La fuerte tromba de agua en Mallorca deja diez muertos y un niño desaparecido

4785561Al menos diez personas han muerto -seis hombres y cuatro mujeres- y un niño de cinco años permanece desaparecido tras las inundaciones sufridas en la comarca de Levante de Mallorca tras las lluvias torrenciales registradas a última hora de este martes, que llegaron a descargar hasta 230 litros de agua por metro cuadrado y que constituyen una de las tragedias más graves causadas por lluvias en los últimos 25 años en España.

Las inundaciones dejan más de doscientas personas desplazadas de sus domicilios y realojadas y otras dos siguen hospitalizadas. Los vecinos observaban este miércoles con resignación el destrozo causado por el agua y el barro, y muchos de ellos lamentaban que lo habían “perdido todo”.

Los cadáveres han sido encontrados en los municipios de s’Illot, Artà, Son Carrió y Sant Llorenç des Cardassar, la localidad más afectada, cuyas calles, anegadas de fango y destrucción, dan testimonio de la violencia con la que el torrente atravesó la población.

Por su parte, los servicios de emergencias continúan buscando al menor de cinco años que viajaba en coche con su hermana y su madre, que solo pudo salvar a la niña antes de morir. El director general de Emergencias ha confirmado a RTVE que un total de 150 efectivos continúan trabajando durante la noche del miércoles en las tareas de búsqueda. No obstante, los equipos de rescate no descartan que haya más desaparecidos de los que no se tiene constancia, traslada RNE.

Búsqueda exhaustiva

Más de seiscientas personas, entre militares, policías, bomberos y psicólogos, han integrado el dispositivo que ha trabajado sobre el terreno, en el que se acumulaban coches arrastrados por el agua, barro, cañas, maleza, muebles y enseres de todo tipo.

Numerosas carreteras, algunas de las cuales han permanecido cortadas durante el día, han sufrido daños, y se ha derrumbado un puente en la Ma-12 de Artà a Can Picafort y otro en la Ma-4023 de Porto Cristo a Son Servera se ha visto afectado en el firme del asfalto.

Para paliar los daños, el Consejo de Ministros iniciará este jueves los trámites para la declaración de zona catastrófica y la inmediata puesta en marcha de las ayudas económicas, según ha anunciado el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, que se ha desplazado hasta las localidades afectadas.

Una de las víctimas mortales es el exalcalde de Artà Rafael Gili, de 71 años, de la extinta Unió Mallorquina, que murió ahogado en esa localidad, de la que fue regidor en dos periodos, entre 2004 y 2005 y en la legislatura 2007-2011.

Entre las víctimas mortales figuran también una mujer holandesa, así como un matrimonio británico de edad avanzada que viajaba anoche en un taxi cuando la fuerte corriente atrapó el vehículo en la localidad de Sant Llorenç des Cardassar. El resto de las víctimas tienen nacionalidad española.

Sin aviso en Baleares

Según el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, lo ocurrido es un fenómeno altamente infrecuente. Ha explicado que la causa hay que buscarla en una gota fría que junto al viento del este de carácter marítimo, muy húmedo y templado, y el aire frío en capas altas de la atmósfera creó el “cóctel perfecto” para esas lluvias tan “intensas, torrenciales y persistentes”.

Las estaciones meteorológicas de la Aemet en las localidades de Artà-Colònia de Sant Pere y Artá, situadas en la comarca de Levante de Mallorca, registraron este martes 232,8 y 157,4 litros de agua por metro cuadrado, respectivamente.

Ambas localidades están muy cerca del municipio de Sant Llorenç; Artá-Colònia de Sant Pere y Artá se encuentran en una zona más elevada orográficamente a unos diez kilómetros.

Según datos de la Aemet, en la localidad mallorquina de Son Servera, que dista unos nueve kilómetros de Sant Llorenç y también situada en una zona más elevada, se recogieron hasta 97,2 litros por metro cuadrado. Para este jueves, la situación tiende a remitir y estabilizarse, y la Aemet no mantiene ningún aviso por meteorología adversa en Baleares.

Desolación en Sant Llorenç

La localidad más afectada es Sant Llorenç des Cardassar, que se encuentra a menor altura. El torrente desbordado atravesó la localidad arrastrando todo a su paso. El pueblo quedó completamente incomunicado durante la noche, sin electricidad ni teléfono.

Por la mañana, las imágenes han mostrado calles y viviendas inundadas de barro, coches arrastrados y amontonados por la riada, y carreteras cortadas. Los daños materiales serán cuantiosos.

Para todos los públicos 

La tromba de agua en Mallorca dejó arrasado el municipio de San LLorenç des Cardassar

El rey Felipe VI ha telefoneado a la presidenta del Gobierno balear, Francina Armengol, para expresarle su pesar por las víctimas, su solidaridad con las familias y su apoyo a los afectados. Hasta Sant Llorenç des Cardassar se ha trasladado también el líder del PP, Pablo Casado, que ha dicho que ante una catástrofe de este calibre no hay diferencias políticas. “En esto vamos todos juntos”, ha afirmado.

El tenista Rafa Nadal también se ha implicado en la ayuda, y no solo ha ofrecido las instalaciones de su academia deportiva en Manacor para acoger a afectados, también ha acudido personalmente a colaborar en las labores de limpieza.

El 112 en Baleares ha habilitado el número de teléfono 900 600 112 para atender a los afectados y está también operativo para quienes quieran aportar información sobre los incidentes.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.