Oltra dice que se sintió “asustada” y temió por sus hijos en la acción ante su casa de “personas de extrema derecha”

 

Fiscalía pide multa de 900 euros para cada uno de los cuatro denunciados, de España 2000, y alejamiento durante seis meses

LLÍRIA (VALENCIA), La vicepresidenta del Gobierno valenciano y consellera de Igualdad y Políticas Inclusivas, Mónica Oltra, ha declarado este jueves que se sintió “asustada” y temió por sus hijos durante la acción que realizó ante su casa “un grupo de personas de extrema derecha”, ocho o diez, un hecho ocurrido en octubre del pasado año cuando ella estaba en el interior con los dos niños, de 10 y 14 años, y una asistenta.

Así lo ha declarado en el juicio celebrado en el Juzgado de Instrucción número 6 de Llíria (Valencia) donde han comparecido como denunciados el asesor jurídico de España 2000, José Luis Roberto, que fue presidente de esta formación, y otras tres personas, dos hombres y una mujer miembros de este partido. Los cuatro no se taparon la cara durante la acción.

Fiscalía pide para cada uno de los denunciados una multa de 900 euros por amenazas leves –subsidiariamente por coacciones leves–, con agravante de discriminación ideológica, y seis meses de prohibición para aproximarse a Oltra y a su domicilio particular. La Abogacía de la Generalitat, que representa a Oltra por su condición de vicepresidenta, pide la misma multa para tres de los denunciados aunque eleva la de Roberto a 1.800 euros por tener mayor capacidad económica.

Oltra ha señalado que el “miedo” que sintió fue mayor “conociendo la ideología racista de estas personas” y dado que estaba en la vivienda con los menores, ambos de origen etíope, y con la asistenta, uruguaya. Por tanto, ha dicho que temía un “componente racista” y ha sostenido que considera que con esa acción se le quiso enviar un “mensaje claro”: “Sabemos dónde vives, dónde están tus hijos y dónde eres vulnerable”.

Los hechos ocurrieron el 18 de octubre de 2017, sobre las 21.00 horas, cuando un grupo de personas, algunas de las cuales llevaban la cara tapada con caretas de la película Scream, llegó en coche ante la casa de Oltra, desplegaron una bandera española sobre la que se podía leer ‘Viva la Unidad de España’ y pusieron la canción de Manolo Escobar ‘Que viva España’ al tiempo que emitían consignas como “Mira, esta es tu bandera” y grababan un vídeo.

Oltra ha explicado que todo sucedió mientras ella se encontraba en casa con sus dos hijos, con la asistenta que los atendía y tras acabar una reunión con compañeros de su departamento y de que estos se fueran. Al despedirlos, vio que había gente en la calle pero no se percató de sus intenciones hasta que fue alertada por su hijo mayor, que pensó que se trataba de una fiesta de Halloween, y vio que algunos llevaban máscaras de Scream, que desplegaban una bandera de España y que ponía música. El menor no se percató de lo que ocurría.

Igualmente, ha apuntado que entonces reconoció entre ese grupo a José Luis Roberto, “un personaje conocido de la extrema derecha valenciana vinculado a muchos sucesos violentos” perteneciente a “un espectro ideológico que no se caracteriza por su tolerancia” y ha señalado que bajó persianas, apagó las luces y llamó a la policía y a sus compañeros para decirles lo que pasaba y que volvieran.

“EL OBJETIVO ES ASUSTAR”

La consellera ha comentado que “una cosa es una manifestación, una reivindicación” y otra “un acoso” ante su casa que llevó a aumentar la vigilancia en su entorno y a cambiar rutinas diarias de su familia. “Esto no fue una reivindicación. El objetivo de este tipo de actos es asustar y amedrentar”, ha insistido, además de subrayar su condición de vicepresidenta. Su abogado y la fiscal han negado que esto fuera un escrache porque “no hay reivindicación política” relacionada con el cargo de Mónica Oltra.

Por su parte, José Luis Roberto, que se ha atribuido la idea de ir a casa de Oltra durante una reunión de España 2000, ha explicado que conocieron su domicilio por un miembro del partido que vive cerca. Ha señalado que ir allí fue “una cosa de tipo general”, como “un acto festivo”, motivado por “el proceso de independencia de Cataluña”, en defensa de “la unidad de España” y por la “trayectoria” de la vicepresidenta “en defensa del catalanismo”.

“Íbamos a reivindicar que se sintiera española”, ha afirmado Roberto, que ha comentado que primero pensó en que fuera la tuna pero que al negarse esta decidieron ir con música de Manolo Escobar.

Asimismo, como el resto de acusados, ha afirmado que hicieron este acto por la noche, “después del horario de trabajo”, porque no podían hacerlo a otra hora -durante el juicio uno ha dicho que estaba en paro, dos que trabajaban por turno y Roberto que tenía libertad de horario–. Además, los acusados han aseverado que acudieron con máscaras de Scream sin saber que eran de terror y después de comprarlas “en un chino” porque era lo que había dado la coincidencia con Halloween y que “eran las más baratas”.

José Luis Roberto ha lamentado que “el victimismo” de Oltra le lleve a criminalizarlo “de forma vergonzosa” y ha dicho que no se le puede tachar de “xenófobo” cuando está casado con una extranjera y tiene empleados de raza negra. Durante todo el juicio un paraban situado en el pasillo central de la sala separaba visualmente a los acusados y a Mónica Oltra, que ha rechazado ver las imágenes grabadas cuando han sido visionadas durante la vista como prueba aportada por su defensa.

En el juicio han declarado como testigos el jefe de gabinete de la consellera, Miguel Real; el secretario autonómico, Alberto Ibáñez; la asistenta de su hogar, y la profesora de su hijo mayor, que han ratificado la versión dada por ella. Ante las puertas del juzgado se han concentrado durante la vista simpatizantes de España 2000 que han desplegado una bandera española con la frase ‘Únete a la resistencia-España 2000’ y han esperado la salida de Oltra gritando ‘Mónica, Mónica’ y ‘Viva la Guardia Civil’.

Valencia noticias Noticias de Valencia, Castellón y Alicante Periódico, prensa digital valenciano, Noticies en Valencià, noticias nacionales e internacionales.

HAZ UN DONATIVO: El periodismo independiente no se paga solo y la publicidad es solo de unos cuantos. Nadie nos dicta qué podemos publicar y qué no. Tampoco lo que tenemos que opinar o investigar. Es nuestro arma para acabar con la impunidad de los más poderosos.

Te necesitamos a ti también para seguir haciendo periodismo, libre e independiente. Las noticias son gratis, pero el periodismo no, ni para hacerlo ni para venderlo

Leave a Reply

Your email address will not be published.