La mascletà más colorida de cuantas se han disparado hasta ahora