidos descendió desde el pico registrado en agosto, con 1.691 casos, a 216 en diciembre. ACNUR continúa defendiendo ante las autoridades pakistaníes la extensión de las tarjetas de registro para refugiados afganos más allá de 2017.

ACNUR no promueve los retornos a Afganistán, dado el persistente conflicto que viven diferentes zonas del país, y la limitada capacidad de absorción. Sin embargo, el mandato de la Agencia de la ONU para los refugiados es ayudar a aquellos que deciden retornar. La encuesta de monitoreo mostró que la ayuda en efectivo de 400 dólares dura generalmente de dos a tres meses y supuso un apoyo para las necesidades iniciales de reintegración. La gran mayoría de los refugiados (el 75%) gastó esta ayuda en efectivo en cubrir sus necesidades humanitarias más inmediatas, como comida, alojamiento y transporte. El 15% fueron capaces de invertirlo en negocios o desarrollo de medios de sustento sostenibles, y el 11% dicen que pudieron construir una vivienda duradera.

De los encuestados por vía telefónica 3 meses después de su retorno a Afganistán, el 52% dijo que ha podido retornar a su provincia de origen. El resto explicó que ha escogido otra provincia debido a la falta de alojamiento, terreno, oportunidades de medios de vida o de seguridad en sus regiones de origen. A pesar de los desafíos, el 93% de los encuestados afirmó haberse sentido acogido de forma amigable por las comunidades y el 75% manifestó que, tras tres meses de su regreso, sentía que había tomado la decisión correcta.

ACNUR comparte la preocupación de que el ritmo de retornos en 2016 supere ampliamente la capacidad de Afganistán para ayudar a la gente a reintegrarse tras años -en la mayoría de los casos décadas- de refugio en Pakistán. Muchos de los refugiados regresaron a un futuro incierto; tienen que reconstruir sus vidas en medio de niveles cada vez mayores de desplazamiento interno, inseguridad y niveles de violencia no vistos desde la caída de los talibanes en 2002.

ACNUR hace un llamamiento al gobierno de Afganistán y a la comunidad internacional para que redoblen sus esfuerzos para crear las condiciones para retornos sostenibles. Los fondos comprometidos para Afganistán por donantes en Bruselas el pasado octubre ascendieron a 15.200 millones de dólares. Es necesario realizar progresos urgentes para convertir estos compromisos en programas concretos dirigidos por el gobierno que beneficien a todos los afganos, incluyendo a los refugiados que regresan, los repatriados indocumentados y los desplazados internos.Valencia Noticias , noticias de Valencia, Periódico digital con las noticias de Valencia, Alicante, Castellón, última hora, deportes, ocio, política, economía y blogs.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo  libre e independiente. Haz un donativo

Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.