Futbolines valencianos. Fútbol de mesa, jugadores de hierro, pelotas de piedra

Desde que a principios del siglo XX apareciera la práctica del fútbol en Valencia, los jugueteros vieron una oportunidad de fabricar juegos que fueran unidos al apogeo del nuevo deporte.

 

Juego del fútbol. Valencia. Ca. 1935. A. P. R. S.

Al principio fueron fabricados pequeños juguetes de bolas y agujeros con premio, decorados con láminas de jugadores simulando un encuentro. En los años 20 algunas empresas fabricaron algunos de ellos, como por ejemplo el elaborado por el empresario Cabedo, titulado Goleador, adjuntando las instrucciones de juego mediante unas fichas que se movían manualmente, con un sistema igual a los que años después se aplicó en los juegos de las máquinas electrónicas. Consistía en lanzar la bola a través de un muelle y, deslizándose ésta, pasaba por el tablero. El juego consistía en acertar los agujeros que permitían anotar los puntos. En los años 30 ya vemos a otro fabricante, Andrés Goerlich, produciendo otro juego con bolitas titulado Foot-Ball.

Al principio fueron fabricados pequeños juguetes de bolas y agujeros con premio, decorados con láminas de jugadores simulando un encuentro.

Fútbol de mesa Duguespi. Años 60. A. P. R. S.

Pero sin duda el juego más popular vino a partir de los años 40: los futbolines de mesa. Francisco Duart Tudela se convirtió en uno de los fabricantes que, en su taller de la calle de Cuenca, nº 5 (después en Quart, 33), construía la marca Fútbol de Mesa Duguespi, cuyos fabricados fueron vendidos por toda la península.

Francisco Duart Tudela se convirtió en uno de los fabricantes que, en su taller de la calle de Cuenca, nº 5 (después en Quart, 33), construía la marca Fútbol de Mesa Duguespi

Los jugadores eran de hierro colado, pintados los colores de cada equipo, las bolas hechas de piedra blanca y antes de comenzar el juego se introducía una moneda por la ranura que permitía el desbloqueo de las bolas y daba acceso al juego. Con los jugadores sujetos a unas barras de hierro, consistía en golpear la bola e introducirla en un hueco que servía como portería.

Jugando al futbolín. 1961. A. P. R. S.

Estos juegos de mesa se instalaron en los establecimientos llamados Recreativos donde también existían mesas de billar y, posteriormente, las citadas máquinas eléctricas con bolas de acero. Estas casas de recreativos se convirtieron en un punto de reunión de jóvenes adolescentes. A destacar: La Gimnástica que, con este título, tenía varias sucursales en distintas calles (Almirante Cadarso, Baja, Balmes, Fernando el Católico, Roteros, Burriana, Portal de Valldigna…). Billares Colón (calle de Ribera), Ruzafa  o Sueca, Salón España (calle de Joaquín Costa) Hervás, Salcedo, Vidal, Darias, Broseta, fueron algunos de los Recreativos que hicieron felices a los adolescentes de los años 50 al 60.

Estos juegos de mesa se instalaron en los establecimientos llamados Recreativos donde también existían mesas de billar y, posteriormente, las citadas máquinas eléctricas con bolas de acero.

Goles del recuerdo, la destreza de un fútbol manual, así, tan fácil.

A.P.R.S. = Archivo Privado de Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

3 Responses to "Futbolines valencianos. Fútbol de mesa, jugadores de hierro, pelotas de piedra"

  1. Julio Cob  29 de agosto de 2014 at 12:18

    Ni había móvil ni falta que hacía; no lo echábamos de menos porque en nuestros juegos de infancia, el balón ocupaba nuestra mejor distracción en la mayor parte del día. Pelota de trapo o un taco de madera nos servía para quemar nuestras energías. Ya de pantalón golf nos hacíamos mayores y el futbolín significaba para nosotros lo que el Smartphone de nuestros nietos. El sótano de Casa Balanzá, la Terraza Imperio, Billares Valencia o los de Colón, o Cirilo de la Avenida de Burjasot en Benicalap, se convertían en nuestros estadios donde “arrastrando” desde la defensa anotábamos un nuevo tanto tras el seco y entusiasta ¡plop!.
    Peseta rubia a la ranura, tirabas de la palanca y las ocho bolas rodaban libres al cajón para reiniciar la partida. Y una tras otra, mano a mano o por parejas o uno contra dos, las horas de ocio pasaban ligeras.
    Es bueno recordar aquellos tiempos en el que desconocíamos el significado del aburrimiento. Rafael Solaz, con su fútbol de mesa, jugadores de hierro y pelota de piedra, nos regala un viaje en el tiempo para un recuerdo en el que nunca faltaban los goles: la salsa del fútbol, y …de ocho en ocho.

    Responder
  2. Javier Luna  3 de septiembre de 2014 at 11:23

    Recuerdos adolescentes y apasionadas e incruentas batallas entre quienes tuvimos la oportunidad y el privilegio de jugar al futbolín y disfrutar hasta la extenuación para tratar de obtener una victoria en cada una de las partidas como si en ello se nos fuera la vida. Y Rafael Solaz nos lo relata con su habitual precisión a nivel de documentación histórica en el ámbito de nuestra querida Valencia.
    Añadir de modo breve que fué el gallego Alejandro Finisterre quien, al resultar herido en plena Guerra Civil Española y observar que en el Sanatorio donde se encontraba recuperándose habían niños mutilados que no podían jugar al fútbol, ideó el futbolín. La realización del mismo le fué encargada a un amigo suyo, carpintero vasco, de nombre Fco Javier Altuna.
    Los avatares de la postguerra obligaron al exilio de Alejandro Finisterre y fué en Francia donde, durante una tormenta, perdió el documento de la patente. Posteriormente, ya en EE.UU, podía haber obtenido grandes beneficios económicos, pero renunció a ellos porque no quiso ceder a las presiones de la Mafia.
    Ilusiones y pasiones de entonces; recuerdos de ayer, de hoy y de siempre los que mantendremos con nuestro querido futbolín.

    Responder
  3. www.comprarbillares.es  28 de octubre de 2015 at 14:38

    Hola
    En primer lugar muy buen post. Me recuerda mucho a mi infancia cuando jugabamos en los recreativos tipicos o futbolines de barrio.
    Espero se ponga de nuevo de moda este tipo de juegos entre los jovenes.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.