BANCA_QUE_ET_TOCA_980x90

Las tres Vírgenes de los Desamparados en el Pont de la Mar

En 1596 se acabó de construir uno de los puentes más emblemáticos del antiguo cauce del río: el del Mar. El 14 de mayo de 1591 la Fàbrica Nova del Riu ya ofrecía la noticia de construcción del puente junto al huerto del convento del Remedio.

Pont de la Mar. 1957

Pont de la Mar. 1957. A. P. R. S.

Pronto se construyó en él un casalicio en el que se colocó una lápida de mármol blanco conmemorativa y también se proyectó instalar una gran cruz. El artífice Francesc Figuerola se encargó de ir a Agullent a buscar una piedra que localizó cerca del monasterio de la Virgen de Agres. El casalicio se construyó formando tres columnas junto a azulejos valencianos, conjunto que sirvió para albergar la gran cruz.

Virgen de los Desamparados en el puente del Mar. 1925. A. P. R. S.

Virgen de los Desamparados en el puente del Mar. 1925. A. P. R. S.

En 1709 un rayo causó destrozos en la cruz y en 1720 fue sustituida por la imagen de la Virgen de los Desamparados esculpida por Francesc Vergara.

Virgen de los Desamparados, de Vergara. Colegi dels Xiquets Orfens de Sant Vicent. 1925

Virgen de los Desamparados, de Vergara. Colegi dels Xiquets Orfens de Sant Vicent. 1925. A. P. R. S.

En 1709 un rayo causó destrozos en la cruz y en 1720 fue sustituida por la imagen de la Virgen de los Desamparados esculpida por Francesc Vergara. El casalicio se reconstruyó y la escultura de la Virgen presidió el conjunto pétreo. La gran riada de noviembre de 1776 destruyó tres arcadas del puente y el casalicio así como también el de San Pascual Bailón que se situaba enfrente.

El puente fue reconstruido pero la imagen de la Virgen había resultado muy dañada. Se decidió no instalarla de nuevo y colocar otra de nueva traza. Mientras tanto fue llevada a la Casa de la Ciudad, lugar donde la Junta de la Fábrica del Río celebraba sus reuniones.

La nueva imagen se encargó al escultor Francisco Sanchis, académico de San Carlos. Bajo la supervisión del arquitecto Lorenzo Martínez y el maestro de obras Andrés Soler, se alzó el renovado casalicio. Mientras tanto la primitiva imagen de Vergara, en 1795, se decidió nuevamente trasladarla al Colegi Imperial dels Xiquets Orfens de Sant Vicent y allí estuvo hasta 1936 que finalmente fue destruida en la guerra civil.

La nueva imagen se encargó al escultor Francisco Sanchis, académico de San Carlos.

La desgracia también perseguía al puente. En la guerra del Francés fueron desmontadas las barandas y sus piedras aprovechadas para las fortificaciones militares. Los casalicios también sufrieron desperfectos. El 28 de septiembre de 1874 otro rayo deshizo la cabeza de la imagen. En 1904 se volvió a restaurar la escultura y, en la contienda de 1936, de nuevo apareció totalmente destrozada. En 1946 el escultor Vicente Navarro esculpió la definitiva imagen que en la actualidad se ve en el puente.

En 1946 el escultor Vicente Navarro esculpió la definitiva imagen que en la actualidad se ve en el puente.

Imágenes para un puente al amparo del infortunio.

A. P. R. S. = Archivo Privado de Rafael Solaz

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

2 Responses to "Las tres Vírgenes de los Desamparados en el Pont de la Mar"

  1. Julio Cob  13 de octubre de 2014 at 09:34

    El puente tomó su nombre por su misión de comunicar a la ciudad con el mar, pero estaba llamado al infortunio: la naturaleza y el hombre iban a hacerle pagar su osadía.
    Si ha sido útil en el paso de los siglos, también ha cumplido como receptáculo de las iras, tanto de los cielos como de la tierra, expresadas estas por ansias de poder o por el desenfreno de la barbarie.
    Tres vírgenes le han dado ornato y distinción y el Puente del Mar se perpetua en su belleza, esculpida en la piedra tras una serie de vicisitudes que Rafael Solaz nos relata con la firmeza de sus inquietudes, labradas por la pasión hacia su Valencia querida que por nunca perdida, jamás tendrá que rescatar.

    Responder
  2. Javier Luna  14 de octubre de 2014 at 17:12

    Trás la lectura del magistral artículo de Rafael Solaz, con una precisión histórica – documental admirable, nada fácil resulta hacer un “Comentario” sobre el mismo.
    Tan sólo añadir, pidiendo disculpas por tal osadía, lo que sigue :
    El Pont del Mar, en la época medieval, era el lugar de atraque de pequeños barcos de carga, a vela y pesqueros pues era el camino que unía las dos partes del río y el puerto de aquel entonces, cuando las aguas del mar llegaban en el Siglo XVI a las puertas de Valencia.
    En 1933 se convierte en peatonal trás realizar Javier Goerlich Lleó las grandes escalinatas y los dos grandes pináculos que adornan ambos lados del puente. Es obra de cantería y tiene 10 arcos ojivales rebajados de 15´50 metros de luz cada uno, 160 metros de longitud y 8,35 metros de anchura.
    Pont del Mar, testigo durante un dilatado periodo de tiempo, de avatares de muy diferente signo en torno a riadas, épocas de guerra y paz… y hoy un remanso paradisíaco para el disfrute de quienes nos acercamos con el objeto de contemplar sus atractivos encantos y disfrutar de su singular belleza en un entorno privilegiado de nuestra querida Valencia.

    Responder

Leave a Reply

Your email address will not be published.