El escritor Eduardo Alonso publica una adaptación de La historia de la conquista de México; en el V centenario

 

fotonoticia_20180922124236_800VALÈNCIA, El escritor Eduardo Alonso, Premio Azorín, ha publicado una adaptación de ‘La verdadera historia de la conquista de México’, que el soldado Bernal Díaz del Castillo terminó de escribir en 1569.

En 2019 se cumplen 500 años del inicio de la conquista de México por Hernán Cortés. Cada 15 de setiembre el presidente de México grita desde el balcón del Palacio Nacional “¡Viva la independencia!” Pero, ¿de quién se independizaron los mexicanos? Según una encuesta de hace dos años el 13% suponía que se habían independizado de Estados Unidos y el 51% ignoraba que fuera de España, según recuerda Alonso en el prólogo de esta adaptación, publicada en ediciones Punto Rojo para conmemorar esta efeméride.

Díaz del Castillo fue uno de los quinientos primeros soldados de la conquista, testigo de muchas “dudosas y sangrientas batallas” y herido varias veces por los “bravosos” guerreros indios, ha contado Alonso en una entrevista a Europa Press.

Durante los noventa y tres días de escaramuzas cuerpo a cuerpo en el asedio de Tenochtitlan, la gran capital azteca, fue asido para ser sacrificarlo al dios Huichilobos y comerle brazos y piernas. Pero se libró de milagro. Por ello, se reivindica como el único cronista fiel. “No habla de oídas”, ha constatado.

Bernal Díaz era octogenario cuando remató su extensa crónica, concejal de Guatemala y hacendado rico. Alonso ha explicado que la escribió para “desenmascarar las falsedades del historiador López de Gómara, que no había salido de Castilla y al que el astuto Cortés había untado las manos para limpiar y realzar su figura ante Carlos V”.

Por contra, Bernal reivindica los trabajos de los pobres soldados como él y más allá de “los hechos hazañosos” quiere ofrecer a los europeos “las maravillas de un mundo nuevo y el violento choque de dos mundos”.

ACTUALIZACIÓN DEL LENGUAJE

La obra original tiene mil páginas, un lenguaje “arcaico”, cierto “desorden”, sintaxis “farragosa” y, según su propio autor, está escrita con “palabras groseras y sin primor”. Por ello, requiere “un lector esforzado y competente”, ha señalado Alonso.

Al respecto, ha aclarado que su adaptación “no es un resumen ni una banalización” sino que “entresaca los hechos e informaciones y los redacta de nuevo, a veces con diálogos, para facilitar una lectura entretenida” apoyada además con un prólogo amplio, notas y un glosario de americanismos. “Pero sin perder cierto retrogusto lingüístico: voseo, tratamientos, léxico de épica, voces náhualt”, puntualiza el también Premio Gabriel Miró de cuentos.

Alonso ha explicado que la crónica original es un documento de primera mano y se lee como “una novela total enfocado desde el asombro recíproco que sienten indios y españoles”.

Al respecto, ha comentado que “al parecer México vive aún sin resolver el conflicto de identidad entre indigenismo y colonialismo”. Por ello, el libro es “oportuno” en este quinto centenario porque, como dice Octavio Paz, de “aquella conquista “nacimos todos nosotros, ya no aztecas, ya no españoles, sino indohispanos americanos, mestizos. Somos lo que somos porque Hernán Cortés, para bien y para mal, hizo lo que hizo”.

Alonso ha señalado que a esta reflexión de Octavio Paz añadiría el aviso de Elie Wiesel, superviviente del campo de concentración de Auswitch, el primero que usó la palabra holocausto para nombrar el genocidio judío; que al recibir el premio Nobel afirmó que no somos responsables de la historia, sino de cómo la recordamos.

Alonso (Asturias, 1944 y afincado en València) es experto en adaptaciones de clásicos para estudiantes, La Celestina, El Lazarillo, Robinson Crusoe son algunos de los títulos revisados y más de medio millón de bachilleres han leído su adaptación del Quijote, traducida al coreano y en proceso al árabe.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.