El juez ha dictado prisión provisional para el líder de Vox en Lleida José Antonio Ortiz Cambray, detenido el martes, día 5, por presuntos abusos sexuales a personas con discapacidad.

 Según ha informado este viernes el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), el juzgado de instrucción 3 de Lleida, en funciones de guardia, ha recibido el caso y, tras la declaración, la magistrada ha acordado prisión provisional sin fianza y prohibición de comunicación. La causa, según estas fuentes, está abierta por los delitos de abuso sexual y pornografía sobre dos personas con incapacidad.

Según ha informado la defensa, Ortiz ha reconocido que los dos hombres con discapacidad intelectual le enviaban fotos y vídeos sexuales en los que aparecían, y que él les pagaba entre 5 y 10 euros desde el pasado mes de octubre.

Dudas con la versión de una víctima

El abogado sostiene que no ha quedado demostrado que sea cierta la versión de uno de los discapacitados que cuenta que su cliente hubiera cometido abusos en su vivienda de Els Alamus (Lleida) porque la descripción de la vivienda que da no coincide con la de su cliente.

La fundación que tiene la tutela de las dos víctimas interpuso la denuncia contra Ortiz que implicó que los Mossos d’Esquadra le arrestaran el martes por la tarde en un concesionario de coches del barrio de Cappont.

En el mismo día, los Mossos registraron su vivienda en Els Alamús, intervinieron el teléfono, la tableta y un ordenador de Ortiz Cambray, y el miércoles registraron una vivienda en la ciudad de Lleida.

Por su parte, Vox estudia personarse en el caso por los daños que Ortiz ha ocasionado a la formación porque que se presentaba a medios y afiliados como presidente del partido en Lleida. El partido ha asegurado que ha encargado un informe jurídico para conocer si efectivamente puede prosperar su intención de personarse en el caso.

Suspensión de militancia

El miércoles Vox anunció la suspensión cautelar de militancia de Ortiz y aseguró que no ocupa ningún cargo de responsabilidad suyo en Lleida “y es un afiliado de base ya que el partido en la actualidad no cuenta con ninguna estructura organizativa en la provincia”.

Según el partido, Ortiz llevaba tiempo enviando cartas a los militantes más antiguos comunicándoles su expulsión sin tener capacidad para hacerlo y utilizaba un inmueble de su propiedad para grabar vídeos en los que se presentaba como presidente.

Precisamente, el pasado lunes, Ortiz presentó en la Fiscalía provincial de Lleida una denuncia como “presidente de Vox Lérida”, por un presunto delito de odio por la aparición de muñecos ahorcados con las siglas de Cs, PP, PSC, Unidos Podemos y Vox.