Unos 300 manifestantes autodenimandos “antifascistas” se enfrentaron contra la policía el domingo por la noche en París, coincidiendo con la celebración de la primera vuelta de las elecciones presidenciales, en la que la líder ultraderechista Marine Le Pen y el centrista Emmanuel Macron se clasificaron para la segunda ronda.

En tanto en otras ciudades como Nantes o Rouen se dieron episodios similares.

 En la capital las fuerzas de seguridad cargaron contra los manifestantes, posicionados en la rotonda de la plaza de la Bastilla y que cantaban consignas contra Le Pen, constató un periodista de la AFP. Los jóvenes, algunos con pasamontañas, lanzaron botellas y petardos contra los agentes. 

Según el canal LCI, tres manifestantes han sido arrestados “por actos violentos” contra agentes de la seguridad pública.

Un organizador instó, micrófono en mano, a manifestarse “contra Marine [Le Pen] y contra Macron”.

Los manifestantes atendían el llamado de movimientos “antifascistas”, que pretendían organizar una “noche de las barricadas”. Las fuerzas de seguridad cortaron la circulación hacia esta emblemática plaza, situada en el este de la capital francesa.

No son los primeros altercados que se viven en contra del Frente Nacional (FN), el partido de Le Pen. El miércoles pasado la sede del FN fue atacada con un cóctel molotov.