Salt-Bae-1920-1024x576

Nusret Gökçe, el chef turco que se transformó en un fenómeno mundial

El tiempo se amplifica en Internet. Su dinámica frenética convierte a un mes en un año. Salt Bae parece ser parte de la exclusiva comunidad de personajes internautas desde hace un tiempo largo. El video que lo catapultó a un éxito tan grande como insólito, sin embargo, data del 7 de enero. Apenas un mes y pocos días.

Nusret Gökçe, hoy confinado en su apodo Salt Bae, aparece con su atuendo clásico. Una remera blanca en escote en V, ajustada a su cuerpo. Su cabello peinado rigurosamente con gomina hacia atrás; una colita que lo sostiene. Sus anteojos de sol redondeados. Un pedazo de carne sobre la mesa. El cuchillo en su mano derecha.

Compenetrado como si allí se le fuera la vida, corta la carne en rodajas. El cuchillo abandona su condición de utensilio y se transforma en un bisturí. El carnicero se vuelve un cirujano renombrado. Corta una atrás de otra con total precisión. Las acomoda. Falta el toque final. Toma con su mano derecha unos granos de sal y los desparrama desde arriba, con suavidad y elegancia, sin abandonar su compenetración inicial. Ahí está la imagen que se volverá un meme. El meme más prolífico del momento.

Antes de ese video, Gökçe -de 34 años- ya era un chef y empresario reconocido en Turquía. De hecho, es propietario de una cadena de 8 parrillas llamada Nusr-et, que funciona en su país natal, en Dubai y Abu Dhabi. Sin embargo, su camino no fue sencillo. Atravesó una infancia dura. Creció en la pobreza y su educación terminó en forma precoz a los 5 años porque su familia no tenía los medios económicos para solventarla.

Por necesidad, a partir de los 14 años comenzó a trabajar. El primer empleo marcaría a fuego su porvenir en la gastronomía. “Desde los 14, empecé trabajando más de 13 horas al día como asistente de cocina de un carnicero”, expresó a NBC.

Después de ahorrar durante años, a los 27 logró cumplir el sueño de su vida. Abrir su primer resturant. Se trataba de un pequeño local en Estambul con solo 8 mesas y 10 empleados. No se conformó con eso. Quiso capacitarse. Conocer los pormenores de la industria cárnica. Su destino: Argentina.

“Sin mucho dinero, viajé a Argentina para ver cómo funcionaba la industria de la carne y después de eso, quise viajar a Estados Unidos, pero se me negó la visa cinco o seis veces. Así y todo, nunca me di por vencido”, comentó. A finales de 2009, finalmente, logró la visa y visitó Estados Unidos durante 3 meses.

Al igual que el chico de 14 años, aprendiz de cocinero, que trabajaba 13 horas diarias, hoy Gökçe mantiene su rutina. “Mi vida no cambió ahora. Sigo trabajando desde la mañana hasta la medianoche”. Su fama no lo confundió. El mentado video superó las 10 millones de reproducciones. Su cuenta de Instagram tiene hoy 3,6 millones de seguidores. Salt Bae es una marca registrada a nivel mundial.

 Su imagen mientras sala la carne se transformó en un meme de culto en las redes sociales. Jugadores de fútbol de las principales ligas del mundo lo imitan en sus festejos. Leonardo Di Caprio, Roger Federer, entre muchas otras estrellas, asisten a sus restaurantes para una demostración. Rihanna camina por la calle con una remera estampada con su técnica. Un graffiti en Melbourne, Australia, reproduce su imagen.